"Oh! oh! My feet of fire! My burning feet of fire! Oh! oh! This height and fiery speed!" (The Wendigo - Algernon Blackwood)

Estoy descubriendo el placer de caminar.

Desde hace una semanita, el recorrido que antes hacía en autobús, lo hago a pata. Trátase del trayecto que une la Estación de Cabañal a la Facultad de Psicología. Dos kilómetros y medio de avenida. Veinticinco minutos para mi poco entrenado organismo.

El comienzo, como siempre, está resultando complicado; especialmente cuando uno carga sobre la espalda una mochila de diez kilos, añadidos a otros treinta de masa corporal en exceso. Mi físico de quarterback jubilado no da para excesivas alegrías aeróbicas, pero uno intenta aprovechar las ocasiones disponibles para practicar cualquier tipo de ejercicio que no consista en machacar teclas y llevar papeles de un lado para otro. Dejando a un lado el ahorro marginal que supone evitar el bus, mi conocimiento del barrio va en aumento.

Mis piernas pueden empujar el doble de mi peso, pero andan muy mal en cuanto a resistencia. En los primeros días, después de 10 minutos de intenso caminar, mis tobillos pedían a gritos que pusiera fin a su sufrimiento. No creo que se trate de gota, sino más bien de pura y simple falta de costumbre. El calzado puede que tenga que ver también, no lo niego. Tras una semanita, con un calzado diferente, y la mochila más ligerita, los dolores han ido disipándose.

Pero queda algo pendiente. Un desafío.

Sí, señores: la avenida es el teatro de una muda batalla peatonal. Cada día me uno a un flujo interminable de transeúntes que van en mi misma dirección. Es imposible no fijarse en esa presencia constante, en esas apariciones repetidas de las mismas personas, a las mismas horas, haciendo el mismo trayecto. Sobre todo, es imposible no fijarse en esas personas que, en un momento dado del periplo, te adelantan. Con una de ellas, en particular, he desarrollado una especie de competición tácita, silenciosa, de tal guisa que ocurre a diario a pesar de no existir formalmente.

El contrincante es temible, un auténtico andador urbano, un velociraptor de las aceras. Con su bolsita de Zara en la mano, y una bolsa de piel negra colgada del hombro, el Metrosexual Wendigo devora pársecs con una facilidad pasmosa. Ligero y aerodinámico - pesará unos 68 kilos - avanza proyectado hacia delante, con la elegancia estoica de un avestruz creado por Armani. Todos los días, inexorablemente, me adelanta. No importa cuánta ventaja tenga sobre él, ni cuántos semáforos rojos interponga en su camino: antes de que llegue al cruce con la Avenida de Aragón, me adelanta.

Ya he desarrollado cierto sentido arácnido que me alerta de su cercanía: con un rápido cálculo, mi cerebro procesa la sombra alargada y la velocidad de aproximación, además de la cadencia de los pasos del objetivo. Eso me permite identificar con un margen de error razonable al Metrosexual Wendigo y el bamboleante bascular de sus largos y delgados brazos, sin duda un atavismo que recuerda la época en que los antepasados del M.W. eran dromedarios glabros.

Reprimiendo el impulso de hacerle zancadilla, aprovecho el adelantamiento para curarme en humildad, y recordarme a mí mismo lo mucho que me queda para convertirme en un aceptable caminante callejero.

# - Escrito por Fabrizio el 2006-09-23 a las 03:00


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://fbenedetti.blogalia.com//trackbacks/43168

Comentarios

1
De: Pepe Fecha: 2006-09-23 04:17

Confío en que cuando conduzcas no desarrolles ese sentido de la competitividad :-)
(68 kilos: ¡ menuda precisión! Ni 67 ni 69)
Animo, si sigues con esa costumbre, pronto tu IMC bajará.



2
De: malambo Fecha: 2006-09-23 06:00

Cuando descartes los relojes -todavía no los has descartado, ¿verdad?- desarrollarás un fino sentido por las duraciones.

Los caminantes desrelojados poco a poco adquirimos esa capacidad. Podemos conectar cada punto de la ciudad por los tiempos que tardaríamos en recorrerlos.

Pero algo curioso te ocurrirá. Pronto te darás cuenta que no sólo en las calles sabrás los secretos del tiempo. La cadencia de los pasos te acompañará, incluso, cuando no estés caminando y sabrás estimar la hora con precisión asombrosa.

