Estoy convencido de que el ser humano es más productivo en los momentos de estrés moderado, por ejemplo en época de exámenes. Diría que se trata de una creatividad enfocada a la rápida consecución de metas, sin que importe en exceso la calidad. He notado como en vísperas de un exámen una serie de ideas excelentes aprovechaban la ocasión para llamar a la puerta de mi consciencia.

Este fenómeno debe tener una base biológica: el animal en peligro dedica más recursos a la búsqueda de una solución. Es lo que yo llamo Síndrome del Aliento-de-la-muerte-en-el-cuello™. Este síndrome explica, entre otras cosas, porque alguien que está cayendo en picado y sin paracaidas, llega de repente a conclusiones interesantísimas sobre el mundo.

Claramente, no vive para contarlo.

Tal vez el síndrome AMC no se presente en todos los seres humanos; a lo mejor es exclusivo de las personalidades indisciplinadas, que prefieren dedicarse a cualquier otra cosa que el problema presente (deben tener, pues, algún problema con el Sistema de Inhibición Conductual postulado por Jeffrey Gray).

¿Es sólo un problema de control de impulsos? ¿Es una huída instintiva sublimada en actividades intelectuales? ¿O sencillamente estamos hablando del fruto de un nivel de activación general elevado?

¿Se nota que tengo exámenes, eh?

# - Escrito por Fabrizio el 2004-06-04 a las 01:00


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://fbenedetti.blogalia.com//trackbacks/19234

Comentarios

Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.159.148.171 (b53a151e36)
Comentario

Ver historias anteriores