Siempre he sido una persona pacífica, esa clase de hermano mayor bonachón que gusta de poner a todos de acuerdo en la medida de lo posible. Tal vez por ello haya elegido la carrera de psicología, entre otros factores. No estoy seguro. El caso es que yo, normalmente, soy así. Existe una etiqueta para definir esta clase de conducta, y es "diplomático". Bien por mi peso, bien por alguna extraña aversión a los conflictos, mi rol en grupos de amistades y contiendas familiares siempre ha sido el de moderador y pacificador.

Esto a veces puede ser un verdadero lastre.

Los diplomáticos somos por naturaleza ligeramente masoquistas, pues aguantamos de forma estoica insultos cruzados, batallas verbales, agresiones físicas y demás disfunciones comunicativas de los seres humanos. Movidos por la estética zen, procuramos mantener bello el jardín de las relaciones humanas. Pero los riesgos que una persona diplomática puede afrontar son muchos, y muy peligrosos. No digo que lleguen a ser mortales, pero sin duda llegan a fastidiarle a uno el día.

Para empezar, se nos puede tachar de relativistas. De pasotas. De personas que no toman partido ni posición. Y eso puede que sea cierto a veces, al menos de forma explícita. Mas, por otro lado, tenemos una secreta vida mental, rica en opiniones y gustos personales. El quid estriba en no ofender a nadie, en limar asperezas, en suavizar diferencias, armonizar el ambiente social. Parece que no hay nada reprochable en semejante actividad, pero la gente se empeña en considerar a la persona diplomática como un obstáculo.

Cualquiera que intente separar a dos personas que están peleando, se ganará insultos y golpes. Y es difícil que gane atención. La persona diplomática parte de algunos preceptos, casi leyes de la robótica, que rigen su conducta en casos de emergencia. Una lista podría ser la siguiente:

• Todos tienen una parte de razón
• Nada impide que las cosas se hablen con tranquilidad
• La razón debe surfear por encima de los sentimientos
• Hay que mantener el equilibrio en todo momento

Resulta así que la persona diplomática escuchará en todo momento con suma atención los argumentos de ambos bandos, o dará esa impresión. A partir de la información disponible, irá defendiendo, por turnos, al bando atacado. La persona diplomática no hace más que redistribuir la información que posee para que los engranajes puedan funcionar sin problemas. Debe convertirse en la razón de los contrincantes, que durante las agresiones se ha convertido en una minúscula nuez. Nadie sabe por qué las personas diplomáticas hacemos lo que hacemos, encima gratis.

Nadie que haya probado alguna vez a ejercer la diplomacia puede comprender, yo creo, lo que la mediación significa. Dejarse estirar por ambas manos, como una cuerda. Ser el poste alrededor del cual dos toros se persiguen. Una pared a través de la cual los ejercitos disparan sus cañones. Una especie de esponja, un intruso en una díada de contrincantes que conforma una nueva relación triádica de diálogo. Jode mucho ser un filtro, pero también aporta satisfacciones, os lo puedo asegurar.

El caso es que seguiré siendo yo mismo, aún a costa de recibir insultos y malas miradas. Porque, afortunadamente, nadie se atreve a tocarme. Es lo bueno de pesar más de cien kilos.

[Escuchando "Let it be" - Beatles]

# - Escrito por Fabrizio el 2003-09-03 a las 01:06


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://fbenedetti.blogalia.com//trackbacks/10999

Comentarios

1
De: Mini-Yo Fecha: 2003-09-03 05:31

Cuando adelgaces dejarás de ser tan bonachón, te lo aseguro.



2
De: JJ Fecha: 2003-09-03 05:39

El caso es que seguiré siendo yo mismo, aún a costa de recibir insultos y malas miradas

Por favor. No esperamos menos de ti.



3
De: Algernon Fecha: 2003-09-03 05:42

Suena irónico y todo ;P



4
De: Brunhilda Fecha: 2003-09-03 05:52

No digas demasiado alto que eres bonachón... que luego la gente abusa de ti, Algie...



5
De: fernando Fecha: 2003-09-03 05:54

pobre....



6
De: [Quique] Fecha: 2003-09-03 05:55

Pero, ¿es que alguien se cree todo eso? Pero mira que sois inocentes.



7
De: Algernon Fecha: 2003-09-03 05:57

Quique, chssstttt xDDD

Brunhilda, puede ser :P

Fernand0, tu comentario me causa inquietud :D



8
De: Wendeling Fecha: 2003-09-03 06:01

Reconozco la situación.
Y además, hace poco oí a otras personas hablando de mi :"Es tan buena que se pasa de tonta". Así que....



9
De: Algernon Fecha: 2003-09-03 06:04

Wendeling, si es que para sobrevivir en este planeta hace falta ser un bastardo....



10
De: not a pretty girl Fecha: 2003-09-03 06:23

En todo caso ésa es la forma en que tú te ves o te quieres ver :P (es extensible al resto, obviamente)

Por tus posts y cuatro frases cruzadas, que no es demasiado (pero todo en este mundo blog son impresiones subjetivas), yo pensaba que elegiste la psicología porque te iba más ese ramo de lo social que trata sobre cómo manipular opiones, actitudes, emociones... (nada peyorativo en mis palabras) Nunca hubiera pensado que te atraía lo de la mediación, fíjate tú por donde :)



11
De: Algernon Fecha: 2003-09-03 06:25

Bueno, al fin y al cabo la mediación es una forma de manipulación, ¿no crees NAPG? ;)



12
De: not a pretty girl Fecha: 2003-09-03 07:38

Sí, lo es, pero la mediación lleva una buena fe implícita. Mmmm... creo que lo de "buena fe" es una catalanada XD Para que me entiendas: buenas intenciones, altruismo. Cuando yo hablaba de manipular, era un sentido más egoísta del término :)



13
De: Algernon Fecha: 2003-09-03 07:39

"Bona Fides", "Buona Fede", eso se dice en latín y en italiano también, así que no te preocupes, que lo he captado bien :P



14
De: SONIA Fecha: 2005-08-28 08:59

MI PAREJA ES EXACTAMENTE ASI Y HASTA AHORA NO LO HABIA COMPRENDIDO .GRACIAS



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.81.241.238 (68c4124b72)
Comentario

Ver historias anteriores