Uno de los más conocidos blogueros de Blogalia, Javier Armentia (alias ElPez), está participando, recientemente, a un programa que yo no he visto, pero que por los comentarios parece clásica telebasura: El Castillo de las Mentes Prodigiosas. Es una especie de... mmm... competición de magos. Si se puede definir así. Las productoras de televisión ya no saben qué inventarse, y ale, hornean una especie de Operación Triunfo con payasos del calibre del Mago Otelma, muy conocido en la televisión italiana (en un sentido estrictamente negativo).

Según puede leerse en la web del programa (donde no faltan números 806 - los hay en cualquier lugar en el que aparezca un supuesto mago), cada semana un jurado juzgará las pruebas a las que se someten los diez participantes.

Una noche a la semana, las puertas del castillo se abrirán para dar paso al Gran Tribunal, una institución fundada por el Señor del Castillo para juzgar las experiencias de los moradores. Este tribunal está formado por estudiosos de los fenómenos paranormales y también por algún escéptico sobre los mismos que actuará de abogado del diablo para ayudarnos a dilucidar la seriedad del experimento.
Sí, ese "algún escéptico" es ElPez, miembro de ARP-SAPC, y por tanto válido juez de presuntos fenómenos paranormales. Parece ser que a alguien no le ha gustado el asunto (y dejemos a un lado la envidia y el deseo de aparecer en televisión, que son sentimientos pueriles): JL Calvo hace un buen resumen del programa, pero en los comentarios del post, Luis Alfonso Gamez habla de "feria de monstruos" y de que no resulta sensato aparecer en semejante format. El Tio Petrus, autor de un blog sobre matemáticas que os recomiendo mucho, defiende por otro lado Javier, afirmando sin embargo, que "va a ganar de dinero" (comentario que tiene poco sentido si no hubiese nacido de algún impulso envidioso - de otro modo no me explico su presencia en el post; está claro que por participar a un programa se gane, como mínimo, un bonus de presencia).

Cuánta confusión. Cuánto esperpento.

Yo defiendo a ElPez. Y no me importa si una persona puede estar dominada o no por cierto narcisismo - cosa comprensible. Tampoco me interesa saber cuánto dinero ganará. O el volumen de trabajo que tiene un director de planetario (puesto que me parece cada vez más atractivo, lo confieso).

Defiendo ElPez, a sabiendas que será muy difícil que le dejen hablar y desmontar el programa. Es bueno que Javier esté allí para darle duro a impostores/actores del calibre de Otelma: pero lo que dudo es que le concedan el tiempo suficiente como para llevar a cabo sus ataques (si es que quiere hacerlos).

Mucho me temo que los creadores del programa han invitado a ElPez sin saber lo que ElPez dirá (lo cual tiene su intringulis excitante, lo admito). Javier ha entrado en el programa como un caballo de Troya, y sólo puedo aplaudir esta estrategia, pues pronto saldrá un ejército de las entrañas del caballo, y...

Pero no anticipemos nada: ya veremos lo que ocurre. ¡Ánimo Javier!



# - Escrito por Fabrizio el 2004-03-26 a las 01:00


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://fbenedetti.blogalia.com//trackbacks/17039

Comentarios

Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.81.195.240 (f064189966)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?

Ver historias anteriores