Cuando una persona vive un porcentaje importante de su vida en un ambiente determinado - pongamos por caso la Universidad - es inevitable que aprenda a conocerlo a fondo, para mejorar su adaptación y sus perspectivas de supervivencia. En el caso de los centros universitarios, conocer a esas extrañas criaturas llamadas "profesores" es algo vital. En lo que llevo de universidad no puedo decir que me sienta un veterano... sin embargo dispongo ya de algunos datos que podrían ser suficientes para construir una taxonomía aproximada del tipo de docente universitario.

Ya sabéis que las taxonomías me encantan, y no podía resistir la tentación, en vísperas de un examen, de meterme con los profesores y clasificarlos en categorías. En cierto sentido, crear una clasificación ontológica es como desacralizar, profanar algo que antes se miraba con mayor respeto. Puesto que yo no le tengo respeto a nada (exceptuando cuatro o cinco cosas que se han entretejido con la estructura básica de mi Yo), profanar una idea me resulta apetitoso. Entiéndaseme: el que no le tenga respeto a casi nada no significa que sea un cabrón de mucho cuidado, ni que "falte el respeto": significa que hay muy pocas cosas que me impresionen.

Hecha la puntualización de turno, vamos ahora con la taxonomía de profesores universitarios, que como toda taxonomía ha de considerarse incompleta, imperfecta y susceptible de modificación y validación. Ruego me ayudéis en el proceso epistémico de corrección aportando ejemplos y comentarios. Os recuerdo que estas categorías representan "tipos puros", y que la mayoría de docentes son una mezcla dimensional de dos o más de estas categorías.

Empecemos por el primer tipo de profesor.

El Novato

Como el mismo nombre explica, el novato es el profesor que se enfrenta por primera vez a la ardua tarea de impartir cuatro o cinco créditos de incoherente contenido a una serie de alumnos o ex-compañeros que unos años antes compartían con él asiento y merienda en la cantina. Es inevitable que el novato sienta cierta tensión ante su objetivo, o llegue a la afonía completa después de dos semanas de clase.

El docente novato se divide en dos sub-tipos: el novato colega y el asistente joputa. El novato colega
es aquél que, si pudiera, aprobaría a todo el curso. Intenta hacer su trabajo con ilusión y de la mejor forma posible, y en general puede conseguir una notable popularidad. El asistente joputa es aquel novato que aspira a convertirse en dios o en bastardo, jodiendo a los alumnos, haciéndoles la vida imposible y ejerciendo de sádico. El árbol se reconoce por la semilla...

El Quemado o el Nihilista

El quemado es aquel docente que ya cuenta con años y años de docencia y cuyo cansancio empieza a apoderarse de su espíritu. Suelen ser profesores titulares, no catedráticos. Casi todos al principio empezaron como novatos positivos, para luego ir desgastando poco a poco sus energías por las causas más variadas: lucha contra el sistema, lucha con los alumnos, luchas en el departamento, luchas con el ministerio, luchas con el rectorado... luchas.

Aportan a la clase un ambiente depresivo pero sincero. A veces es posible que se pongan a contar sus batallitas a los alumnos, y estos sigan apuntando en su libreta de forma mecánica. De repente se queda con la mirada vacía. Saltan clases y tutorías. Incluso convocatorias oficiales de examen. Pero no lo hacen por putear: lo hacen porque están quemados. En ocasiones son capaces de sacar a relucir su verdadero instinto de docente, devolviendo brillo a su antigua imagen.

El Dios

Este tipo de profesor suele ser catedrático, como no. Algunos profesores titulares también pueden aspirar a esta categoría, pero es más difícil. El docente dios rara vez es benigno, porque el dios benigno suele estar en Harvard y cobrar diez veces más dinero. Los que se quedan, normalmente, son los dioses del Averno. Tienen dos herramientas: sus libros, los que han editado* (no escrito, sino editado), y las clases magistrales, una especie de ejercicio de humillación colectiva.

Si el alumno tiene suficientes huevos (u ovarios, según), puede plantar cara al dios, con resultados imprevisibles. Si el docente dios todavía tiene algo bueno dentro de sí, y no se ha convertido en un señor del Sith, puede interesarse por el alumno cojonudo y a lo mejor elegirlo como padawan. De lo contrario, puede desatar su ira, y en lugar del estudiante aparecerán un par de zapatillas Nike con humo saliendo de ellas.

El Amiguete o el Cachondo

Este tipo de profesor es muy peligroso, porque puede gustar. Es decir, es posible que la impresión que cause sea de buen rollo y de tranquilidad, pero hay que desconfiar en el 75% de los casos. No son infrecuentes con este docente las sonrisas falsas, algunos manierismos extraños, un tono de voz afectado, o chistes que no harían reír ni siquiera a una hiena. Van de "buen rollo", de "compañeros", mantienen una proxémica peligrosamente corta con los alumnos, dando golpecitos en la espalda, o incluso poniendo el brazo alrededor del hombro.

