Hace unos meses detecté ruido en la línea telefónica instalada en casa de mis padres. Ruido espeso, que dificultaba la conversación; a veces se oían trenes de pulsos intercalados, como si alguien estuviera marcando un número. El problema, obviamente, no se limitaba a la voz, sino que se extendía a los datos: el router ADSL de Ya.com, que hasta ese momento sincronizaba a la velocidad contratada, ahora no conseguía superar los 800kbits de bajada y los 256 de subida, con márgenes de ruido inaceptables.

Perplejo por la situación, contacté con Ya.com (marcando un simpático 902). Tras pulsar un combo secreto de teclas y aprenderme de memoria la última musiquilla de espera, me atendió un operador diciendo que contactara con Telefónica, que el problema no era de ellos. Ingenuo como soy, me lo creí.

Así que me puse en marcha, llamando el 1002 y comentando la situación. Telefónica ha mejorado su servicio, pero en algunos aspectos sigue dejando un poco que desear. Mientras algunos operadores del 1002 son razonablemente locuaces, algún que otro "ténnico" tiene serias dificultades para articular palabras con otro ser humano. Recuerdo todavía el androide cataléptico que me contestó una noche. Se quedaba en silencio durante largo rato, repitiendo información como un golem. No sé si es mejor eso o el capullo arrogante que me contestó cuando llamé a Sony. Tanto da.

La primera vez vino un técnico a instalar un splitter, un cacharro de 70 euros que sustituye al PTR clásico, dividiendo el cable telefónico en uno para datos y otro para teléfono. Se supone que eso limita enormemente la colocación del router, además de proporcionar ventajas marginales, como la supuesta reducción de ruido, evitar el uso de filtros, etcétera. Yo estaba en Almería, así que no pude supervisar la instalación del engendro. Ni que decir tiene que el splitter no resolvió el problema.

Intrigado, hice pruebas por mi cuenta: desconecté todos los aparatos, probando a enchufar el router directamente al splitter - antes había hecho lo mismo con el PTR. Seguía sincronizando por debajo de 800kbits (siendo 2mbits la velocidad de sincronización contratada). No parecía ser un problema de instalación, ni de cableado. Volví a llamar a Ya.com. Siguieron sugiriéndome que hablara con Telefónica. Y yo, obediente e ingenuo, acaté la sugerencia. Una serie de surreales llamadas al 1002 contribuyeron a hacerme perder la paciencia.

Pensaba que el problema tenía que estar entre la casa y la central de Telefónica, ya que en la central se había comprobado todo lo comprobable. Ahora bien, cada vez que se llama al 1002 toca repetir el problema al técnico de turno. Si no es un paleto, se le puede explicar todo en dos minutos. Si hay mala suerte, entonces hay que decirle que no, que el ruido no viene de un inalámbrico, que la tostadora encendida no está en la bañera, que sí se pueden hacer llamadas - de otro modo no estaría hablando con usted, etcétera. Divertido, cuando dura menos de media hora. Frustrante cuando toca hacerlo media docena de veces.

El domingo por la mañana, de forma totalmente inesperada, llegó un técnico. Uno. Chileno, creo. Según entendí, su jefe no estaba, él se aburría, y vino cuando tenía un rato. Hizo un par de pruebas en casa, y decidió que se trataba del "par de cobre", un misterioso artefacto que - descubrí más tarde - resulta vital para que la línea funcione y esté coleando. Así que necesitaba encontrar la caja de conexiones. En una finca nueva, grande como una manzana entera, y con seis o siete escaleras, encontrar una caja en concreto no resulta fácil. Él no sabía dónde estaba. Uno pensaría que Telefónica sabe donde están sus cajas, pero a menudo no es así.

Acompañé al técnico dominguero por toda la manzana y por las dos plantas del garaje, explorando en busca de tuberías significativas, rastros telefónicos, y cualquier otro indicio que nos permitiera identificar la localización de las arcanas cajas de conexiones, vestigio de la olvidada tecnología imperial. No encontramos nada, y él no tenía ni idea de dónde estaba la caja. Pensé que era magnífico que en el siglo XXI una multinacional telefónica no dispusiera de un mapeado completo de sus nodos urbanos, excepto rumores transmitidos oralmente y papeles amarillentos arrugados. Fascinante, en serio.

