Los contínuos cambios de hardware no han servido: el corazón de mi PC está muriéndose.

Desde hace unos días, la conducta de mi ordenador es muy inestable; no es un problema de sistema operativo, ni del hardware menor (léase, periféricos y tarjetas PCI/AGP).

El procesador es un Athlon 1200 que se calienta demasiado. La memoria, que me temo sea de escasa calidad, es de tipo SDRAM (lenta, lentísima). La refrigeración de la torre es insuficiente.

Asimismo, la placa base debe estar desbordada y/o quemada, y la fuente de alimentación, defectuosa. El ordenador se resetea más o menos aleatoriamente. También opta por quedarse colgado, ¡incluso en la pantalla de configuración de la BIOS!

A veces la señal digital desaparece, y el led naranja de E/S se queda perennemente encendido. El sistema no responde nunca en estas ocasiones, lo cual me irrita sobremanera. Windows XP está portándose con inusual ligereza en esta situación de emergencia.

He resuelto, pues, que cambiaré los últimos componentes originales que le quedan al PC que compré hace 3 años. Me decanto por una caja semi-torre negra muy chula - con fuente de alimentación y ventilador incluidos. Un AMD Athlon XP 2600 (prefería Intel, pero son caros); el procesador tiene su propio disipador de calor en cobre. La memoria: 512mb DDRAM a 400mhz (cinco años de garantía, supongo que bastarán). La placa es una Asus normalita, con tarjeta de red y de sonido integradas.

Supongo que no será complejo cambiarlo todo. Lo único que me da miedo es Windows XP... no sé cómo reaccionará ante el cambio radical de hardware (¿me pedirá reactivación de la licencia? ¿Ya no lo hace en la versión SP1?).

Esto se parecerá mucho a un trasplante. ¿Habrá riesgo de rechazo? :D

# - Escrito por Fabrizio el 2004-06-26 a las 01:00


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://fbenedetti.blogalia.com//trackbacks/19790

Comentarios

Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.81.192.214 (cd9968f61d)
Comentario

Ver historias anteriores