Detalle de "Dr. Boucard" - Tamara de Lempicka - 1929

En la universidad los jóvenes entran con esperanzas, ilusiones, y una idea muy aproximada de lo que se busca en la carrera elegida (o la que ha tocado). Algunos desean aprender, otros prefieren pasarlo bomba. Los que desean aprender se irán percatando de que una carrera no es únicamente un conglomerado de conocimientos más o menos relacionados, sino que además es una forma de ver el mundo, un esquema. Cada licenciatura lleva asociado un arquetipo, un modelo de profesional o investigador determinado. Además, cada licenciatura tiene un arquetipo distinto dependiendo del sexo, el país, y la época.

No es algo que venga dado de antemano.

En mi opinión, las demandas específicas de una carrera, junto a las peculiaridades del contenido propio, de la filosofía docente, etcétera, configuran un prototipo de licenciado único. Puede, por ejemplo, que los Ingenieros de Caminos de toda España tengan en su gran mayoría el perfil de chulopiscinas-hijo-de-papá� porque en España, tradicionalmente, esa carrera siempre haya sido así (una carrera "masculina", de puro-en-la-mano� y arquitecto-de-mundos�).

Esto no quiere decir que no existan excepciones: el que un alumno universitario se adapte al arquetipo profesional depende de lo interesado/a que esté en imitar el patrón de conductas propio de su carrera. Algunos arquetipos profesionales son poluciones mentales, ideas insidiosas que resultan, a la larga, nocivas.

Consideremos, por ejemplo, a los licenciados en física. Les han dado una buena paliza durante toda la carrera, con una perspectiva histórica casi nula, en la que el contexto de descubrimiento se parece más bien a un espacio divino con nombres y apellidos mitológicos. Es el manido efecto hombro-de-gigante�: el físico vive continuamente a la sombra de los increíbles logros del pasado, brillantes, sistemáticos, perfectos.

El arquetipo mira con desdén el resto de conocimientos humanos, considerándolos inferiores. Esto ocurre en particular modo con la química y las ingenierías, que los físicos parecen considerar "algo sucio". Por lo que se refiere a las Humanidades, el arquetipo de físico las considera basura o las ignora.

Muchos físicos parecen vivir con la obsesión de descubrir algo importante, posiblemente antes de los 30 años (quizá se deba a que el más joven premio Nobel fuera Lawrence Bragg, un físico que obtuvo el galardón con 25 años). La superstición que hay detrás de la obsesión de "caducidad intelectual" sólo puede explicarse por la presencia de un arquetipo no explícito, que ya estaba allí. Analizando la mayoría de libros de textos de física, se obtiene la imagen de un físico duro, sin sentido del humor, poco dado a divagaciones, centrado en resolver problemas, que va directo al grano.

En resumen, el arquetipo del físico español parece ser un Einstein con esteroides y mala leche, obsesionado con hacer algo importante, y hacerlo ya mismo.

Luego está el arquetipo del informático, que comparte algunas de sus idiosincrasias con el arquetipo del matemático (el arquetipo de científico que siempre piensa en números, está con la cabeza en las nubes, ignora el mundo real, falto de sentido práctico, etcétera). El informático arquetípico, según he podido comprobar a través de amigos y conocidos, basa su carrera en la resolución perenne de acertijos y problemas técnicos perversos. El informático es un ser recursivo, condenado como Sísifo a corregir fallos en el sistema teóricamente perfecto que ha forjado (o que otros han forjado). Bucea en código ininteligible, vive para estar delante de la pantalla, comunica poco y mal.

Es también el pringao, el Fuckowski siempre puteado y siempre con trabajo hasta el cuello. Mientras el físico ansía dominar el mundo y comprenderlo, el informático se conforma con depurarlo, hacer que funcione. El mundo virtual, por supuesto. Hay sub-tipos de arquetipos de informático según la especialidad (datos, sistemas, hardware, etc.) y los lenguajes de programación (el informático que prefiere Java -perfeccionista y abstracto- es diferente del informático que prefiere C -concreto y primitivo- o del informático que usa Perl -poético y superviviente).

Podría seguir durante páginas enteras: el arquetipo de psicólogo como ser empático, sensible, manipulador; el arquetipo del biólogo como científico de laboratorio, metódico, amigo del microscopio, dado a grandes teorías, amante de la naturaleza... Con todo, no es lo mismo "arquetipo" que "estereotipo". Este último es el modelo que tiene una persona externa de lo que hace otra; es inmutable, incompleto, no prescriptivo. Por otro lado, el arquetipo profesional, tal y como lo entiendo, es algo que el sujeto asimila como necesario, y acepta sin condiciones - intentando seguir sus pautas. Con todos los problemas que eso conlleva, porque un licenciado o un científico no son -o no deberían ser- actores interpretando un papel, sino personas dotadas de un saber y un método.

Los seres humanos aprendemos nuevas conductas mediante modelos, por imitación (el aprendizaje observacional de Albert Bandura). Cuando un bachiller llega a su facultad e intenta subirse al carro de una licenciatura, también busca modelos, y encuentra los arquetipos, el savoir-faire de profesores y estudiantes de últimos cursos de carrera. Adquiere una forma de pensar típica, se acomoda al ambiente; la ciencia es también una actividad social, y para tener "amigos" hay que dominar un lenguaje, una "gestualidad", unos rituales típicos. Esto permite ahorrar tiempo y esfuerzo en algunos casos, pues el/la estudiante no tiene que descubrir por sí mismo/a el sistema estándar de supervivencia académica. En otros casos, el modelo supone un estorbo, un lastre conservador que dificulta pensar de forma diferente.

Cuidado, pues, con los arquetipos: son un arma de doble filo.

# - Escrito por Fabrizio el 2004-12-29 a las 01:00


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://fbenedetti.blogalia.com//trackbacks/24833

Comentarios

1
De: CINDY MARTINEZ Fecha: 2013-09-16 18:13

muchas gracias por esta infotmacion, me ha servido para entender mas a fondo los arquetipos, si me pudiera ayudar con exactitud acerca del arquetipo aleman se lo agradeceria



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.81.195.240 (f064189966)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?

Ver historias anteriores