Convencido de que el problema estaba en el par de cobre, me aseguró que volvería el día después con refuerzos y se pondría manos a la obra. Que no hacía falta que yo me molestara: lo harían todo ellos y me lo confirmarían por teléfono. ¡Brillante! Pero, como he dicho, peco de ingenuidad. ¿Adivináis qué pasó? Exacto, no pasó nada. La noche del día después, el ruido seguía allí, y nadie me había llamado. La mañana siguiente, al borde del paroxismo, llamé al 1002, procurando ser muy claro. La conversación fue más o menos así:

- 1002, diga

- Hola, es referente a la reparación de una avería... tengo ruido en la línea...

- ¿Cuántos teléfonos tiene en casa?

- No. Verá: ya sé que NO es un problema en mi casa. No hace falta que enviéis un técnico a casa, ya ha venido y no ha resuelto nada. La comprobación es exterior; un técnico me dijo que se trata del par de cobre. Ya estoy un poco harto, así que a ver si de una maldita vez enviáis a alguien a que cambie el maldito par de cobre, ¿ok?

El técnico balbuceó excusas en rético - o era dálmata, no estoy seguro. El día después me contactó al móvil otro sujeto de Teleco, empresa subcontratada. Llegó el día después, acompañado por un ayudante peruano, el fiel Elwyn. Como en la mejor tradición de las películas de tipo buddy movie, el jefe se mostraba seguro de sí mismo, y el gregario deseoso de aprender y acumular conocimiento, aunque no pasara de pelar cables y hacer observaciones de efecto homeopático. Se pusieron a hacer pruebas en casa, para desesperación mía y de mi madre, que detesta que extraños entren en casa con gruesos zapatos de obra.

Yendo de arriba para abajo, fueron comprobando la calidad de la línea con aparatos que, según me confesó el jefe, habían comprado ellos mismos para resolver mejor las papeletas. Después de media hora no tenían claro aún el motivo de la avería, lo cual me hizo pensar que estaba presenciando un episodio de House (si House hubiese trabajado en AT&T, claro). Confiando en lo que me dijo el Técnico del Domingo, pedí que tomaran en consideración el tema del par de cobre y la caja. Armados de llaves, empleamos una hora en encontrarla. Hallamos - eso sí - todas las demás cajas antes de dar con la buena. Elwyn se frotaba las manos: todo estaba resultando tremendamente instructivo.

De la caja sólo tenían la dirección, pero nada más. El jefe mencionó por lo bajini algo acerca de "mumblemumble localización central mumblemumble", mas no consiguió impresionarme. No a esas alturas. Pregunté a un vecino experto, ex-jefe de escalera, y éste supo indicarme el lugar exacto, sin equis y sin nada por el estilo. Una anónima puerta cortafuegos se nos había escapado. Nada más acceder al santuario, dotado de un tubo fluorescente, pude contemplar con éxtasis las entrañas de la caja de conexiones: un entramado de primitivos y vulgares bloques de plástico con tornillos y cablecitos. Realmente puntero.

Tardaron media hora en ir a la central y cambiar el par de cobre. Eso no pareció resolver la situación, y el técnico-jefe no creía, de hecho, que se tratara del dichoso par. Siguieron otras pruebas diagnósticas, durante las cuales Elwyn aprendió a reorganizar el cableado conectado al splitter. Pasada la publicidad, Tele-House dedujo que se trataba del router, el jodido router: si se quitaba, la línea era perfecta, limpia. Si se volvía a poner y sincronizaba, reaparecían las sierras siderales. Tal vez un relámpago había frito algo en sus entrañas.

Yo pensando que Telefónica tenía la culpa, y no: la culpa era del hardware más complejo, el router que pensaba tener bajo control. Ironía de la vida.

Conmocionado por las peripecias, el dúo dinámico se despidió de mí. Cinco minutos después llamaba a Ya.com, pidiendo un router de repuesto. Para mi sorpresa - ¡ingenuo, ingenuo! - no protestaron, sino que tramitaron raudos el envío de otro cacharro. "Una semanita", dijeron. Quince días después, es decir hoy, llega el "nuevo" router.

El Nuevorouter™ era, en realidad, un 3com bastardo, reciclado. La parte inferior, desatornillada, se abrió ligeramente nada más sacar el aparato de la caja; como una mandíbula de calavera, sí. Al enchufar el router y acceder al panel de configuración, descubro que no se han tomado la molestia de resetearlo: aparecen los datos de conexión de un pobre sanlázaro asturiano, algún desesperado que lo probó y lo devolvió, tal vez antes de mudarse a países que tienen ofertas de conexión de las de verdad. Resulta que Nuevorouter™, de hecho, no funciona. Ni siquiera sincroniza. Eso sí, el ruido de la línea, desaparecido.