Cuando la sombra superficial del flacucho ese que has construido como un digno competidor tuyo aparezca bajo tus pies, detente y observa sus muñecas (uno nunca sabe en que mano los metrosexuales usan el reló). Luego míralo a los ojos y sonríele, sabiéndote amo del tiempo hazle creer que fue él quien ha ganado la batalla de la velocidad.



3
De: JJ Fecha: 2006-09-23 09:29

No sería mejor que soltaras lastre de tu mochila cuando te alcance? Vas soltando libros, el portátil... así, a igualdad de esfuerzo, llegarás más lejos.



4
De: servidora Fecha: 2006-09-23 11:31

Te iba a decir más o menos lo mismo que malambo, pero lo ha dicho mucho mejor que yo. Andando se disfruta de un "paisaje" (distinto al paisaje entendido habotualmente), se aprende al medir el tiempo de otra forma, se aprende a respirar y se adquiere consciencia de la propia presencia.

Ese recorrido que haces tú ahora, lo hacía yo todos los días cuando aún vivía en Valencia. Iba del Cabanyal (¡salir del tren lo antes posible!) a la parada del 90 (¿o era el 89?) entre el cruce con Cardenal Benlloch y la avenida de Aragón.

Recuerdo una tienda de muebles de cocina con un paquete de galletas en plan atrezzo decorativo... ¡desteñida! No la cambiaron en dos años :-) Que tonterías recuerdas a veces ¿no? :-D

bezoz...



5
De: Manu Fecha: 2006-09-23 12:33

¿Por qué mencionas la humildad?Es el enemigo,aquél que te priva de un glorioso comienzo del día,tienes que superarte,humillarlo,lograr ponerte a su altura y lanzarle una mirada despectiva y de suficiencia al adelantarlo (mientras ahogas los latidos desesperados del corazón y olvidas el dolor).

Escuchando: Gonna Fly Now :-)



6
De: delnorte Fecha: 2006-09-23 13:14

!!has dado tu primer paso!!..e incluso ya planteas una carrera. Poco a poco verás como solo andar no es suficiente y comenzarás con otro gesto atávico, que es correr, y entonces tu contrincante quedará atras muy lejos...!!Bienvenido!!. Ya sabes que me tienes a tu disposición para planes de entrenamiento, calzado, etc. Hoy más que nunca..!!!Un triabrazo fuerte!!!. Carlos



7
De: Mars Attacks Fecha: 2006-09-23 13:48

Déjate el reloj en casa; siempre puedes consultar la hora (y la temperatura) en el primer poste de información o farmacia cercana :)

Sería interesante acompañarte en esos largos periplos (física e intelectualmente).



8
De: Algernon Fecha: 2006-09-23 13:51

Pues eso, every morning tomo el cercanías de las 8:55, penúltimo vagón del primer segmento, para bajar justo delante de la salida xD



9
De: Tom Bombadil Fecha: 2006-09-23 20:07

practicar la ciudad mola.
ya le molaba al amigo benjamin, y a los situacionistas, y a tantos otros urbanitas acérrimos...
a mí me encanta. y me encantaba especialmente blasco ibáñez, cuando también me lo hacía dos veces todos los días... cuando voy ahora, me sigue pareciendo casi un hogar.
caminar te tonifica las piernas y también la mente (de ahí que tengas ocasión de pensar incluso en velocirráptores urbanos...)
es el movimiento del paseante el que crea la realidad urbana.
no dejen de practicar la ciudad.



10
De: El Tipo de la Brocha Fecha: 2006-09-25 09:39

Pues me temo que yo también soy un velociraptor de las aceras, un caminante de pasos acelerados que sólo ansía llegar a su destino.

Adelanto a quien se me ponga por delante, y si no hay espacio suficiente en la acera, me salgo fuera de ella o salto por encima de los hoyos donde están plantados los árboles. De hecho, me pongo bastante nervioso si tengo que bajar el ritmo por culpa de alguna anciana con su carrito.

Eso sí, jamás he arrollado a nadie.



11
De: Epaminondas Pantulis Fecha: 2006-09-25 10:44

Andar un buen rato todos los días es un ejercicio bastante más respetable de lo que parece a primera vista. Sólo un consejo: ten cuidado con el calzado. Bajo ningún concepto querrás comerte una fascitis plantar.



12
De: Algernon Fecha: 2006-09-25 10:51

¡Ondiá! ¿Quésseso?



