El mundo no es un lugar seguro. Bueno, nunca ha sido tal cosa. Pero hoy en día resulta particularmente inseguro, y creo que esta afirmación es difícil de refutar. Claro que sí, siempre podemos apelar a una delirante paranoia, a una inseguridad arraigada, a esto y a lo otro. La cantidad de desastres naturales y provocados por seres humanos que pueden afectarnos son muchos y muy variados:

• Conflicto termonuclear, biológico o químico
• Terremotos
• Erupciones volcánicas
• Cambio climático global
• Fenómenos meteorológicos violentos
• Impacto con asteroide
Inversión de los polos
• Guerra convencional
• Terrorismo
• Caos social
• Crisis energética
• Crisis económica
• Invasión de Teletubbies

Y un largo etcétera. En un contexto similar, el lugar menos seguro es una ciudad. Y no es por nada, pero las ciudades no son más que enormes aglomeraciones de personas en un lugar sin recursos que depende del continuo y frágil abastecimiento externo. Lo primero que ocurre durante una crisis de cualquier tipo, es que las vías de comunicación empiezan a sufrir. A consecuencia de eso, empezamos a tener todo lo demás. Y no me gustaría nada, pero nada, estar atrapado en una ciudad cuando ocurra alguna clase de desastre "previsible".

No me gustaría, por ejemplo, quedarme atascado en el centro de la ciudad y tener que asar mi vecino para sacar una fuente de proteínas a buen precio. Se supone que las autoridades tienen planes para hacer frente a todo tipo de evento desastroso, y que el buen ciudadano debe coordinar sus esfuerzos con los de los organismos oficiales, y obedecer sus órdenes. En la práctica, dudo que esto sea factible a gran escala, y mucho menos en España.

En esta página del directorio de Google, se encuentran muchos enlaces relacionados con las situaciones de emergencia. Los americanos están mucho más adelantados que nosotros bajo este punto de vista, y en el excelente portal oficial Ready.Gov, encontramos gran cantidad de información útil al respecto. El concepto de readiness, unido al de survival, conforma casi un estilo de vida - que algunos pueden considerar tal vez excesivo.

En las emergencias es cuando más nos damos cuenta de lo inútiles que somos los urbanitas. Cosas tan básicas como: encender y apagar un fuego, conseguir agua, conseguir comida, interpretar señales del medio, orientarse, construir un refugio, construir herramientas, nadar y construir flotadores o embarcaciones improvisadas, etcétera... están fuera de nuestro alcance porque nunca nos hemos preocupado por obtener un conocimiento tan básico. Damos por sentado que jamás tendremos que enfrentarnos a tales situaciones, y vivimos una cómoda - es un decir - vida de ciudad.

Tener nociones de survival no es una moda ni una tontería. En algunos casos puede suponer la diferencia entre sobrevivir o convertirse en fast-food. En tiendas on-line como Captain Dave's Survival Shop se puede comprar de todo: contadores geiger, máscaras de gas, tabletas de potasio para evitar el efecto de las radiaciones sobre la glándula tiroides, potabilizadores de agua... y en cualquier otro lugar podéis conseguir componentes esenciales de un buen kit: cuchillo, vajillas de metal, cerillas anti-viento, cuerda, y docenas de objetos de gran ayuda.

Puede ser también interesante construir un refugio. La península está llena de lugares remotos e ideales para tal propósito. El que esté bien o mal comunicado, puede ser una ventaja o una desventaja, según. Pero el disponer de un sitio seguro, alejado de la civilización, auto-suficiente para agua y comida, situado en una zona sísmica fiable, con una orografía a prueba de inundaciones, incendios y movimientos de tierra, suena atractivo. En el peor de los casos puede resultar un excelente sitio donde pasar las vacaciones. O se puede disfrazar de agroturismo... En países como Suecia, o Suiza, los refugios nucleares colectivos se mantienen en uso todo el año.

Y así, todos metidos en el bunker, nuestros héroes esperan el final del desastre, racionalizando recursos, manteniéndose informados mediante radio, Internet (¿no se diseñó para eso la red de redes?), móvil con cobertura mundial y mensajitos SMS (que desde hace unos días pueden enviarse incluso desde las cabinas de Telefónica). Podría incluso escribir un blog en inglés sobre el tema al estilo "Where is Raed?". Lo llamaría "Wet Apocalypse" supongo.