Ahora dispongo de una amplia gama de routers lisiados a mi disposición. Uno emite ruido como una petarda, el otro es un autista que no sincroniza con el hermoso mundo exterior. Ya que me gusta coleccionar routers, he vuelto a llamar a Ya.com para que me envíen un tercero. A ver si, como dice el refrán...

# - Escrito por Fabrizio el 2006-09-12 a las 01:15


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://fbenedetti.blogalia.com//trackbacks/42841

Comentarios

1
De: Camarada Bakunin Fecha: 2006-09-12 07:44

Fascinante... Deberías hacer una película sobre esto.



2
De: Luiso Fecha: 2006-09-12 09:44

Menudo lio, creo que es el momento de pegar el salto a al fibra optica y quitarte el ADSL de lo cojones.



3
De: SegFault Fecha: 2006-09-12 11:16

...no hay dos sin tres

Que sabia es la sabiduría popular :-)

--
SegFault



4
De: Manu Fecha: 2006-09-12 12:38

Un gran relato,tiene acción,suspense y un final abierto (como odio los finales abiertos),espero que no se solucione el problema y tengamos más entregas....suerte ;-)
Yo tengo un modem de Telefónica tan desfasado que se conecta a la red sólo porque tengo fe en él.



5
De: uli Fecha: 2006-09-12 13:00

Yo ya tengo 2 routers de telefonica



6
De: Gon Fecha: 2006-09-13 01:25

Te comprendo perfectamente. Tuve un problema similar con Ya.com hace poco más de un año. Mi problema reside en que me dan pena los teleoperadores.
Mi madre se ocupó de esa parte del trabajo con algún grito e insulto y todo se arregló. En algo así como un mes tuvimos nuestro nuevo router.



7
De: ZaRiTa Fecha: 2006-09-13 22:22

¡Vaya tela! Yo es que mejor no te cuento mis experiencias con Timofónica porque me irrito y ya tengo bastante.

En fin... ya estaremos en contacto.

He actualizado para poner mis locuras.

Besos y abrazos.



8
De: ZaRiTa Fecha: 2006-09-13 22:26

¡Juas juas juas!

He actualizado mi blog. Eso era lo que quería decir.



9
De: Pinkerton Fecha: 2006-09-13 22:28

Yo tengo varios routers ý miles de horas mal gastadas charlando ocn los servicios técnicos. Somos el país de la ineficacia.
Por lo menos, gracias a tanta incompetencia nos queda un relato divertido y ameno de leer.

Gracias.

Por cierto, gran blog.



10
De: isterica Fecha: 2006-09-15 10:17

jajajaj! Perdón pero me he reído un rato. De estas historias tengo pa coleccionar. Menos mal que no pienso instalarme internet en casa



11
De: stygyan Fecha: 2006-09-16 12:44

Yo estoy a punto de iniciar la aventura. Tengo el router inalámbrico 3com que daban los de ya, y siempre lo he tenido configurado en el modo más básico, al estilo módem. Tengo que darle a conectar desde windows, pero me ahorro todo el coñazo de abrir puertos y quitar firewall interno (pa qué está mi zone alarm, ¿no?). El problema es que ahora amplío la familia con un pequeñín nuevo: un macbook. Y quiero configurar la puñetera red wi-fi. Deseadme suerte.



12
De: David Gomez Fecha: 2006-09-20 11:06

Mi experiencia con Ya.com acabo por desesperarme del todo.

Un día, al volver de vacaciones de Semana Santa, descubro que el router no funciona: está apagado y no hay forma de encenderlo. La solución fue fácil: llamada a Ya.com solicitando un nuevo router.

A mi me dijeron que en 10 días lo tenía en casa (estoy hablando de un 21 de Abril de 2006).

Los hechos se sucedieron de la siguiente forma:

16 de Mayo de 2006. LLamo y me dicen que la entrega del router había sido cancelada. Le pido por favor que vuelva a solicitar el envío. Me dicen que en 10 días me llegará.

31 de Mayo de 2006. Llamo para reclamar el router que no ha llegado después de un mes. Me dicen que el router se aprobó para enviar el día 26.05 -lo cual ya es un mes, no diez dias- desde la fecha de la primera reclamación. Me dicen que está en seur, pero que no tienen el localizador de envío; debería llegarme esa semana.

Lógicamente, llamo a Seur para comprobar si han pasado ya y no estaba en casa o qué previsión de entrega tienen. En seur me dicen que no hay ningún paquete ni para mí, ni para la dirección en la que vivo; ni pendiente de entrega, ni ya entregado, ni pendiente de recoger en el remitente (ya.com)

Un poco mosqueado por la tomadura de pelo, vuelvo a llamar a Ya.com. Esta vez me lo coje otra chica. Me confirma que la incidencia está dada de alta el 16 de Mayo y que el 26 han aprobado el envío en logistica; pero sin embargo a ella no le figura que el router se haya enviado. Me dice que, desde que logística aprueba el envío puede pasar un par de días hasta que se envía y desde que se envía, otro par de días hasta que me llegue a casa.

