Embotado por las clases invernales, los trabajos que hay que entregar antes de las "deadlines", y ciertas ganas de migrar hacia el sur, lucho por encontrar la inspiración y decir algo más que chorradas. "El intento es encomiable", diría Fulano, "pero los resultados son pobres". Estoy de acuerdo, cielo santo. Me gusta ser actor, público y crítico a la vez, auto-lanzarme verduras podridas, pedir feedback de cualquier tipo, aunque sea una patada en el trasero.

A lo que iba.

Dentro de un periodo X de tiempo, terminaré mis estudios universitarios, y entonces tendré que enfrentarme a un grave decisión: ¿Pepsi o Coca-Cola? Ah no, esa es otra. Tendré que elegir si empezar ya a ejercer, o intentarlo, como "profesional" (palabra fea), o ponerme, por otro lado, a investigar. "Investigar", verbo misterioso, críptico, sinónimo de muchas cosas poco agradables, todas ellas relacionadas con el neo-esclavismo institucional, el "enchufismo", el trabajo "negro", y otras cosillas que sólo un inocente no quiere ver.

Ojo, no estoy diciendo que ver todo esto implique no seguir el camino. Hay quien elige el camino duro y lo recorre, sabiendo de antemano que tendrá que atravesar una constelación de cagadas de elefante con su nave espacial, y posiblemente terminar en un agujero negro con forma de paro. Es una cuestión de perspectiva, por supuesto. Y de fe.

Este magnífico artículo ya tiene unos años, pero describe a la perfección la situación de la investigación en España. Este otro tampoco tiene desperdicio. No estamos como para dar saltitos de gozo, precisamente. Pero, ¡ay!, las Casandras nunca son bien recibidas, y el pesimista (¿o deberíamos decir "optimista informado"?) es alejado con superstición de las tabernas de soñadores. Por mucho que uno sueñe, nadie puede escapar de los hechos. Uno está dispuesto a tomar los hechos y hacer con ellos una sabrosa tortilla escéptica.

En Italia, mi país, 1700 investigadores han ganado, mediante oposición, una plaza: pero ninguno de ellos la tiene, ni la tendrá en breve. ¡Porque no las hay! Han ganado algo que no existe, porque el estado no se preocupó en crear las plazas de investigador - cuyos sueldos, todo hay que decirlo, son cuatro veces inferiores a los de los americanos. La media de edad de los investigadores titulares en Italia está entre los 50 y los 55 años, ¡manda eggs!

Se habla de ayudar a los investigadores, de evitar la "fuga de cerebros", de esto y de lo otro. Son discursos vacíos: hay muchos europeos en los Estados Unidos que están llevando a cabo investigación de altísima calidad. Cuando vuelven, su destino, en muuuchos casos, es el ninguneo más completo. En España, las becas son de "bucle abierto": duran X tiempo, y luego se acaban. Lo que ocurre después es un misterio. El becario es una criatura infrapagada y sin derechos. Siempre hay excepciones, por supuesto. En una ocasión vi una cebra leer el periódico.

¿Qué es lo que quiero decir con este delirio? Que si elijo investigar, me lo pensaré dos veces. Eso de tomar el hábito, hacer voto de pobreza y castidad, y dedicar mi vida - en cuerpo y alma - a la sagrada tarea de recoger tomates en el huerto de algún abad con cátedra, es un destino que quisiera evitar en la medida de lo posible. Cuando se es joven, uno piensa que podrá investigar en lo que más le interesa. ¡Error! Uno investiga lo que más le interesa si: a) Su interés coincide con el de alguien que tenga dinero o poder; b) Investigar lo que desea es relativamente barato; c) Tiene él mismo dinero o poder.

Si ganara el cuponazo...

# - Escrito por Fabrizio el 2003-11-26 a las 21:45


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://fbenedetti.blogalia.com//trackbacks/13383

Comentarios

1
De: vanesa Fecha: 2003-11-27 02:24

yo estoy de becas (2 a la vez) y no, no estoy en becas de investigación. (Añado: "desgraciadamente").
Así que mejor ir a lo que te gusta que siempre tendrás tiempo de cambiar el rumbo. Después de todo la becas son como las setas están por todas partes ;)

Que tema más deprimente, no escribo más
un saludo :)



2
De: Algernon Fecha: 2003-11-27 03:03

Últimamente elijo temas muy alegres, sí :D



3
De: Ctugha Fecha: 2003-11-27 03:45

Las últimas tres opciones son muy certeras.