Y si algunos llegasen a la puerta del refugio y me pidieran que les dejara entrar, me lo pensaría bien...

# - Escrito por Fabrizio el 2003-09-10 a las 15:04


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://fbenedetti.blogalia.com//trackbacks/11212

Comentarios

1
De: Mini-Yo Fecha: 2003-09-10 19:43

Posiblemente tampoco sea para tanto, tito Algie. Yo mis libros no los dejo en la ciudad...



2
De: Chewie Fecha: 2003-09-10 20:26

El mundo no es un lugar seguro. Bueno, nunca ha sido tal cosa. Pero hoy en día resulta particularmente inseguro, y creo que esta afirmación es difícil de refutar.

Bueno, no sé si es una refutación, pero la esperanza de vida no para de subir por todo el mundo.



3
De: Algernon Fecha: 2003-09-10 20:30

Bueno, no me refiero a la esperanza de vida, sino a la esperanza de que nadie te corte el cuello a largo plazo xD



4
De: Jueves Addams Fecha: 2003-09-10 20:40

Como vivo en una ciudad típicamente española, osea, construída a destajo en los setenta con malos materiales, no sobreviviría a un terremoto ni de fuerza 6. Moriríamos como chinches. Y de los desórdenes militares o civiles ya ni te cuento: caería de las primeras, por bocazas. Así que no me preocupa nada: estoy muerta!!
Saludos.



5
De: Nivo Fecha: 2003-09-10 21:12

Nunca antes la Humanidad tuvo tanta información...y nunca antes tuvimos tanto miedo a vivir: ¿cómo me lo voy a montar para pagar un piso de 80 m2 que me ha costado 40 millones de pesetas?, estoy soltero y no puedo yo solo...me tengo que casar para pagar la mitad del piso...¿y el coche?, quisiera casarme y no tengo dinero, necesito estudiar otra carrera universitaria, con una ya no consigo un trabajo donde gane lo suficiente...[añade tu miedo aquí, querido lector]

Hasta que no aprendamos a reducir nuestras necesidades materiales no aprenderemos a ser felices y vivir cada día sin miedo.

Saludos a todos, hasta pronto.

David (Barcelona)



6
De: Algernon Fecha: 2003-09-10 21:15

Cierto David, muy cierto. La felicidad es relativa... en una sociedad como la nuestra, conseguirla es algo muy complicado a veces.

Sólo disminuyendo las necesidades, como tú bien apuntas, podemos alcanzar ese objetivo.

Jueves Addams : ¡huye, huye! :P Yo te veo muy viva :D



7
De: Highlander Fecha: 2003-09-10 21:20

Here we are, born to be kings...[...]
Here we belong, fighting for survival.



8
De: not a pretty girl Fecha: 2003-09-10 22:12

Creo que entre las amenazas posibles te dejaste una muy importante: el día que a todas las mujeres les coincida la semana del liquidito azul ;)



9
De: Algernon Fecha: 2003-09-10 22:21

Ouch :D



10
De: Moe Fecha: 2003-09-11 03:42

El Apocalipsis llegará cuando lo decida el Sol. "O Sol é a forza", no creo que antes de ello llegue un ataque ni siquiera similar al del 11-S, nadie tiene la maquinaria necesaria para hacer lo que hizo Bin Laden y Al Qaeda, la manipulación de la información es el nuevo Terrorismo Mediático.



11
De: El Artista Fecha: 2003-09-11 04:00


Lo más importante es tomar conciencia de que esto es como vd. dice. Todo esto se puede ir al carajo (y nosotros también) o no. Siempre había pensado como los volitivos, podemos ser/tener lo que deseemos. Cada vez más estoy convencido que el entorno es muy fuerte (o lo más fuerte) y condiciona nuestro devenir sobremanera. Es a lo que coloquialmente llamamos suerte (buena o mala) o a lo que otros han dado en llamar destino.

