Cuando se investiga y se publican resultados es muy importante hacerse comprender por los demás miembros de la comunidad científica.

Al principio esto puede parecer no-obvio. Leyendo determinados artículos uno pensaría que más que comunicar el autor se está haciendo una paja mental como la copa de un pino. Sin embargo, la intención es ésa (comunicar), y el vehículo más empleado para ello es el artículo científico (¡sorpresa!).

Una de las mayores virtudes de las publicaciones científicas es que, al seguir un formato más o menos estándar, facilitan la lectura masiva de grandes cúmulos de información - mediante abstracts o resúmenes (que vienen a ser los trailers), palabras clave, secciones ordenadas de forma previsible, etcétera. Uno de los muchos "acuerdos" tiene que ver con el formato de las citas (o trackbacks, je), esto es, la manera de codificar por escrito la referencia a un estudio que se menciona en la publicación. Imaginad qué pasaría si cada científico citara a su manera un estudio: acabaríamos todos leyendo la Playboy y nos dejaríamos de complicaciones.

Ahora bien, existen varios sistemas de codificación o redacción de citas - dependiendo fundamentalmente del área de conocimiento. En algunas ciencias sociales y en filología, si no yerro, se usa el clásico sistema del numerito en superíndice con nota a pie de página (o al final del capítulo): es pelín incómodo. En psicología usamos el estilo APA: no es un tipo de kung-fu, pero se acerca bastante. Una típica cita APA, que en el texto tendría la forma (Rottweiler et al. 1987), en la sección de bibliografía tomaría el siguiente aspecto:

Rottweiler, F. T., & Beauchemin, J. L. (1987). Detroit and Sarnia: Two foes on the brink of destruction. Canadian/American Studies Journal, 54. 66–146.

Primero los autores, luego la fecha de publicación, el título, la revista, el número, las páginas... Escribir bien las citas es todo un arte, y a menudo es fuente de enorme tedio y quebraderos de cabeza (más de una publicación se devuelve por tener las citas mal formateadas). El engorro que supone escribir la bibliografía de un artículo puede ser comparable a la sensación de tener que comer cuatro kilos de lechuga sin aliñar. Al menos para mí. A otros puede resultarle divertido, mas para la inmensa mayoría es una tarea repetitiva, monótona, y en la que es facilísimo meter la pata.

Antaño, cuando Internet lo usaban cuatro gatos y los ordenadores eran menos potentes que una cafetera, los artículos se pedían en papel y atravesaban océanos. A veces, cuando no hay más remedio, se siguen pidiendo reprints en papel (especialmente cuando la revista no ha sido digitalizada hasta el año X, el autor no sabe qué es un PDF o el artículo está publicado en un journal de mala muerte). Tengo entendido que viejos autores - como Bandura - siguen enviando paper-requests por correo tradicional, en pequeños formularios algo más grandes que un sello. Desconozco si están perfumados.

Por suerte Internet existe, funciona, y no consiste únicamente en casinos y furcias: también tiene cosas buenas. La mayoría de revistas están disponibles en un cómodo formato electrónico, y las bases de datos permiten efectuar búsquedas rápidas y precisas en cuestión de segundos. Pero volvamos al tema de las citas: lo que se solía hacer normalmente era escribir una fichita (la típica ficha de archivador) con la referencia del artículo o capítulo de libro de interés, que más tarde se copiaba con paciencia y ardor investigador en el preciado manuscrito (vale, me estoy pasando: no eran manuscritos, sino pieles de oveja).

En la época de la tan cacareada Web 2.0, la gente no iba a quedarse de brazos cruzados. Así que se han creado webs como RefWorks, que es un gestor de referencias web-based muy cómodo (casi cualquier biblioteca universitaria debería tener alguna suscripción oculta a este servicio; si no la tiene, ¡pedidla!). RefWorks hace lo mismo que otros programas como Reference Manager, pero lo hace por Internet, con lo que tenéis vuestra bibliografía siempre a mano (algo tan indispensable como un par de calzoncillos de recambio).

Y hablando de manos, uno pensaría que el asunto consiste en insertar manualmente los datos de la cita en los distintos campos de un formulario. Sí, efectivamente, RefWorks permite hacerlo: pero teclear docenas de títulos y nombres de autores no sólo es alienante, sino que no supone un gran avance con respecto a las fichas perfumadas. Existe una opción mucho mejor, una opción "estrella", por así decirlo, consistente en usar una combinación de bases de datos, parsing de texto y sistemas como RefWorks. Un ejemplo rápido, por ejemplo, puede verse con EBSCO, una de las mayores bases de datos de este tipo.