4
De: Algernon Fecha: 2003-11-27 03:57

Ctugha, por suerte, la alternativa b), en psicología, todavía es posible. Se pueden hacer grandes cosas con pocos recursos.

Y el problema de las muestras se resuelve mediante Internet... no sé cuánto durará esta ganga, eso sí.



5
De: BiT2BiT Fecha: 2003-11-27 04:22

Yo lo intente pero los ingenieros no solemos tener un curriculum muy bueno (no se prodigan las notas altas, lo eterno de la carrera y el puñetero proyecto final de carrera)comparado con el de otros licenciados. Eso provoca que cuando concursas por una beca de investigación (yo probé con nacionales y autonómicas) o te quedas fuera de los baremos o si entras tienes una posición muy mala (eres el 200 en una lista de 201).

Aún así me puse a realizar los cursos de doctorado y me doctoré. Pero he aquí que la ley cambia y me encuentro con que las plazas que salen en mi universidad me discriminan. A las de ayudante no puedo optar porque ya soy doctor, a las de Ayudante Doctor no puedo porque se requiere haber estado en otra universidad (como si a una universidad le gustara recibir gente que preparar, doctorar, para que luego se les vayan a otro sitio después de haber invertido en ellos). Para Contratado doctor necesitas 3 años de investigacion o docencia (mejor de las dos cosas porque tendras que competir con otros), aún no los tengo. Como asociado, era una posibilidad antes, no hay posibilidad ya que solo suelen ser a tiempo parcial con el requerimiento de estar trabajando fuera de la universidad (con la que no debes haber tenido relacion laboral), precisamente trabajo en ella como técnico (fue mi medio de supervivencia mientras me doctoraba).

Como ves me han jo... Ahora solo espero que mientras trabajo, gracias a dios el grupo con el que estoy investiga y me permite participar en sus proyecto y publicaciones, pueda alcanzar los requisirtos para poder optar en su momento a una plaza de contratado doctor o que el sistema se colapse y cambien la ley.

Esto ultimo lo digo porque por ejemplo en la ultima convocatoria de plazas, las de ayudante doctor quedaron en su mayoría desiertas. Esto es debido supongo a que es complicado lo de cumplir esos requisitos y ademas que te quieras ir a una universidad que no conoces (y que está lejos, Canarias siempre parece lejos en España).

Espero no haberme enrollado, pero me has tocado una fibra sensible.



6
De: Algernon Fecha: 2003-11-27 04:41

Bit2Bit, comentarios tan buenos, siempre son los bienvenidos :)

Lo que cuentas es otra de las muchas verdades duras que hemos de tragar en este sistema universitario. Que, algo bueno tendrá, pero yo no consigo verlo.



7
De: Galindo Fecha: 2003-11-27 05:09

A los que leais esto, ya se ha hecho justicia



8
De: Tx Fecha: 2003-11-27 06:00

Galindo: ¿Te refieres al estatuto del becario aprobado el 24 de Octubre de 2003?

No es suficiente.



9
De: Sarek, embajador de Vulcano en la Federación interplanetaria Fecha: 2003-11-27 06:36

La justicia de los klingon es un punto de vista muy parcial.



10
De: Algernon Fecha: 2003-11-27 06:38

Ah, sabía que había algo Klingon detrás de todo este embrollo...



11
De: Brunhilda Fecha: 2003-11-27 06:40

Sarek , me temo que sí. El sitema educativo en la Tierra es tan lamentable que ni un optimista avant la lettre como Roddenberry pudo dejar de imaginarq ue una profesora del talento de Amanda dejara la docencia universitaria para criar híbridos alienígenas en la sociedad idílica del siglo XXIII. (cfrse. Star Trek)

Claro que, a lo mejor eso los comités actuales lo llaman investigación de alto nivel.



12
De: Tx Fecha: 2003-11-27 07:20

Cuando terminé mi licenciatura en Ciencias Físicas me planteé la misma cuestión: Tratar de buscar un hueco en el sistema público de investigación de este país o incorporarme al mundo laboral.

