Ah, Telefónica.

Esa gran compañía a la que todos debemos la posibilidad de comunicar a distancia.

Últimamente no hace más que decepcionarme (y no soy el único). Hace unas semanas intenté darme de alta en Telefonica Online, para poder consultar por internet mis facturas, los servicios contratados y todo lo demás. Después de luchar como un condenado durante media hora con el formulario de inscripción, logré completar el proceso: tenía que esperar una carta por correo convencional con mi contraseña - ¡viva la sociedad de la información!.

La carta llegó al cabo de una semana, y con presteza probé la contraseña. No funcionaba. Llamé al Telefónica, probaron a entrar también con la contraseña, y tampoco les funcionaba: un "caso muy raro" de contraseña muerta al nacer. "No se preocupe", me dijo la señorita malpagada del s.a.c., "le enviaremos otra en breve". Una semana después, otra contraseña, que sí funcionó. Accedo a la web, y constato que aparece el listado de llamadas y el total a pagar (sin IVA), pero no aparecen los conceptos de alquiler del teléfono, alta de línea, y demás.

Ni siquiera la Tarifa Plana hace acto de presencia - y eso que la había solicitado el 1 de febrero. Llamo a Telefónica: otra señorita, más malpagada que la anterior - lo adivino por el tono de voz raquítico y debilucho - me comenta que no le consta solicitud alguna de alta. Me pasan con un asesor comercial, figura misteriosa, que tras comprobar la base de datos infernal, admite el error de la empresa, y me propone, como compromiso diabólico, abonar la cantidad de Tarifa No Plana en la próxima factura. Acepto: estoy acostumbrado al comercio con criaturas del inframundo.

Curioseando a fondo, pregunto por los detalles de mi primera factura, la que debe llegar mañana o pasado mañana. Se me dice que el pago aplazado del alta es de unos 9 euros. A los que hay que sumar 18 euros en concepto de "PTR" (alta-de-punto-telefónico-nosequé), 30 euros para el aparato, y unos 3 euros mensuales para los servicios de la línea. Todo ello, obviamente, sin el IVA del 16% (que el fiel cliente tiene que agregar mediante calculadora).

Me imagino la voz automática de Telefónica llamándome en mitad de la noche y susurrando: "La bolsa o la vida"...

# - Escrito por Fabrizio el 2004-03-15 a las 01:00


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://fbenedetti.blogalia.com//trackbacks/16754

Comentarios

Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.166.85.29 (8e9ee67b00)
Comentario

Ver historias anteriores