Después de una hora en la sala de operaciones, mi ordenador ha vuelto a una vida normal. Los problemas que le aquejaban eran los siguientes:

- Se colgaba en todas las fases de arranque: bios, sistema operativo, etcétera
- Muchas veces se perdía la señal de vídeo, y el ordenador dejaba de responder
- A veces se reiniciaba sencillamente por una vibración o por leer un CD
- No era un problema de Sistema Operativo
- No era un problema de periféricos o tarjetas PCI/AGP
- Muy a menudo, después de un cuelgue, el PC rehusaba reiniciarse
- En tales casos, tenía que pulsar reset muchas veces para arrancar
- Y la BIOS, ni siquiera pitaba. No se iniciaba siquiera

Tras conversar con Natxo y Mayoral - mis mejores amigos y excelentes informáticos - decidí cambiar la fuente de alimentación de la torre por una nueva.

La antigua era de 250W, y la nueva es de 300W. Mismo voltaje, y mismo cableado (incluido uno que, imagino, será para discos Serial ATA). El cambio fue sencillo; tan sólo tuve problemas a la hora de enchufar el cable de alimentación de la placa base, que era terriblemente duro. Aproveché asimismo la ocasión para quitarle polvo al disipador, que estaba sin limpiar desde el pleistoceno.

Ahora todo va de maravilla: el diagnóstico era correcto. La fuente costó 35 euros, pero si consideramos que un servicio técnico me hubiera cobrado esa cifra únicamente por la mano de obra... es poco.

# - Escrito por Fabrizio el 2004-08-20 a las 01:00


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://fbenedetti.blogalia.com//trackbacks/20898

Comentarios

Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.81.192.214 (cd9968f61d)
Comentario

Ver historias anteriores