Esta mañana ví una furgoneta muy peculiar.

No me pareció rara por el aspecto -pues se trataba de una vieja furgoneta Ebro, blanca y cutre. Ni siquiera por el conductor, un hombre de mediana edad. Lo que me llamó la atención, señoras y señores, fue el rótulo lateral, el que explicaba la actividad comercial del propietario. Decía lo siguiente:

Sebo y Grasa
Saturnino Llopis


Aún admitiendo que Saturnino sea un nombre poco común, no fue eso lo que causó en mí gran conmoción. Me impactaron los productos a comercializar: grasas animales. Sí, es cierto, las grasas secas y duras de los animáles herbívoros son muy útiles para fabricar jabones, velas y demás parafernalia.

Pero -sigh- no pude frenar mi imaginación: apareció ante mí la imagen del buen Saturnino cargando kilos de materia sebosa en la furgoneta, procurando no derretirla, manteniendo fresquitos todos esos miles de millones de triglicéridos blancuzcos y resbaladizos. Futuras pastillas de jabón y velas. O quién sabe qué cosas.

No es la primera vez que me ocurre. Me refiero a topar con carteles o anuncios inusuales. Son esa clase de elementos urbanos que consiguen hacerte sentir un extraño en otra dimensión. Son como pliegues de la realidad, frases raras, fuera de lugar, alienígenas.

¿Habéis leído alguna vez un rótulo así?

P.D: Tal vez esté pasando por una fase "P.K. Dick"

# - Escrito por Fabrizio el 2005-01-12 a las 01:00


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://fbenedetti.blogalia.com//trackbacks/25334

Comentarios

1
De: filofila Fecha: 2005-08-25 19:42

en un camión de congelados
"Para fresco un congelado"



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.158.183.188 (82f13ccd06)
Comentario

Ver historias anteriores