Tengo ganas de revolución. Es una necesidad, casi fisiológica, de cambio. Se transmite, como una convulsión, desde los pies hasta la cabeza. Una ola eléctrica, un impulso irresistible a actuar, una explosión de sentimientos de ira, indignación y cansancio. Apoyo con rabia las manos sobre la pared de hormigón que me separa de un mundo mejor, mi mundo, el que quisiera ver materializado. Le pego un puñetazo, haciéndome daño en los nudillos del alma. Grito, lloro, araño, pego patadas. Sé que no puedo conseguir nada, pero eso no puede calmarme.
Entro en un supermercado cualquiera, ¿y qué es lo que veo? Comida en lata, para gatos. Salmón con finas hierbas. Atún del Mediterráneo. Ternera y pollo en gelatina. Exquisitas carnes enlatadas para darle de comer a un felino que podría - debería - conformarse con lo que come su dueño. Vuelvo a casa, enciendo el televisor y, sí, hay publicidad de comida para gatos. Publicidades absurdas, patéticas, y que me provocan un enfado estelar.

En un refinado loft, una modelo descalza se arrodilla sobre una magnífica alfombra para darle a un soberbio gato de ojos amarillos una lata de comida exquisita. El gato se acerca, husmea y mira a la dueña. Esta guiña el ojo con complicidad, como si el gato fuera su marido, o algo mejor. Y yo me quedo mirando la publicidad. Y después, aprieto el puño. Y lo único que se me ocurre es: "Joder, aquí hay algo que no funciona, ¡esto no puede ser verdad!".

Lo sé, sé que no es para tanto. Que la carne que ponen en esas latas no es de calidad, sino todo lo contrario. Que detrás de esa comida hay historias aterradoras. Que, a pesar de todo, las publicidades no son un reflejo fiel y real de la sociedad. Pero a mí, todo eso, me trae sin cuidado. Estoy más que irritado, y es algo que cualquier ser humano debería llevar dentro de sí desde el momento en que posee suficiente capacidad de juicio.

Somos un hatajo de cobardes, una generación de niños que no saben luchar, faltos en asertividad y proyectos. Una cohorte de ciegos que viven el día a día como hedonistas crepusculares, nihilistas, integrados, derrotados. No sabemos lo que es el sacrificio y sólo intuimos lo que realmente significa el dolor cuando todo nuestro mundo se desmorona. Invocamos ayuda como bebés pidiendo su chupete. La responsabilidad se diluye, y la sociedad moderna crea alrededor de nosotros un cerco efectivo, una camisa de fuerza aterciopelada de la cual no podemos - no queremos - liberarnos.

¿Qué tiene que ver la comida para gatos con esta pulsión mía? Tiene que ver: la comida para gatos es el símbolo del capitalismo absurdo, un sistema contra el que deberíamos luchar. Pero ya se sabe que cambiar el mundo es tarea difícil, y que las utopías mal se llevan con la realidad. Y cuando encuentro conocidos que con alegría hablan de rebelión y cambio, con su piercing, la camiseta del Che, el pelo pintado, la A de anarquía en su mochila, esa especie de mantel palestino alrededor del cuello... tengo la impresión que seguimos la pista equivocada.

Diría, en último análisis, de que se trata de una adhesión ficticia a ideologías que nadie desea abrazar por completo. Ya ni siquiera se habla de ideología, sino de estética ideológica. Los grupos se reconocen por su ropa, tribus urbanas que se parecen todas en su conducta y su forma de pensar. El pensamiento político ya no existe. Si es que alguna vez hubo algo de eso, claro. Me gusta pensar que sí. Ahora... bien... todo se reduce a llevar camisetas y gritar canciones. Magnífico. Dabuten. Estamos salvados.

Saber que el futuro de este planeta depende de una generación de pseudo-rebeldes pop, colaboracionistas, reprimidos y esclavos de gatos, es decir, nosotros, es un pensamiento que me aterra y me llena de congoja. Todavía sabemos enfadarnos y pegar patadas, mas estamos olvidando lo más importante: pensar de forma crítica, y actuar en consecuencia. Ser nosotros mismos y ser un grupo, un grupo verdadero. Reclamar derechos con todos nuestros recursos. Sustituir la rebelión refleja por la revolución reflexiva. Protestar, con o sin el silencio, de forma inteligente. No olvidar, o mejor dicho, querer recordar.

