La cosmología es una rama fascinante del conocimiento.

Supongamos que el Sol tiene el tamaño de un bloque de pisos situado en el centro de la ciudad: la tierra tendría entonces la forma de una mujer gorda, situada a dos manzanas de distancia. Marte la de un perro baboso algo más lejos. Y el planeta Júpiter sería una furgoneta a punto de arrollar polluelos - sus satélites - en las afueras. La estrella más cercana sería un Carrefour en Tokio.

Supongamos que la historia del Universo se puede condensar en un año. El 25 de septiembre aparecen los primeros seres vivos. El 24 de diciembre surgen los dinosaurios - los parientes molestos siempre aparecen en vísperas de navidad. A las 23 horas del día 31 de diciembre, llega el Homo Sapiens. Unos nanosegundos más tarde, caduca el yogur.

La distancia entre la Tierra y la Luna equivale a 3,5 millones de campos de fútbol. Para recorrer semejante trecho y marcar un gol, un futbolista tardaría dos años, siempre y cuando no la palme por culpa del doping. Un tren de alta velocidad, por otro lado, necesitaría únicamente dos meses para llegar ahí. Pero ya se sabe que los trenes de alta velocidad no pueden pisar el césped.

Supongamos ahora que alguien ha montado una hilera de patatas fritas desde la tierra hasta la Luna. Tendríamos 35 mil millones de chips una detrás de otra, es decir, mil millones de paquetes de patatas fritas estándar del Mc-Donalds (algunos teóricos protestan, las raciones del Burguer-King son más abundantes). Para comerlas todas necesitaríamos 250 millones de litros de Coca-Cola. El eructo resultante...

Supongamos que el Universo surgió a partir un huevo cósmico, que explotó, como todo huevo que se precie. El Universo se expande ahora como una gran tortilla. Pero, ¿qué había antes de la gran- explosión™? Algunos afirman que un ciclo infinito de implosiones y explosiones. A la implosión se le llama "Big-Crunch" (una especie de croqueta). Si condensamos, como antes, la historia del Universo en un año, el próximo ciclo según la teoría del universo pulsante ocurriría unos 10 años después del Big-Bang.

Da tiempo para ir al cine y volver.

# - Escrito por Fabrizio el 2003-08-01 a las 18:49


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://fbenedetti.blogalia.com//trackbacks/10291

Comentarios

1
De: Mini-Yo Fecha: 2003-08-01 18:54

Sinceramente, eso de que da tiempo ir al cine y volver, no me lo trago.



2
De: rvr Fecha: 2003-08-01 20:04

La Casa de las Ciencias tiene una interesante exposición fotográfica sobre las potencias de 10. En la página Atlas del Universo también hay ejemplos de este estilo.



3
De: Algernon Fecha: 2003-08-01 20:08

Gracias por los links Rvr, los estuve buscando y no los encontré, así que tuve que apañarmelas con ejemplos "de coña" ;D



4
De: Chewie Fecha: 2003-08-01 22:34

Pero ¿qué había antes de la gran- explosión??

Según dicen, esta pregunta no tiene sentido. Ahí comenzó el tiempo y no existe un antes.



5
De: Algernon Fecha: 2003-08-01 22:38

Cierto. Lo cual no deja de producirme cierto desasosiego...
A propósito, ¿existe el tiempo en una singularidad?



6
De: Vendell Fecha: 2003-08-01 23:20

Vd sí que es singular. ¡Qué analogías más interesantes!



7
De: Algernon Fecha: 2003-08-01 23:33

Pues la metáfora del Universo en un año es de Carl Sagan creo. Pero claro, yo siempre metiendo mis patitas en los tinglaos de los demás :P



8
De: yildelen Fecha: 2003-08-01 23:36

Lo del universo en un año sí que es de Sagan, de hecho lo explica en el primer capítulo de Cosmos, pero el mérito de lo de la hilera de patatas fritas es tuyo :D.