Inicialmente, con la inercia del entusiamo con el que logré acabar mis estudios, me decanté por la primera opción, aunque paralelamente ejercía como becario en una empresa. Digamos que, de alguna forma, conocía los dos mundos.

Las razones para decantarme por la primera opción fueron principalmente dedicarme a lo que desde chico, con sus idas y venidas, ha sido mi vocación; también poder ampliar lo aprendido en la licenciatura (al menos el plan de estudios de Ciencias Físicas, está bastante orientado a ser ampliado con estudios de tercer ciclo) y honestamente, poder sencillamente dedicarme a algo que me gustaba, a vece s con pasión otras con simple competencia, y que sentía que se me daba bien: La física experimental.

Sin entrar en muchos detalles, tuve la puerta abierta para entrar en este mundo de la investigación universitaria. Pero a la hora de la verdad, decidí no cruzarla. ¿Por qué? Por la incertidumbre. (Otros dicen miedo).

La investigación es un camino que se nos describe como lleno de incertidumbre y de obstáculos. No sólo es la falta de derechos, también es el tener que emigrar seguramente al extranjero, la dificultad de obtener una plaza fija (la deseada estabilidad) todo lo que ya conocemos. Factores que impiden, o retrasan el crear una vida propia a nuestro alrededor. Para mí la física experimental era algo con lo que disfrutaba y que se me daba muy bien. Algo que deseaba que fuese mi dedicación durante 7, 8, 9 horas al día. Pero no era el centro de mi vida e iniciar una carrera en la investigación, pensé, lo convertía en algo que me alejaría del resto de las cosas que me hacían feliz.

Tal como están las cosas, dedicarse a la investigación en el sistema público (¿hay otro?) en este país es algo heroico. Un nadar contracorriente digno de admiración. Yo admiro mucho a los becarios. Lo hago muchas veces con cierta nostalgia y no pocas desearía ser uno de ellos.

Ahora mismo, no encuentro muchos de los factores que me inclinaron por el camino del mercado laboral. Mi sueldo neto es similar al de un becario (sólo que yo cotizo a la Seguridad Social, y tengo todos los derechos que a ellos se les niegan), tengo escaso tiempo libre y esto de la flexibilidad laboral (esperemos que no baje mucho la bolsa), no es muy tranquilizador que digamos. Y no tengo la oportunidad de hacer agujeros en cartones con un láser de Árgon, snif.

Tal vez ahora no aprecie los beneficios de mi decisión, pero sé que a la larga se harán evidentes. Cierta estabilidad, cierta seguridad... Hipoteca a 30 años, gatito, tal vez felisillos... Una vida convencional lograda seguramente de manera más fácil.

En cualquier caso, todavía estoy tan cerca de la encrucijada que me planteo de vez en cuando lo acertada que fue mi decisión. El tiempo lo dirá. Tal vez las dos eran buenas.

Al final, será que los jóvenes somos bastante comodones, faltos de capacidad de sacrificio, caprichosos y cobardes. Puede ser, puede ser. Tal vez la carrera investigadora sea así, y el que quiere juega el juego y el que no, pues no. Ajo y agua.

En fin, vaya rollo me ha salido.



13
De: Algernon Fecha: 2003-11-27 07:40

Comparto totalmente tus ideas, Tx... tal vez seamos comodones, pero algo espinoso hay... y no creo que seamos masocas por naturaleza.

Yo también admiro a los becarios, a los que aguantan.



14
De: Tx Fecha: 2003-11-27 08:03

Yo admiro también a los que no aguantan.

Es lo que dices, no somos masocas por naturaleza y no es fácil aguantar bajo determinadas circunstancias.

Cuando uno piensa que se está perdiendo el tiempo, o que determinado esfuerzo no merece la pena, tal vez sea mejor enfocar nuestra energía hacia otro sitio, antes de que sea demasiado tarde.



15
De: Algernon Fecha: 2003-11-27 17:43

La verdad, dudo que yo vaya a descubririr algo esencial para la humanidad investigando hoy en día.

Así que prefiero asegurarle un futuro a mi familia.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.81.85.20 (293f30d1ee)
Comentario

Ver historias anteriores