En resumen desde que pido el router hasta que lo aprueba logistica (del 16 al 26 de Mayo) son 10 días; desde que lo aprueba logística hasta que se envía otros 2 días; desde que se envía hasta que me llega, otros 2 días. Esto es 10 + 2 + 2 = 14 (si las matemáticas que me enseñaron en el cole siguen siendo válidas). ¿porqué no me dicen eso cuando lo solicito, en lugar de decirme que llega en 10 días?.

Tampoco puede reclamarlo porque, al parecer, no puede poner una reclamación a logística hasta que no ha transcurrido una semana desde que se aprueba el envío.

El caso es que me piden que espere hasta el final de la semana, que seguro que para entonces lo tengo en casa.

En fín, llegó el Viernes y del router ni rastro. Como soy precavido, antes de llamar a Ya.com, llamé a Seur para volver a comprobar si tenían algún envío pendiente para mí: Negativo.

Vuelvo a llamar a Ya.com y, tras 'pedirme la identificación y acceder al sistema para comprobar mis datos', el operador me dice que se le ha caido el sistema y que llame en 10 minutos. (y yo que sospecho que cuando vió toda la lista de llamadas y mi problema, decidió buscar alguna excusa para no llevarse el marrón el solito).

Pero bueno, que no digan que no tengo paciencia: llamo mas tarde. Mas tarde es después de media hora. Casualmente, a veces la vida juega estas pasadas, me coje el teléfono el mismo operador que me atendió antes; quién, una vez que me identifico otra vez, me dice que siguen con el sistema caido y que parece que va para largo. Me aconseja que vuelva a llamar el Lunes (debía ser que el Lunes el libraba). ¿es posible que un call-center se tire todo un fin de semana sin su sistema de gestión?.

Pacienci, pasó el Sábado, terminó el Domingo y amaneció un nuevo Lunes. A media mañana, vuelvo a llamar a Ya.com y esta vez me indican que no tienen constancia del envío, sólo que lo han aprobado en logística, pero nada más. Me vuelen a decir que inician la petición y que tardarán 10 dias más (recordemos que son 10+2+2).

El caso es que a finales de junio, harto de esperar el router, harto de llamadas al 902 de atención al cliente (no querais saber a cuanto asciende mi factura de teléfono de esos dos meses), harto de escuchar lo de los 10 días, sin que nadie sepa porqué no tengo router; harto de no tener conexión a internet desde casa; y harto de no saber cuál es la solución al problema, tuve que optar por la única solución que podía tener visos de volverme a conectar a Internet: Darme de baja en Ya.com y solicitar el alta con un nuevo operador.

A fecha de hoy, ando pendiente de reclamaciones para que me devuelvan el importe de los dos meses y medio (desde mediados de Abril hasta finales de Junio) en los que no disfrute de servicio ninguno.

Cada uno que saque sus conclusiones.



13
De: Kali Fecha: 2006-09-21 00:34

Mira que tengo el mismo problema coon mi línea telefónica, a veces agarra un ruido inffernal que no deja escuchar nada, pero es curioso porque al otro aldo, la gente ni se entera. Solo yo lo escucho. Pero aquí no creo que Telmex quiera enviarme un nuevo 2Wire.



14
De: Enrique Fecha: 2006-10-17 08:48

Mis estimados amigos españoles:
He leido sus quejas y comentarios y la verdad que les admiro el humor del martirio que significa hablar con un ruido que despues de una llamada debes acudir a un especialista, no de Telefónica sino de "salud" para que te den gotas que alivien la inflamación de los timpanos.
Para vuestra información les comento que Telefónica llegó a Chile con los mismos ruidos que ustedes reclaman, tengo uno hace una semana y a pesar de los reclamos a las operadoras, me han enviado una carta indicandome que en 15 dias puedo tener la asistencia de un técnico que comenzara a probar la causa del molesto ruido que me tiene los oidos inflamados. Ah como me encuentro en Chile, recibire un técnico chileno que espero no me tramite como el que trabaja en España y que tan mal deja a nuestros esforzados y mal pagados técnicos.
Un saludo desde Chile, y como dice un refrán de mi pais: "en todas partes se cuecen habas".



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 23.20.64.16 (f67d4650bd)
Comentario

Ver historias anteriores