La felicidad está en función de nuestras expectativas. Hay quien defiende que de el grado de cumplimiento de las mismas. Aunque la realidad es que la felicidad está en función de nuestras ilusiones. Puede ser que no tengamos todo aquello que esta sociedad nos indica que debemos tener. Pero podemos ser felices únicamente urdiendo planes para alcanzarlo ¿Por qué no?. Nuestro miedo se basa en que podemos perder lo que tenemos, cuando nuestra actitud debería ser lo contrario: ¿qué busco? ¿cuál es el siguiente paso? Con el "virgencita que me quede como estoy..." no se va muy lejos. Supongo que han leído el libro del "Queso" tan traído y llevado en estos años anteriores... No, no piensen que soy un idealista a lo sumo un observador que quiere/desea ser positivista.

Puntualizo que todo lo anterior es de aplicación siempre y cuando las necesidades primarias estén cubiertas. Hagamos un pequeño repaso a la jerarquía de necesidades de Maslow. Disculpen el/los psicólogos si incurro en alguna inexactitud. En esencia es una clasificación de necesidades humanas ordenadas por prioridad desde las más básicas: fisiológicas hasta las mas elevadas, de realización personal pasando por las de seguridad, relación, posesión, estima, cognitivas y estéticas. La plenitud está en la realización personal que al fin y al cabo es aprendida, depende de nuestro entorno. Tanto su plan como el grado de cumplimiento. Pero inalcanzable si no se dan las anteriores. Y que se tambalea en caso de cambio en el entorno.

No estoy deacuerdo con vdes. en que hay que reducir nuestras necesidades materiales, lo que creo debemos hacer es aprender a tener la ilusión por conseguirlas. Y aceptar cuando no lleguen y adaptarnos cuando cambian/desaparecen. Se que les sonará un poco raro, y admito que soy el primero al que le cuesta hacer estos planteamientos. Tampoco defiendo secta o religión alguna. Debemos cambiar el chip. Ya que otros se encargan de lo contrario.

Un ejemplo puede ser la literatura (en el sentido más lúdico de la palabra) que nos regala la posibilidad de imaginar . Que no es poco. Hace tiempo leí un artículo en un dominical en el que A. Pérez Reverte se refería a esto. Su recomendación venía a decir, lee, imagina, sueña, vive el sueño... Qué cada uno busque su literatura... (metafóricamente hablando)

Es cuestión de actitud.



12
De: Algernon Fecha: 2003-09-11 04:39

Artista, el comentario anterior podría ser un post por si solo :)



13
De: Nivo Fecha: 2003-09-12 16:46

Buenos días Artista,

Entiendo tu postura, comparto la idea de que con el refrán de "...virgencita virgencita que me quede como estoy" no llegaremos muy lejos.

Sin embargo, mi experiencia personal, mezclada con algunos libros de autoayuda (este es otro tema que el húmedo de Fabrizio debería tocar!), me han llevado a creer firmemente en la redución de necesidades para ser feliz. Me explicaré.

Dices tú: "No estoy deacuerdo con vdes. en que hay que reducir nuestras necesidades materiales, lo que creo debemos hacer es aprender a tener la ilusión por conseguirlas. Y aceptar cuando no lleguen y adaptarnos cuando cambian/desaparecen. "

Tu definición me suena a la zanahoria que le ponen al burro delante del hocico para que se mueva...el hermoso burro tiene ilusiones, y se adapta con deportividad cuando de repente desaparece la zanahoria que casualmente estaba a punto de alcanzar. Mi pregunta es: ¿sabe el burro hacia donde se dirige?, yo tampoco; sin embargo prefiero caminar por mi sendero al margen de muchas de las necesidades e ilusiones que nos imponen.

Últimamente las empresas se están dando cuenta de quién sustenta su negocio: el cliente. Tú y yo somos clientes directos e indirectos de muchas empresas. Tal vez no podamos marcar el precio y las condiciones, pero tenemos el poder de decidir QUÉ compramos y a QUIÉN se lo compramos.

Elijo ser un cliente consciente.

Saludos a todos, gracias y hasta pronto!!.

David



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.80.226.185 (425af2de1e)
Comentario

Ver historias anteriores