La libertad es una sensación. A veces puede alcanzarse encerrado en una jaula, como un pájaro - Camilo José Cela

¿Qué es la libertad? ¿Qué entendemos por libertad? La definición del Diccionario de la Real Academia se queda, como siempre, en el limbo de la vaguedad: Facultad natural que tiene el hombre de obrar de una manera o de otra, y de no obrar, por lo que es responsable de sus actos.. El hombre puede obrar y no obrar, pero también la máquina puede hacerlo, y no decimos de una máquina que es libre. En cuanto a la responsabilidad, es una percepción subjetiva, y ocurre muy a menudo que atribuyamos responsabilidades a objetos inanimados y mecanismos. En este sentido, responsabilidad no es más que estar inmiscuido en la cadena de sucesos causales, un subrogado de aquella responsabilidad moral a la que hace referencia el diccionario.

El concepto de libertad depende ante todo de quien lo piense; de la epistemología personal de cada uno, del sustrato cultural, de la visión del mundo, de su religiosidad (si la hay), de su forma de interpretar las acciones. El gran problema del determinismo causal y de la libertad, es inevitable: si el universo obedece a una serie de reglas inmutables y perfectas, todo es teóricamente previsible, y nada es el fruto de una elección personal. La elección personal no sería más que una ilusión - otra vez subjetiva - de control. Parece ser, entonces, que la libertad únicamente existe como condición psicológica. No es, obviamente, una sustancia. Pero tampoco es una condición física, ni un estado concreto de algo que se manifieste más allá de nuestra mente (entendiendo por "mente" aquella serie de procesos concientes que emergen de la arquitectura cerebral).

Algunos dicen que la libertad reside en el azar, en lo infinitesimal, en la "complejidad" (palabra de moda), en el caos, en lo cuántico. ¿Es la libertad equivalente al error? ¿Somos libres porque exista la imperfección, la entropía, la degeneración estocástica de todo lo que nos rodea? Tal vez, siguiendo la línea de un empirismo hard, la ilusión verdadera no sea la libertad, sino el determinismo, la causalidad misma, que nuestros cerebros procesan con la misma facilidad con la cual percibimos las cuatro dimensiones clásicas. Aun eliminando el determinismo clásico, no resolvemos el problema. En un universo en el que las reglas son fuzzy, y en donde el error convive con la certeza, las cosas empeoran: las acciones "libres", determinadas por sucesos anteriores, son ahora muy difíciles de prever.

Lo que sí es indudable, en mi inmodesta opinión, es el peso psicológico de la "libertad", de la medida en que percibimos responsabilidad en nuestras acciones y en las de los demás. El mundo parece funcionar gracias a estos juicios subjetivos, y a todos se les antoja razonable defender la "libertad", la posibilidad de desear algo y de obtenerlo sin coacciones, de crecer dentro de las propias posibilidades, de vivir una vida aparentemente libre, en definitiva. Que cada uno defienda sus ideas: aunque no exista, la libertad es algo que me permite obrar mejor, algo que mejora - Kant dixit - el desempeño de mis otras facultades.

Y ahora, desde una posición pragmática, podemos preguntarnos si las especulaciones sobre la libertad son relevantes. A lo mejor la respuesta es negativa, y lo que parecen interesantes discusiones acerca de las acciones y de las responsabilidades (incluido el problema del mal y la filosofía del derecho penal), no son más que intentos de hurgar en algo vacío, en una cáscara verbal, una de las muchas que pueblan los diccionarios. "La libertad queda muy bonita en la obras de arte, y en la letra de las canciones", piensan algunos. Está bien. Os lo concedo: las "idas de olla" filosóficas sólo son buenas para recalentar la cafetera que llamamos "cerebro", la "cosa húmeda".

Pero yo me lo paso pipa, qué quieren que les diga :)

# - Escrito por Fabrizio el 2003-11-18 a las 21:58


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://fbenedetti.blogalia.com//trackbacks/13113

Comentarios

1
De: Vendell Fecha: 2003-11-18 22:25

Asociar realidades cerebrales como la experiecia de la libertad a propiedades físicas de la materia que la sustenta (caos, naturaleza cuántica...) constituye un clásico ejercicio de embarullamiento pseudocientífico, por más que haya sido perpetrado anteriormente por ilustres científicos como Roger Penrose.

Que seamos posmodernos no quiere decir que podamos embarullar impunemente las cosas. El salto que nos lleva desde la física a la psicología pasando por encima de la química, la bioquímica y la biología, siempre conduce al abismo.



2
De: webensis Fecha: 2003-11-18 22:42

Sabias palabras, Vendell :o)



3
De: Algernon Fecha: 2003-11-18 23:31

Estoy de acuerdo con usted Don Vendell :)



4
De: eva-lamaga Fecha: 2003-11-19 01:55

touché.



5
De: The Borg Queen Fecha: 2003-11-19 02:52

La química, la bioquímica y la biología pueden considerarse ramas de la física.

Resistance is futile



6
De: Sartre Fecha: 2003-11-19 02:55

¿Qué se le va a hacer? Estamos condenados a ser libres.



7
De: Vendell Fecha: 2003-11-19 07:09

Juer Sartre, ¡qué pesimista!
Bendita condena.



8
De: Algernon Fecha: 2003-11-19 07:13

Ummm, tenemos "miedo a la libertad", según Erich Fromm :P



9
De: Quique Fecha: 2003-11-19 08:30

La Reina tiene su parte de razón, sin ser reduccionistas, las realidades biológicas tienen un sustrato físico que les da sustento y el atajo desde la física hasta la mente es sin duda enorme, pero es pertinente. Se trata simplemente de reducir el asunto a sus más simples términos, para discutir la idea desnuda. Por supuesto, el tremendo abismo saltado deja espacio para todo tipo de consideraciones, pero si el determinismo clásico es real, toda la biología se reduciría a una cuestión necesaria. Por supuesto, el determinismo clásico es una estupidez.

