Hay una palabra que detesto más que ninguna otra, y esta palabra es fracaso. La tomo entre mis manos y le doy mil vueltas, y veo que no tiene sentido. Se retuerce, como un lagarto, cambiando de forma y color a cada momento. Se nutre de fantasías, de recuerdos, de criterios equivocados. Es una peligrosa trampa subjetiva. El fracaso es una creación completamente humana, una etiqueta que define ruinas inexistentes, malogros que únicamente tienen cabida en nuestro cerebro.

La obsesión por el éxito, el miedo al fracaso: dos polos de una misma, nociva, concepción de utilidad, de life-style, de ética. Y toda esta perorata que estoy vomitando, no tiene detrás una mística, ni un pensamiento de corte religioso, sino todo lo contrario: lo que quiero afirmar es que el concepto de fracaso es irracional, falto de cualquier formulación satisfactoria, una pesadilla sin pies ni cabeza, quimera máxima de la humanidad, fuente de hechos mal historiados desde análisis a posteriori y reseñas parciales.

Partamos de un punto de vista estoico: ¿por qué sufrir por algo que no depende de nosotros? ¿Por qué dar al pasado un valor de presente o de futuro? ¿Qué falacia se esconde detrás del fracaso? Se le puede dar, tal vez, un valor antropológico, aferrándonos a las ideas de Max Weber acerca del capitalismo y la ética protestante: el miedo al fracaso como herramienta de modelado de una sociedad perfecta y siempre eficiente. Una sociedad, por otro lado, estresada, paralizada, suicida.

Y bien: ya me veo muchas personas afirmar que el fracaso sí existe, que es tangible, como una perenne sombra de ciprés sobre nuestra existencia. \"Hubiese podido hacer esto\"... \"Hubiera podido irme a tal sitio\"... especulaciones sin utilidad alguna. Amargas semillas de rencores inextinguibles, o peor aún, tierra fértil para la destrucción de la personalidad en muchos insignificantes pedacitos. La manía por darle sentido a nuestro dasein, es un callejón sin salida. A veces se convierte incluso en un dulce veneno de melancolía y auto-flagelaciones intelectuales.

Se nos arroja al mundo al nacer, y a partir de ese instante, interaccionamos con él de la mejor forma posible. Durante el camino, cometemos muchos errores, cierto. Y podemos - debemos - aprender de ellos. Mas dejar que estos mismos errores alcancen y superen el tamaño de sus celdas, invadiendo como un blob cognitivo nuestra infraestructura de motivaciones y acciones, es un peligro inaceptable, una amenaza a nuestra vida. La débil relatividad del fracaso no merece más que una atenta mirada. Pero ya se sabe que los seres humanos somos mamíferos condenados a interpretar los hechos a través de filtros emocionales.

Otorgar a un ciclo vital el epíteto de \"fracasado\" supone, en mi opinión, incurrir en un error epistemológico, en la atribución de un estado a algo que no es un conjunto de estados, sino un continuo, un proceso enmarcado en la vida de las demás personas, entretejido en el flujo temporal del pequeño planeta llamado Tierra. Valorar algo significa tomar una posición relativa con respecto a ese algo: no deja de ser una acción arbitraria, una simplificación idiosincrásica de la realidad, inevitablemente inexacta y ciega.

Sísifo sigue empujando su roca, sin plantearse lo absurdo de su condición: porque la vida misma se identifica en lo absurdo. Y no se tome esta equivalencia como una defensa del nihilismo, o de un laissez-faire pasota y resignado, sino como una vigorosa desmitificación del fracaso como estado que podamos atribuir a nuestras vidas o acciones. La inexistencia de un punto de referencia absoluto - de una metafísica del éxito - nos convierte en creadores de nuestros propios criterios y metas, nos hace libres, con facultad de error y auto-corrección. Éxito y fracaso no existen más que en una dimensión social, y tal existencia se subsume a la relatividad de muchísimos ingredientes culturales.

Resumiendo lo anterior: no os comáis demasiado el tarro y seguid adelante. ¿Quien quiere una cerveza?

# - Escrito por Fabrizio el 2003-08-17 a las 21:31


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://fbenedetti.blogalia.com//trackbacks/10627

Comentarios

1
De: JOSE GREGORIO Fecha: 2006-10-02 19:54

DIOS BENDIGA SU ARTICULO. EN ESTE MOMENTO ME ESTOY DEBATIENDO CON LA MAS FUERTE DEPRESION QUE HAYA SUFRIDO EN MI VIDA. POR RAZONES MERAMENTE MATERIALES. QUISIERA CONSEJOS PARA SALIR ADELANTE Y CREO QUE SU ARTICULO AYUDA BASTANTE. PERO NO LOGRO CALMARME.



2
De: juan Fecha: 2006-10-03 21:50

Yo estoy en una situacion como la tuya .Depresion por insatisfaccion con el trabajo que detesto pero necesito ingresos (tengo familia ) No te puedo ayudar pero te envio un abrazo



3
De: Eduardo Fecha: 2006-10-22 05:11

Todos los "fracasados" del mundo tendran que revelarse ante la prision injusta de la denominacion.
El verdadero fracasado es el que tilda el fracaso de los demas para engrandecer su exito.



4
De: Vicente Veracierta Fecha: 2006-12-27 18:07

FRACASO: Es desear y luchar por alcanzar algo "bueno" y no estar preparado para disfrutarlo.



5
De: oscar lopez Fecha: 2007-01-13 09:33

Cada fracaso nos deja el éxito mas cerca, pura probabilidad.



6
De: franco salerno Fecha: 2007-04-29 18:18

el fracaso es no preocuparse en hacer las cosas que realmente nos hacen felices , el estar encerrado dentro de los muros que impone la sociedad , el tratar de mantener un estatus, una posicion social , y no ocuparnos de sentirnos cada dia mas felices . eso considero yo que es el fracaso



7
De: pilar baselga Fecha: 2007-08-22 11:07

el fracaso como hecho objetivo no existe. el fracaso es un sentimiento, es un juicio de valor, una decepcion por no haber logrado algo. pero el no lograr algo no tiene por que ser un fracaso. El no conseguir lo que queremos es parte de la vida, del aprendizaje, del camino.si me proppongo subir al K2 y no lo consigo no es un fracaso en si considerarlo un fracaso es pensar que deber'ia haber llegado a 'el. pero a lo mejor no puedo porque no tengo el entrenamiento necesario, mi coraz'on no me lo permite o soy demasiado mayor para semejante esfuerzo. Considerarlo un fracaso es un acto de soberbia, es pensar que soy capaz de alcanzarlo, es no aceptar mis limitaciones, mis circunstancias.
propongo a los que esteis aplastados, paralizados por el sentimiento de fracaso considereis el estado de cosas desde este otro punto de vista: me gustaria estar ahi pero estoy aqui, Por que? a que limitaciones se deben? puedo hacer algo ? a lo mejor simplemente debemos aceptar lo que somos, quienes somos, donde estamos. el sentimiento de fracaso muchas veces solo se debe a nuestra soberbia y a los modelos impuestos por nuestra sociedad, familia, entorno. tened imaginacion e inventaros vuestro propio modelo, a vuestro alcance, a vuestra medida. y si estais donde estaios por miedo, por comodida o por falta de imaginacion, aceptadlo y ya est'a.
el fracaso es una trampa del ego.
si os sirve contestadme.



Ver historias anteriores