Primero se busca el artículo o artículos de interés, usando las típicas técnicas de búsqueda en bases de datos (combinando campos, palabras clave, operadores lógicos, etcétera). Una vez que hemos encontrado algo con lo que saciar nuestra hambre de conocimiento, EBSCO permite añadirlo a una carpeta temporal:



Entrando luego en la carpeta, se nos da la opción de imprimir o guardar las referencias. Si elegimos "Guardar", además del formato HTML, EBSCO nos da la posibilidad de exportarlo todo en formatos compatibles con programas de gestión bibliográfica, como RefWorks:



Una vez bajado el fichero de texto, pasamos a RefWorks (quién lo diría):



Una vez dentro nos vamos al menú Referencias -> Importar, elegimos uno de los muchísimos filtros, definimos la base de datos de origen, y la ruta del fichero (además de otras pijaditas como la codificación o la carpeta):



Tras importar el fichero, si todo ha ido bien y no hemos mezclado churras con merinas, RefWorks muestra los resultados:



¿Maravilloso verdad? La cosa no acaba aquí. Supongamos que ahora queremos volcar nuestras referencias favoritas en el apartado de bibliografía de un documento cualquiera (un potencial artículo, por ejemplo). Pues bien, dándole al menú Bibliografía, aparece un formulario en el que podemos definir el formato de salida de las citas (en este caso el de la APA, 5ª Edición), el tipo de archivo, y otros detalles menores:



Un click más y RefWorks escupe un precioso fichero con referencias perfectas, impecables, inatacables:



¡Y todo esto sin torcer las muñecas!

Sistemas como el que acabo de ilustrar le ahorran al científico la romántica e inútil tarea de escribir la bibliografía a mano, reduciendo el tiempo de redacción de la misma de unas horas a pocos minutos. ¡Se acabaron las fichas perfumadas y las tardes malgastadas leyendo el manual de estilo! Esto repercute sobre la calidad de vida del científico, señores.

Y eso es todo. Prometo no volver a aburrir mis lectores con temas tan esotéricos...

# - Escrito por Fabrizio el 2006-03-21 a las 00:50


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://fbenedetti.blogalia.com//trackbacks/38473

Comentarios

1
De: j. Fecha: 2006-03-21 08:35

En matemáticas hay algunos websites gratis que ofrecen ese servicio (http://www.ams.org/mathscinet).

A mí me gustaría que existiera un website gratuito y de filosofía libre que ofreciera el servicio basado en aportes colectivos.



2
De: JJ Fecha: 2006-03-21 09:43

Yo uso bibtex. Y para buscar referencias, busco en google usando filetype:bib que me da la referencia directamente.



3
De: Rafa Fecha: 2006-03-21 11:10

Cada vez hay más utilidades bibliográficas por el estilo y estoy de acuerdo contigo en que son una bendición. Para mí siempre fue un suplicio recopilar y dar formato a la bibliografía y ahora no me imagino el mundo sin EndNote, sin bases de datos y sin Google. La pregunta es: si nos ahorra tanto tiempo ¿cómo es que las tesis siguen durando lo mismo? :-P

Un saludo



4
De: kikollan Fecha: 2006-03-21 11:19

Muy interesante. Hasta ahora no tenia un procedimiento para gestionar las citaciones - digamos que lo hacia a mano/muñeca. A partir de ahora intentaré que todo lo que leo pase por refworks.

Por cierto, ¿existe algún procedimiento para importar desde un texto directamente? Desde word, por ejemplo ;-)

kikollan
http://salabecarios.blogspot.com



5
De: kikollan Fecha: 2006-03-21 11:22

P.D. Tienes razón, son temas esotericos, pero yo voto a favor de anotaciones relacionadas ;-)



6
De: Algernon Fecha: 2006-03-21 11:25

Quizá con la opción "Importar datos del siguiente texto" y pegando allí algo...



7
De: Luis Amezaga Fecha: 2006-03-21 11:25

Las utilidades bienvenidas sean. Pero para divulgar con claridad, hay que tener las ideas claras, y a veces ahí está el problema.



8
De: aurora Fecha: 2006-03-21 12:27

Me ha parecido muy útil este post. Enhorabuena Algernon.



9
De: Lola Fecha: 2006-03-21 13:06

joe.. y yo metiendo las referencias a mano y, oye, siempre me equivoco en algo... que si el número de la revista en negrita y no lo pongo, que si lo otro en cursiva, que si se me olvida un autor, que si estos no son autores si no sólo editores... en fin, que muy útil!