Mientras tanto, la publicidad de la comida para gatos, sigue.

[Escuchando "Marouette Jam" - Marillion]

# - Escrito por Fabrizio el 2003-09-02 a las 01:09


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://fbenedetti.blogalia.com//trackbacks/10975

Comentarios

1
De: Mini-Yo Fecha: 2003-09-02 05:28

Te has pasado.



2
De: Brunhilda Fecha: 2003-09-02 05:58

Yo soy un claro ejemplo de esa sociedad decadente... *juas, juas, juas*

Creo que merece que sea aniquilada.



3
De: Algernon Fecha: 2003-09-02 06:03

¿La sociedad? Sí, pero cómo xD

/me recuerda Fight Club



4
De: Pedro Fecha: 2003-09-02 06:07

Estás enfermo :-)



5
De: Algernon Fecha: 2003-09-02 06:13

¡Miau! Lo sé :)



6
De: Pippa Fecha: 2003-09-02 06:18

Es la música de Marillion, que le ha afectado al cerebro.



7
De: Algernon Fecha: 2003-09-02 06:21

Me gusta Marillion, son muy románticos... cof cof



8
De: Dominatrix Fecha: 2003-09-02 06:28

Perdonad, pero es que mi atención se diluye al masticar estas palabras:

"Tengo ganas de revolución. Es una necesidad, casi fisiológica"
"Apoyo con rabia las manos sobre la pared"
"Grito, lloro, araño, pego patadas"
"pollo en gelatina"
"una modelo descalza se arrodilla sobre una magnífica alfombra"
"Esta guiña el ojo con complicidad, como si el gato fuera su marido, o algo mejor"
"No sabemos lo que es el sacrificio y sólo intuimos lo que realmente significa el dolor "

Algernon, tú eres de los míos. Te va la tralla.



9
De: movimiento Fecha: 2003-09-02 06:41


Me da la impresión de que estás abusando de la toracina. Pero allá tú.



10
De: not a pretty girl Fecha: 2003-09-02 06:41

O_o

¿El post iba en serio o no me preocupo? :D



11
De: Sara Fecha: 2003-09-02 07:19

Mi madre compra Affinity porque quiere que nuestro gato sea como el del anuncio.

Siguiendo la misma teoría podría comprarle los yogures que anuncia Coronado a mi padre, por ejemplo.



12
De: Caboclo Fecha: 2003-09-02 07:34

Estética ideológica dices. Sí. Hace unos días una niñita llevaba una chapa del Che en el minipareo porque era superguay, según le decía a la amiga con la que paseaba por la playa. Ideal de la muerte esa carita negra sobre fondo rojo, ideal de la muerte, oye. No me diréis que a veces no le gustaría a uno que se acabara la diversión, llegara el comandante y mandara a callar; porque a eso ha quedado reducida la clara, la entrañable transparencia de tu querida presencia, comandante Che Guevara.



13
De: Algernon Fecha: 2003-09-02 16:35

Estoy contigo Caboclo

Dominatrix, ¡menuda extrapolación! xD

Movimiento, no no, yo creo que es el cansancio :P

NAPG, en todo caso, no te preocupes :)

Sara, ¿qué es Affinity?



14
De: el gato de cheshire Fecha: 2003-09-02 16:44

Pues a mi me ha gustado muchisimo leer tu necesidad fisiologica de revolución.

Siempre me ha gustado vivir en la frontera.



15
De: Algernon Fecha: 2003-09-02 16:46

El caso es que, a veces, vivir en la frontera causa mucho desgaste. La frontera está ahí, pero más interesante sería ir más allá de ella.



16
De: el gato de chesire Fecha: 2003-09-02 17:27

...o aqui...



17
De: el gato de cheshire Fecha: 2003-09-02 17:27

Es muy interesante lo que hay más allá de la frontera, me parece que solo es cuestión de dar un paso.

