"Do you think my being faster, stronger has anything to do with my muscles in this place?" - Morfeo en The Matrix

Normalmente, un geek no necesita más músculos que los necesarios para sentarse, abrir la boca, masticar, teclear, mover la cabeza y levantar pesadas cajas de suministros informáticos (como por ejemplo una pantalla de 17 pulgadas). A veces lleva a cabo hazañas deportivas extraordinarias, como caminar 200 metros para ir a la tienda de ordenadores más cercana, subir una rampa de escaleras para hacer experimentos psicológicos (como Richard Feynman), o practicar ocasionalmente cierto bailoteo penoso en ocasiones sociales.

Pero el geek se equivoca. The geek need more Power™.

Así que, armado de buenas intenciones, un poco de pasta, ropa adecuada y algunas nociones de anatomía comparada, nuestro buen geek se dirige hacia el gimnasio más cercano. Un gimnasio es un lugar peculiar, un pequeño templo del bienestar físico, un fitness-center, una body-factory, en última análisis, un money-eater. Nada más entrar, el geek notará algunos olores penetrantes: sudor, vapores perfumados, calcetines semi-curados y plástico. Una alucinante iluminación a base de neones inunda el lugar. Por doquier, máquinas de tortura blancas y negras: poleas, palancas, barras, cuerdas, manubrios, bloques negruzcos de metal que indican el peso en una progresión acumulativa de cinco en cinco.

Dependiendo del gimnasio, la banda sonora puede variar. Normalmente, en periodos de escasa asistencia, los únicos ruidos son los ocasionados por una radio sintonizada en un canal de música popular (O.T. todo el santo día), clangores metálicos de aparatos que suben o bajan, ocasionales bufidos de personas que se pasan con el peso, retumbar de pasos sobre el linóleum, y gritos ininteligibles de una monitora de step.

La monitora de step es una de las criaturas que viven en este hábitat. Su vocabulario es limitado, pero es capaz de moverse sin parar durante horas. Una monitora de step dice, con voz estridula, cosas como:

Aaaadelanntte chicas, moved sos culitoooosssss yaaaaaaaa

Que resultarían irritantes si una persona las oyera desde una butaca. Puesto que, por el contrario, se escuchan mientras uno controla que el corazón no vaya a estallar, nadie les hace demasiado caso.

Si las monitoras de step son la hembra del poblador de gimnasio, los machos corresponden a los monitores de aparatos. Los monitores son, básicamente, simpáticos bueyes de carga bípedos. Nada más entrar en el gimnasio te saludan con un ademán sencillo, mostrando sin querer un fajo de músculos impresionante. Es como si tuvieran anacondas en lugar de brazos.

El geek se los imagina teniendo problemas a la hora de salir de la ducha.

El monitor vive para su cuerpo: situado cómodamente detrás de la barra, con el cerebro en standby, ojea revistas de alto nivel intelectual como Muscle Fitness, cuya portada está llena de sofás-de-piel™ antropomorfos. No os dejéis engañar, sin embargo, por el aspecto imponente de estos personajes: en realidad tienen un corazón tierno y un ánimo noble de toro manso.

Los veréis comer papillas hiper-proteicas en silencio, con una cuchara, mientras leen los tebeos del periódico. O tomar un batido explosivo de cola-cao + hormonas. O se pondrán a llorar en cuanto suben a la balanza, notando que todavía no han alcanzado una masa óptima. El geek se compadece de los monitores del gimnasio, porque ellos desconocen el verdadero poder de Linux™. Como dijo San Tux:

Se pueden hacer más cosas con nmap™ que usando los brazos

Con todo, el geek debe seguir por su camino: planteó aumentar su fuerza y resistencia, y helo aquí a comunicar con un monitor grandote que acaricia una eurocalculadora gigante cuando se trata de hacer business. La calculadora debe ser grande, porque las manazas del monitor tienen dedos tan grandes como bates de béisbol.

Una vez que el geek se ha dado de alta, el monitor empieza a corretear alegre por detrás de la barra, buscando algún plan semanal de ejercicio: examina de arriba a abajo el geek, como Goliat mirando a David, y le asigna un papel amarillento que pone "Plan Semanal". En él hay un listado, con figuritas, de los ejercicios. Y anotaciones tan explícitas como "3 de 12" o "30' grado medio".

Estos códigos asirios corresponden al lenguaje de los monitores, que consta de palabras altamente contextuales y específicas. El vocabulario de un monitor consiste en pequeñas frases que puedan oírse con facilidad por encima del ruido que hacen las monitoras. Veamos algunas:

- Uhh, oooh.
- Así no, así no, espera que te muestro
- Ahora le ponemos más peso
- Ahora le ponemos más repeticiones
- Si quieres más masa: más peso y menos repeticiones
- Jarl. ¿Qué pasa tronco?
- Venga machote, añade cinco kilos
- Cuidado que te lesionas la espalda
- Es mejor que le quite peso
- Esto huele a pies
- Que no se te escape el manubrio
- ¿Quieres que te ayude?

Y demás variaciones sobre el mismo tema: el peso. Levantar y desplazar pesas es un trabajo que un geek detesta: ¿por qué desplazar objetos con las manos cuando podemos programar un objeto en C++ y usar algún algoritmo? La respuesta es sencilla: nadie liga con la programación orientada a objetos, y nadie ha mejorado su salud con una hermosa clase en Java. Así que toca sudar y sufrir.

El geek se sienta pensativo en la primera máquina, con una toalla para el sudor y una botella de agua fresquita. Ante todo, un poco de bicicleta estática, para ir tomando calor y quemar calorías. La bicicleta estática es el primer paso hacia el dolor total.