10
De: Fla Fecha: 2006-03-21 13:59

Cuidado: en cada disciplina la forma de poner las referencias bibliográficas es diferente. Un ejemplo significativo: en Traducción es bueno poner el nombre de la editorial, pero en Filología Clásica hay que poner la ciudad de la editorial y no el nombre de la misma...

Por no hablar del orden de autor, título, fecha... en cada sitio es diferente.

Por eso, hay que informarse bien, primero, en tu campo de acción.



11
De: Fla Fecha: 2006-03-21 14:00

Algie escribe:
"Sistemas como el que acabo de ilustrar le ahorran al científico la romántica e inútil tarea de escribir la bibliografía a mano, reduciendo el tiempo de redacción de la misma de unas horas a pocos minutos. ¡Se acabaron las fichas perfumadas y las tardes malgastadas leyendo el manual de estilo! Esto repercute sobre la calidad de vida del científico, señores. "

Menos mal que no estás en Filología Clásica... entras diciendo eso y te linchamos :)



12
De: JoseAngel Fecha: 2006-03-21 23:23

Pues yo lo sigo haciendo a mano, bueno, con ordenador, hasta ahí llego, pero a mano... por afición y amor al arte.



13
De: Airos Arecnev Fecha: 2006-03-22 02:29

Pues sí que me va a ser de utilidad. Muchas gracias por el artículo



14
De: mewt Fecha: 2006-03-22 18:30

Te cuento, por lo que pueda valer, como lo hacemos nosotros (o al menos como lo hago yo, aunque creo que es extrapolable a muchos matemáticos y físicos).
Formato de las citas: Ninguno. Las citas se almacenan en un archivo de bibliografia en texto plano donde esta toda la informacion que a alguna revista le pueda interesar incluir en sus citas, y a veces aún más (yo tengo también los abstracts). Este archivo tiene formato "BibTeX", y para crearlo utilizo un programa llamado JabRef (multiplataforma y opensource).
2. Cuando escribo un articulo, le digo cual es mi archivo de bibliogrfia. De este archivo solo apareceran los articulos o libros a los que yo cite durante el documento. La clave de cita y el formato de la misma los elige el programa segun el estilo de la revista en cuestion. La maravilla de programa que hace esto es LaTeX, imprescindible para cualquier publicacion que requiera formulas matematicas a mansalva. La desventaja, es dificil aprender a usarlo (aunque no creo que a alguien que usa vim le resultara complicado) la ventaja, que te despreocupas totalmente del formato del documento, numeracion de secciones, teroremas y ecuaciones, referencias cruzadas, y demas chorradas que no deberian ser cosa del autor, y te centras en el contenido. Y si lo quieres mandar a otra revista, le cambias el estilo (una linea) y se cambia todo automaticamente. Como el CSS, pero exagerado hasta el infinito y orientado a textos impresos. Eso es lo que te da LaTeX. Los archivos .tex de LaTeX se escriben en texto plano con cualquier editor de texto y se compilan con algún compilador LaTeX (mikTex para windows, tetex en GNU-Linux, ambos de libre distribucion).
3. Para "bibliotecas virtuales" uso CiteULike, que te permite compartir listas de articulos, ponerles etiquetas, exportarlos a diferentes formatos, e incluso guardar una version propia del texto, por si no esta disponible en algun servidor de preprints. Además te permite mediante un applet añadir un articulo desde casi cualquier catalogo electronico directamente desde el navegador, sin tener que teclear nada...
¿Mola o que? :-P



15
De: Algernon Fecha: 2006-03-22 20:39

¡Mola! :P

Quiero aprender LaTeX, snif snif



16
De: Asterix Fecha: 2006-03-29 20:44

Estupendo el JabRef....lo he descubierto hace nada, y yo también necesito aprender LaTex!!!



17
De: Etiam Fecha: 2006-04-01 14:17

Me ha encantado el post, estoy haciendo un trabajo ( de los que en la facultad denominan pomposamente "académicamente dirigido") y se me iba el ánimo al suelo pensando en tener que meter a mano tooooodas las citas bibliográficas y sin equivocarme... Muchas gracias, añadiré una dedicatoria al gran FFB en la introducción del trabajo, jejeje



18
De: mewt Fecha: 2006-04-01 18:34

Hay una interesante introducción titulada Latex para humanidades con la que a lo mejor os resulta más sencillo aprender a manejar este sistema.
No sirve como manual de referencia, pero tiene su gracia ;-)



19
De: Jorge Horbath Fecha: 2007-02-04 10:07

Algernon: Podrías por favor enviarme tu posts titulado "Citas y Referencias" pero incluyendo las gráficas e imágenes que orientan? Gracias de antemano

Jorge Horbath



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.80.54.2 (8b4bf2221d)
Comentario

Ver historias anteriores