9
De: JR Fecha: 2003-08-02 00:48

Entretenido post, señora Ana Rosa. A juzgar por su dicharachero e instructivo estilo, el dolor de cervicales debe haber mejorado cuantiosamente. ¿Me equivoco?

A propósito. ¿No sopesa la cosmogonía de Mundodisco? Porque, ahora que se está volviendo a poner de moda la teoría del Universo plano como el encefalograma de Aznar, a saber qué hay "debajo" sosteniéndolo. ¿Dos elefantes pentadimensionales? ¿Una tortuga infinita? Me temo que a estas alturas el aburrido dios de turno habrá comenzado a jugar a los dados. Ah, qué aberrante es la soledad del altísimo, cualquiera que sea el significado de "alto" en la absoluta maraña semántica de lo inalcanzable.

Que saludos y todo eso.



10
De: Algernon Fecha: 2003-08-02 01:03

En efecto don JR, el dolor ha desaparecido :D

La cosmogonía del MundoDisco la sopeso, en efecto... las pruebas que aduces son aplastantes y definitivas :P

Saludos!



11
De: Brunhilda Fecha: 2003-08-02 03:04

rvr, La Casa de las Ciencias sólo se ha inspirado en un famoso libro hoy descatalogado publicado por Scientific American "Las potencias de diez", de PhilipMorrison, Phylis Morrison y la agencia Charles&Ray Eames.

¡Bravo, Algernon! Esos ejemplos parecen sacados de la serie 'Esa horrible ciencia' :P

¿Y yo? ¿En quién me inspiro? Mmm... ¡Ah! ¿Pero es que yo tengo de eso?...

Brunhilda recuerda cuando le pidieron ejemplos de escala para los átomos con una cartera... para una charla de divulgación de un voluntario en una prisión...



12
De: Algernon Fecha: 2003-08-02 03:08

Oh sí, tú tienes de eso. Sí :)



13
De: Mario Fecha: 2003-08-03 04:21

De cuantos pisos es tu sol imaginario??



14
De: Algernon Fecha: 2003-08-03 04:24

Hombre, bastante grandote, no? :D



15
De: oscardim Fecha: 2006-12-04 01:45

Mi opinión sobre el "Big Bang" según mi ensayo "borges , Teoría Cuántica y los Universos Paralelos" (capítulo I):
El TODO y EL SINTONIZADOR
(Un relato de nosotros y la “realidad”)