Cuando las bicicletas se disponen en hileras, los hombres suelen ponerse detrás, y las mujeres delante, en una especie de perverso tándem tácito: la cuestión estriba en mirar traseros y distraerse de la aburrida tarea de pedalear.

Al ser humano le gusta la variedad, el feedback: al geek aún más. Los únicos datos que la bicicleta proporciona son, generalmente, velocidad del tocino, dureza del recorrido (renderizado mediante asquerosas barritas en una pantalla LCD), calorías quemadas, distancia recorrida, y demás tonterías que nadie en su sano juicio tendría en cuenta. Después de cinco minutos y trece segundos, el geek abandona la bicicleta, no sin antes haber hackeado la pantalla LCD y usado el freno de emergencia del disco principal.

Acto seguido, el geek puede elegir entre un ejercicio de aeróbic, o las pesas. Si elige el aeróbic en sus diversas formas, encontrará una inagotable fuente de sufrimiento y sudor con los siguientes sabores:

- Step: subir y bajar como un demente encima de un soporte de plástico rosa
- Body-Pump: usar una barra con pesas para romperse la espalda
- Spin: aeróbic encima de una bicicleta estática (ideal para suicidarse sudando)

O elegir alguna forma clásica de aeróbic... o una arte marcial de las que se practiquen en el gimnasio. La otra opción, que suele atraer más al público masculino, son las pesas. El geek debe compartir los aparatos con una fauna variada de "deportistas" amateurs:

- Rambos: gente que se pasa todo el día delante del espejo.
- Cachas: amigos de los monitores que vienen a levantar admiración.
- Bonzos: ejecutivos y pensionistas que hacen pesas sin pena ni gloria.
- Nerds: su mirada de ciervo asustado les delata. Se limitan a mirar.

Y otros que no mencionamos por falta de espacio. Las pesas, en sí, no son un ejercicio complicado (ser un buey wannabe no es difícil). Con un poco de paciencia y constancia, el geek irá aumentando poquito a poco su masa muscular, descubriendo el placer oculto de la interacción cerebro-miofibras, quemando calorías, eliminando toxinas, y demás parafernalia nociva.

Es posible también que aumente su autoestima, y empiece a considerar que, además de la última versión de Linux Slackware, hay más cosas en la vida. Si tiene cuidado, hace estiramientos antes y después de las sesiones, y usa sabiamente las máquinas, sus riesgos de mortalidad saludable descenderán rápidamente.

Y puede que un día decida presentarse para gobernar en California.

# - Escrito por Fabrizio el 2003-10-18 a las 01:40


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://fbenedetti.blogalia.com//trackbacks/12096

Comentarios

1
De: Mini-Yo Fecha: 2003-10-18 01:51

Ese ratón que aparece entre las pesas, ¿quien es? ¿Eres tú, Al?



2
De: Moe Fecha: 2003-10-18 03:09

Me estáis estresando, yo que quería apuntarme a un gimnasio... pobres geeks... Al, ya hace tiempo que no das clase... por cierto ¿eso del gimnasio tiene algo que ver con las matemáticas?



3
De: Algernon Fecha: 2003-10-18 03:10

Clase de geekismo? XD



4
De: Jezabella, Lady of the Sith Fecha: 2003-10-18 03:56

¿Vamos al mismo gimnasio, Algernon?

Coincide punto por punto con lo que ocurre en el mío.


Salvo las burbujas del jacuzzi o spa... mi lugar favorito...



5
De: Jezabella, Lady of the Sith Fecha: 2003-10-18 03:58

Además, echo en falta una clasificación de las mujeres que van a los gimnasios.



6
De: Algernon Fecha: 2003-10-18 04:19

Uff, eso me supera :P



7
De: zom Fecha: 2003-10-18 06:30

¿crees que lo que respiras es aire?



8
De: & Fecha: 2003-10-18 06:33

vale, no lo he leido, pero el raton es muy mono, que conste



9
De: Algernon Fecha: 2003-10-18 06:36

Lo que respiro es aire, sí sí y sí xD

& :P



10
De: [Quique] Fecha: 2003-10-18 06:37

¿Quién se ha apuntado a un gimnasio?



11
De: Algernon Fecha: 2003-10-18 06:47

El Buen Dios xD



12
De: Luiso Fecha: 2003-10-18 09:13

Pasé por uno de esos sitios llenos de muñecos michelín reforzado hace un tiempo: duré dos meses. Decididamente, me paso a la piscina.



13
De: Wendeling Fecha: 2003-10-18 17:40

Juas... con la ultima "frasecita" que mordaz eres Al. xDDDDDDDDDDDDDDD.

Por cierto, soy incapaz de aguantar los olores que se respiran en esos sitios, prefiero al aire libre.



14
De: Algernon Fecha: 2003-10-18 21:46

Luiso, sabia elección, nadar viene muy bien :)

Wendeling, bueno, hay mucha feromona suelta en esos ambientes...



15
De: stepman Fecha: 2003-10-19 00:27

steps steps, si los espejos estan bien colocados vale la pena sudar!

por cierto te has dejado el monitor de step "loca".



16
De: Algernon Fecha: 2003-10-19 00:28

Cielo santo, ¡no podía hacer un post de 3000 palabras! :D



17
De: MegaHornet Fecha: 2006-07-06 12:42

Pues, vaya con fabrizio, debe ser un enclenquito, no??



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.81.192.214 (cd9968f61d)
Comentario

Ver historias anteriores