El mejor.

Tal vez algun dia nos veamos allí



18
De: Algernon Fecha: 2003-09-02 17:43

Dar un paso puede llevar toda una vida... y a veces ni siquiera se da.



19
De: el gato de cheshire Fecha: 2003-09-02 17:53

Bueno...solo es cuestión de fe.

:-)



20
De: EthErwAvE Fecha: 2003-09-02 17:54

Gran post, estoy de acuerdo con -casi- todo.



21
De: Algernon Fecha: 2003-09-02 17:54

Ay, la fe, esa gran desconocida :D

Etherwave, lo suponía :P



22
De: eledhwen Fecha: 2003-09-02 19:19

Lo bueno de vivir en la frontera no es si das o no el paso, sino que puedes darlo cuando quieras. Es decisión tuya.
(Y vaya, tampoco es para tanto, igual que vas hacia delante, puedes luego volver atrás).
O quizá.... mmmm.... que idea más loca.... la frontera siempre estará delante, no importa cuanto avancemos, porque al avanzar colonizamos.



23
De: Algernon Fecha: 2003-09-02 19:24

La Frontera siempre estará delante...

Podría ser el título para un buen libro de autoayuda ;P



24
De: Wendeling Fecha: 2003-09-02 22:59

Jejejeje
Avísame cuando escribas sobre comida para perros.... "o similares".



25
De: Algernon Fecha: 2003-09-02 23:08

Pues Wendeling, en una ocasión comí una cucharada de comida para perros, por error. No estaba nada mal, aunque resultó algo insípida...



26
De: Wendeling Fecha: 2003-09-03 00:42

Este comentario último me ha echo recordar la de veces que he soñado en poder comer cualquier cosa, incluido comida para perros, gatos o similares... en estas situaciones a mi también me gustaría rebelarme contra mi diabetes.



27
De: Julius Fecha: 2003-09-03 01:29

¡Dios mío, este tipo escribe bajo los efectos de una improvisación de Marillion!
Ahora lo entiendo todo...



28
De: Algernon Fecha: 2003-09-03 01:43

Me gusta Marillion, ¿qué se le va a hacer Julius? ;)



29
De: julius Fecha: 2003-09-03 01:53

ups, quise decir receta, no recita.



30
De: julius Fecha: 2003-09-03 01:53

No, Si me hago cargo. Si yo te contara...
Ejem... en "Live at the Marquee" de Dream Theater hay otra improvisación titulada 'Bombay Vindaloo' que seguro que te encantaría. Podrías acabar escribiendo sobre consumir las medicinas que el veterinario recita a tu perro.



31
De: Algernon Fecha: 2003-09-03 02:15

Pues los Dream Theater también me gustan. A nivel técnico son impecables :P



32
De: Julius Fecha: 2003-09-03 03:32

No, no son impecables. Son asquerosamente perfectos. ¿Les has visto en directo? ¡No son seres humanos!



33
De: Algernon Fecha: 2003-09-03 03:45

No he tenido ese privilegio aún, voy a muuyyy pocos conciertos yo :P (Y mira que no ir al FIB este año, viviendo cerca.. soy un pecador perezoso)



34
De: Julius Fecha: 2003-09-03 03:53

Pues ve a ver a Dream Theater cuando puedas. Es lo más parecido a presenciar la llegada de los marcianos, o algo así. Recuerdo estar viéndolos en San Sebastián, acompañado por nuestro técnico de sonido, y era algo indescriptible, flipábamos. Un baño de virtuosismo de dos horas y media. Y de teloneros Spock's Beard. ¿No queríamos caldo? ¡Pues toma dos tazas!



35
De: Sara Fecha: 2003-09-03 09:22

Más vale responder tarde que nunca.

Affinity en este caso es otra marca de comida para gatos.



36
De: Algernon Fecha: 2003-09-03 16:42

Oh. Affinity. Menudos nombres...



37
De: Al sur del mundo Fecha: 2005-11-12 21:11

Yo di el paso. Fui consecuente con lo que mi boca decia. Escribeme si quieres saber mas.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.90.207.75 (b8021bcb1a)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?

Ver historias anteriores