"...Latidos de eternidad
(criticando el Big- Bang como único comienzo posible)
En cosmología - la ciencia o conjunto de ciencias que estudia las leyes generales que rigen el mundo físico del universo considerado como una unidad -, cuando los científicos se refieren al origen del mismo empleando la ilustrativa y conocida metáfora del "Big Bang" en lo que hoy se acepta como "Modelo Estándar" explicativo de la realidad y su estructura, se suele emplear con frecuencia un argumento que suena algo así como: ".....Retrocediendo en el tiempo más allá de esa singularidad, cuando y donde no había tiempo ni espacio alguno. De esa nada surgió el espacio tiempo, y con el espacio tiempo vinieron las cosas...". , etc, etc.
La mayoría de las explicaciones al uso nos sugieren que nada había antes del Big Bang o "Gran explosión", ni tiempo ni espacio, que estas dimensiones se crean en ese momento inicial a partir de la nada; así nos lo explica entre otros, Peter W. Atkins, conocido profesor de químicafísica en la universidad de Oxford, miembro de la junta de gobierno del Lincoln College y autor del best-seller: "La Creación", que en el capítulo 5 (página 117, Biblioteca Científica Salvat, Ed. Salvat Editores S. A.) nos dice:
".....Retrocedamos ahora en el tiempo más allá del momento de la creación, a cuando y donde no había tiempo ni espacio alguno. De esa nada surgió el espacio tiempo, y con el espacio tiempo vinieron las cosas.
Andando el tiempo apareció también el conocimiento; y el universo, que en un principio no existía, se hizo consciente.
Ahora bien, en el tiempo anterior al tiempo no hay sino extrema simplicidad.
En realidad no hay nada; pero, para comprender la naturaleza de esa nada, la mente necesita alguna clase de apoyatura. Esto quiere decir que hemos de pensar al menos por el momento, sobre algo. Así pues, no más que por el momento, pensaremos en casi nada.
Intentaremos pensar no en el espacio-tiempo en si mismo, sino en el espacio-tiempo antes de ser espacio-tiempo. Aunque no puedo precisar con exactitud lo que esto significa, trataré de indicar como se puede empezar a encararlo. El punto importante a tener en cuenta es que es posible concebir un espacio-tiempo carente de estructura, y que es posible, tras alguna reflexión, formarse una imagen mental de ese estado geométricamente amorfo.
Imaginemos que las entidades que están a punto de estructurarse en el espacio-tiempo y, mas tarde, en elementos y elefantes, son como un polvo sin estructura. Ahora bien en el tiempo de que hablamos no hay espacio-tiempo alguno, sino tan solo polvo del que se ha de formar el espacio-tiempo. La ausencia de espacio-tiempo, la ausencia de geometría, solo significa que no se puede decir que tal punto está cerca o lejos de tal otro; ni se puede decir que esto precede o sigue a eso. En esas circunstancias se da un estado amorfo absoluto. Mas tarde tendremos que barrer hasta el polvo; pero ésta, como todas las simplificidades , se cuidará de si misma...."
Otros importantes pensadores al igual que Atkins, arrancan el comienzo del universo conocido, a partir de un fenómeno singular que vulgarmente se conoce como "Big- Bang", previo al cual no se reconoce la existencia del tiempo ó el espacio, como si todo empezara de cero en ese supuesto inicio de toda historia.
Desde mi punto de vista, el evento conocido como “Big Bang” es solo – nada mas y nada menos - aquel punto ó singularidad temporespacial hasta el cual podemos extrapolar con cierta racionalidad hacia el pasado, (en realidad hasta el instante de 10 a la menos 43 segundos, aproximadamente 10 septillonésima parte de un segundo, tiempo de Plank) posterior a ese inicio, la aplicación de nuestros conocimientos actuales sobre las leyes naturales, el comportamiento y los movimientos de materia y energía observados en el cosmos, en particular frente a la expansión de los astros confirmada por el astrónomo Hubble en 1929 y el coherente proceso evolutivo registrado en todas las diferentes manifestaciones del universo, desde el magma o plasma primigenio pasando por átomos y moléculas, hasta los monos, las pulgas, el hombre y las galaxias.
Hoy por hoy se supone un relativo, precario y casi seguramente transitorio consenso entre los científicos, respecto a que el “Big Bang” es la situación o momento límite o singularidad temporespacial, previo a la cual nada se puede aseverar a ciencia cierta, ni sobre el tiempo ni sobre el espacio, lo que es algo muy diferente a tener que aceptar que antes del “Big Bang” nada existía o que nuestro universo surgió de la nada, como un milagro inesperado.