A menos que el profesor lo haga de forma sincera, y eso no es lo habitual, se trata de ingeniería social de alto nivel que practican algunos titulares y catedráticos para mantener el orden y la paz en la clase. Robin Williams en "El Club de los Poetas Muertos" no suele pisar las aulas universitarias españolas, pero cuando lo hace, se distingue de las imitaciones, creedme. Lo demás son falsedades irrelevantes, construidas alrededor de una docencia pobre y de - muy importante - notas durísimas, sorprendentes e irracionales.

El Gris

El gris, o pasota, es aquel profesor que no tiene un interés real en la docencia, y lo hace porque es su trabajo. No es particularmente maligno, pero tampoco entusiasma a los alumnos. Muchos grises son profesores asociados mal pagados, que cumplen con su deber de forma estoica esperando mejorar su situación dentro del organigrama. Suelen ser bastante justos con las notas, y en general trabajan bien, proporcionando material soso pero de sencilla digestión, y dejando cosas en la reprografía.

A menudo ni siquiera es necesario ir a clase cuando el gris es el docente. El gris tiene varios subtipos: el gris simple, el gris barbacoa y el gris backstabber. El gris simple es el docente que acabamos de describir, y es el gris más abundante. El gris barbacoa es un gris que está quemado, presentando características de Gris y de Quemado/Nihilista. Es una combinación mortal para con el interés de los alumnos hacia la asignatura. Finalmente, el backstabber, es un gris insospechable que a la hora de la verdad pega alguna que otra puñalada trapera por la espalda, engañando a más de uno con su estilo "gata muerta".

El Doctor

No nos olvidemos de que PDI significa "personal docente e investigador". El tipo "Doctor" es aquel que, principalmente, investiga. Prepara mal las clases, no suele corregir personalmente los exámenes, y falta a tutorías porque tiene un congreso en Torrelavega muy importante. Este tipo de profesor curra mucho en su laboratorio, y estará encantado de explicaros por e-mail y videoconferencia temas relacionados con su campo de estudio. La docencia, sin embargo, la ve como un estorbo, y en cierto sentido no se le puede quitar la razón.

Idealmente, docencia e investigación deberían unirse en una armoniosa sinergia de actos educativos; en realidad, esto no ocurre. La investigación absorbe tiempo y energía mental, y la docencia por si sola es una ocupación importante y costosa, siempre y cuando se haga en condiciones. El tipo "Doctor" ha elegido la investigación, tal vez porque haya admitido, honradamente, que no se le da bien eso de hablar en público antes los chavales. Un semestre sabático puede ser una buena terapia para esta clase de docentes hiperactivos en el lab.

Pues eso, se acabó el primer borrador taxonómico. ¿Sugerencias? ¿Insultos? Abajo, donde pone "Comentarios".

* Editar: publicar un libro que han escrito becarios y profesores asociados ("negros") poniendo el nombre propio en la cubierta.



# - Escrito por Fabrizio el 2003-09-22 a las 00:04


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://fbenedetti.blogalia.com//trackbacks/11512

Comentarios

1
De: not a pretty girl Fecha: 2003-10-02 07:19

hombreee, ya rula :P



2
De: aeThra Fecha: 2003-10-02 08:58

me has hecho recordar a mis maestros. en mi blog escribiré pronto una reseña de los casos más increíbles. hubo sujetos que se nos figuraban el animalejo de la metamorfosis de kafka y otros que no se bañaban diariamente. besos.



3
De: JJ Fecha: 2003-10-02 19:28

Más que profesores, suelen ser fases del mismo profesor. Y hay que preguntarse también qué causa el pasar de una fase a otra...
¿Qué es una proxémica?



4
De: Algernon Fecha: 2003-10-02 19:41

Main Entry: prox·e·mics
Pronunciation: präk-'sE-miks
Function: noun plural but singular or plural in construction
Etymology: proximity + -emics (as in phonemics)
Date: 1963
: the study of the nature, degree, and effect of the spatial separation individuals naturally maintain (as in various social and interpersonal situations) and of how this separation relates to environmental and cultural factors



5
De: Natalia Fecha: 2005-05-16 18:22

Que divertido. :)



6
De: José Antonio Rodríguez Fecha: 2007-10-13 15:16

Te faltó explicar el cachondo, el tipo que quiere tirarse a las más bellas del salón y causa una tremenda competencia con los varones del aula que quieren lo mismo. Este es un tipo sin esrúpulos porque toda su actividad docente gira alrededor del sexo con jovenes discentes suyas



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.81.85.20 (293f30d1ee)
Comentario

Ver historias anteriores