Por otra parte, un mundo donde el azar cumple un papel básico a diferentes niveles, donde el determinismo está desterrado deja el campo de la libertad perfectamente libre de paradojas y problemas, Algernon así que no estoy de acuerdo contigo. Las estructuras complejas, las propiedades emergentes en esa clase de realidad física (como las que estudia la biología) parecen capaces de regularse a sí mismas en casos bien simples, dejando el azar a un lado. ¿Cómo no le vamos a suponer propiedades semejantes cuando son sistemas realmente complicados como un cerebro de los nuestros? No, definitivamente, no hay problemas con la libertad por ese lado. Y desde luego, no te voy a perdonar esta:
"Parece ser, entonces, que la libertad únicamente existe como condición psicológica. No es, obviamente, una sustancia. Pero tampoco es una condición física, ni[...]"

¿Crees q la mente tiene una naturaleza esencialmente diferente a la naturaleza física? Por supuesto, se muy bien lo q es un sistema emergente y sus propiedades no visibles a nivel de partícula atómica, muchas gracias. Así pues, repito la pregunta...



10
De: Algernon Fecha: 2003-11-19 08:35

No Quique, no soy dualista, si es eso lo que me estás preguntando... considero que la mente no tiene existencia alguna sin un soporte físico, y está causada por lo físico.

Lo que estoy diciendo es que la libertad no existe como objeto, ea. No hay una partícula llama "libertad"... ¿me perdonas ahora? :P



11
De: Quique Fecha: 2003-11-19 08:37

Mmmm... te perdono esa y hasta ahí llego. XDD

(Es que en "condición física" entra de todo, incluída la mente, amos, digo yo)



12
De: Algernon Fecha: 2003-11-19 08:40

Esto me pasa por ser demasiado oscuro :D



13
De: grager Fecha: 2003-11-19 21:40

Cuando tengáis esas dudas existenciales, no hagais como los ingenieros, que os liareis.
Pensad como un esquimal o un masai o un yanomami:
La libertad es no estar cautivo.

Aplíquese a cualquier aspecto de la vida.

Saludos.



14
De: El PaleoFreak Fecha: 2003-11-19 22:08

¿Ramas de la física? ¡Ja!



15
De: Quique Fecha: 2003-11-20 06:41

Vamos Paleo, ya puestos a ser una rama, ¿qué mejor arbol querías?

P.D.: Me niego a pensar como un hombre del neolítico. Tal vez pueda aprender así a apreciar la libertad, pero no me enseñará casi nada sobre qué hacer con ella. Prefiero aprovechar todo lo q ellos saben más lo q hemos aprendido después.



16
De: Yuri Ivanitch Fecha: 2003-11-20 21:10

¿ Libertad ? Era un velero que tenía Jose Luis Perales...Creo.
(!No,en la cabeza no, por favor¡)

Me quedo con Erich Fromm

Y Bienvenido; el parón duró menos de lo que esperaba.



17
De: (anónimo) Fecha: 2003-11-20 22:18

¿Y esto?

http://borjamari.blogspot.com/

.. uno de los que, aunque sólo sea de una forma estadística, tienen más posibilidades de hacer cola en el inem dentro de algunos meses (después de derecho, los licenciados en psicología ostentan el dudoso honor de ser la segunda carrera con más parados), está diciendo a todo el que lo quiere oír, su hastío por el mundo de las bitácoras.

Es lógico, no debe de ser nada fácil mantener bajo el nick de un admirador de sade, una bitácora oficial, que acaba de salir de uno de sus enésimos parones, intentar ser el gracioso del régimen desde la autocensura, por lo que pueda pasar, pagar por un espacio sólo para que se note que está ahí, o hablar de la hermenéutica antrópica de la gaussiana por aquello de intentar, como sea, destacar al menos en originalidad.

Y menos mal que firmo la paz con un tubbo que se dedicaba a hacerle pasacalles; Un frente más abierto y seguro que pasaría de estudioso a estudiado. La dispersión no suele ser buena para casi nada, que se lo pregunten a los hiperactivos.



18
De: juan Fecha: 2003-11-22 04:09

libertad es la posibilidad de elegir de que vamos a ser esclavos



19
De: Algernon Fecha: 2003-11-22 04:25

Tal vez.



20
De: El último Fecha: 2003-11-22 06:22

La libertad es una intelequia, soportada por un caos autorregulado, que se expresa en lo político. Yo, con cuatro esclavos, sería un hombre más libre.
Léase: La libertad es una empanada mental de nuestro impredecible cerebro, que tiene que ver con como nos lo montamos con respecto a nuestro semejantes.
Osease: Que si coges a cuatro, los pones en lo que te conviene, y encima se creen libres. Estás preparado para la política.



21
De: Alfonso Fecha: 2003-11-23 19:49

Evidentemente, Cela nunca estuvo en una jaula. Que lean los testimonios de los quee stuvieron en La Bastilla, en los campos de concentración de Hitler o Stalin. En los de nuestra querida España o en los actuales de Guantánamo. Quién así habla y piensa no tiene ni idea de lo que es estar privado de libertad. Ahora, eso sí, queda muy bien para todos los amantes de la cursilería romántica.

Saludos,
Alfonso



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.196.127.107 (ac72f700ee)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?

Ver historias anteriores