Al modo en que en su momento se pensaba que las supernovas o los agujeros negros eran acontecimientos o fenómenos extraños en el cosmos y hasta se dudaba de su existencia, hoy se sabe que se trata de sucesos que ocurren en infinidad de lugares en la inmensidad de todo el universo y también hay especulaciones científicas que nos hablan de numerosos “Bigs Bangs” de todos los tamaños, que suceden casi cotidianamente en la relativa infinitud del espacio, tal cual lo afirman Sean Carroll, profesor asistente de física en la Universidad de Chicago, junto a la estudiante graduada de la misma universidad Jennifer Chen (1), generando nuevos y particulares universos a partir de las crisis gravitacionales en las entrañas de los temibles agujeros negros a través – quizás - de tan insondables como desconocidos, por el momento, agujeros de gusano.
También y desde diferentes disciplinas otros autores coinciden con estos flamantes criterios; así en su libro: “El Infinito en la palma de la mano”, Matthieu Ricard, monje budista de origen francés con formación científica en biología y Trinh Xuan Thuan, astrofísico de origen vietnamita (Editorial Urano; 2001; pag.37), nos dicen:
“La noción de comienzo es, sin duda, una preocupación esencial de todas las religiones y de la ciencia. La teoría del Big Bang, según la cual el universo fue creado hace aproximadamente quince mil millones de años, simultáneamente con el tiempo y el espacio, es la que mejor explica el universo observado. El budismo aborda este problema de una manera muy diferente. Se pregunta, en efecto, si es realmente necesario que exista un comienzo y se interroga sobre la realidad de lo que de esta manera habría cobrado existencia.
El Big Bang de la física, ¿es una explosión primordial o el comienzo de un determinado ciclo en una sucesión sin principio ni final de un número incalculable de universos?
¿Nos permiten nuestros conceptos habituales entender la noción de origen, o de ausencia de origen?
¿Acaso esta noción no refleja nuestra tendencia a cosificar los fenómenos, es decir, a considerarlos cosas dotadas de realidad intrínseca”...
Siguiendo el orden de estos razonamientos o dudas y coherentemente con lo expuesto anteriormente, creo que se puede definir “la nada” como la carencia o ausencia absoluta de elementos que puedan interactuar directa o indirectamente con elementos sensibles de nuestro intelecto (nuestro cerebro, el sintonizador), en una determinada y acotada región tanto del espacio como del tiempo.
Por supuesto se trata siempre de algo transitorio y preñado de potencialidades.
Entonces y mas allá de una posible interpretación religiosa, cuando hablamos de la nada como posible situación previa al “Big Bang” evidentemente estamos en presencia de una simple declaración de ignorancia o de un error, una explicación equivocada y habrá que pensar en una nueva concepción de lo que es la nada tal como propongo mas arriba, ya que por definición, la “nada” nada contiene, ni tiempo ni espacio ni siquiera polvo de ninguna clase.
Aún las fluctuaciones cuánticas requieren que algo fluctúe, sean partículas reales o virtuales, mas allá de cualquier juego de palabras.
Racionalmente y solo para usar lo que algunos consideramos el mejor método que tenemos los seres humanos para interpretar las cosas de la “realidad” mediante argumentos fundamentados en la razón lógica y corroborados por los datos empíricos de la experiencia, parece haber únicamente tres estados o situaciones posibles, antes o previas al momento del hipotético origen de este, nuestro conocido universo o particular “Big Bang”:
- La estéril y contradictoria nada sobre la que ya hemos dado suficientes argumentos lógicos para descartar como generadora de “realidad” alguna.
- Que exista solamente algo, lo que parece incompleto y no encuentro un argumento lógico que lo sustente, a menos de aceptar la validez de una metáfora como el “sintonizador”, que se describe mas adelante.
- Finalmente nos queda la alternativa del “Todo”, tanto lo que podamos como lo que no podamos imaginar hoy en día, que no parece tener contradicciones lógicas y también encuentra justificación en el marco de la metáfora del “sintonizador” que la acompaña y complementa desde la perspectiva de la conciencia humana o consciencia.
Por mi parte y ajustándome a la coherencia explicativa que pretendo sostener, encuentro mas lógico, factible, sencillo, razonable y útil, creer o pensar que nuestro universo nació, emergió, como parte o algo (¿ un ciclo?) de un “Todo” – original, previo y permanente, constituido por la totalidad de los elementos básicos o elementales de la naturaleza - que por el momento se encuentra, en su mayor parte, "mas allá" de nuestra sensibilidad y posibilidad de comprensión actual, pero no de un cierto grado de argumentación fundamentada.
De las particulares, nuevas (aunque no necesariamente únicas o inéditas) y diferentes relaciones - interacciones - entre algunos componentes de ese “Todo” permanente, nacieron y nacen, emergieron y emergen -, en cada singularidad espaciotemporal conocida como "Big Bang", distintos elementos con diferentes características que evolucionaron, y evolucionan en organismos de complejidad creciente que aprecian el tiempo y el espacio, por caso: nosotros en éste nuestro universo... (continúa)



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.167.188.64 (05bb721c8d)
Comentario

Ver historias anteriores