13
De: enhiro Fecha: 2006-09-25 11:17

El panorama físico que has pintado, si no es exagerado, es preocupante para alguien de tu edad, ciertamente. Y yo me preocupo de mi lastre de veinte kilos de más, cuando ando todo lo que quiera sin cansarme :P. Echa cuenta de lo que dice Epaminondas, aunque no se si eso de fascitis va a ser una insulto ;-), yo para la ciudad todavía no he encontrado nada que supere a las botas Panama que uso normalmente. Cuestan un pico, pero duran una eternidad y no ha nada más cómodo en este lado del universo.



14
De: Algernon Fecha: 2006-09-25 11:20

Pues sí, tengo muy asumido que mi querido cuerpo atenta contra mi vida.

Intento ponerle solución y tal.



15
De: Epaminondas Pantulis Fecha: 2006-09-25 11:49

La fascitis plantar (que no es que te salga un pie facha) es una molestia incordiosa que se manifiesta como un pinchazo en la planta del pie al andar/correr. El problema es que se cura con reposo; y uno por lo general no puede estar sin andar, con lo que la dolencia puede durar bastante. Si buscais por ahí, se ve que el sobrepeso puede empeorar la situación. En mi caso, hace unos cuatro años padecí algo parecido a esta dolencia (como buen machote, no fui al médico así que tampoco estoy muy seguro al 100%) y se solucionó cuando cambié de calzado.

En conclusión: tu cuerpo te avisa, hay que estar atento y escuchar sus indicaciones para evitar pillar lesiones que den al traste con el esfuerzo de hacer algo de ejercicio.



16
De: Epaminondas Pantulis Fecha: 2006-09-25 11:53

Ah, añado: desde que he dejado de andar unos 6 kilómetros todos los días al ir a trabajar (ahora vamos en coche) me resulta imposible bajar de 80 kilos. Lo que, visto de otro modo, indica que andar es bueno para perder peso.



17
De: Algernon Fecha: 2006-09-25 12:07

Seis en total, o tres a la ida y tres a la vuelta?

Lo digo porque me pregunto si 5 kilómetros al día, en total, serán suficientes para empezar a arañar mi barriga.



18
De: Epaminondas Pantulis Fecha: 2006-09-25 12:16

Eran, unos 3 kilómetros desde el Metro hasta el trabajo. Ida y vuelta, y sumando algún intercambio largo en Avenida de América, más la distancia hasta la casa serían unos 7 km. Eso día tras día termina notándose. La clave es la constancia.




19
De: Epaminondas Pantulis Fecha: 2006-09-25 12:19

Vuelvo a añadir: en mi caso la barriga no la he perdido andando/corriendo (se nota claramente que la cara se me queda algo más chupada, y desaparecen los indicios de papada) Pero barriga, lo que es barriga... uf, es bastante complicada de volatilizar... Pero vamos, antes de ejercicios más fuertes es mejor ir poco a poco.



20
De: delnorte Fecha: 2006-09-25 22:40

Zapatos cómodos. La barriga la bajarás siempre y cuando no te hinches a comer después de andar. Ya que estás, haz comida equilibrada (Grande Covian decia que habia que comer de todo, pero la mitad). Y el beneficio mayor lo vas a tener en tu sistema cardiovascular. Es imprescindible movilizarlo como prevención de patología cardiovascular futura. Cinco kms al día esta bien, pero si luego puedes ir alargando hasta hacer 1 hora caminando, perfecto. Si te sirve, hace tres años, justo cuando empecé a andar como único deporte, pesaba 130 kgs (180 cms). Ahora estoy con 92 (y bajando) y haciendo triatlón. Ya verás como lo notas para bien (hasta apuntarás mejor con el arco y todo, je,je,je). Un triabrazo. Carlos



21
De: JV Fecha: 2006-09-26 04:20

Saludos.
Cuando yo era un pre-adolescente, me divertia haciendo carreras con los demas peatones haber si los alcanzaba, claro yo era muy joven y tenia fuerza. Me has recordado aquellos avatares de la pre-adolescencia.
Saludos



22
De: Caminante Fecha: 2006-09-27 12:29

Yo estuve 5 años caminando hasta la facultad. Tardaba más de 30 o 40 minutos en llegar, a buen paso. Desde hace varios años es lo que más añoro de la época de estudiante. De echo ahora trabajo en casa y estoy deseando de que llegue mi mujer, (a quien conocí porque coincidíamos siempre en el camino), para salir y dar la vuelta entera al pueblo.
Caminar al menos una hora al día es para mí como una droga de la que espero no perder nunca la adicción.
Un saludo y ¡caminen!



23
De: Guu Fecha: 2006-09-28 18:49

Pues yo vengo de una experiencia que si araño mi barriga, pero de forma extrema. Acabo de terminar el Camino de Santiago, y estadisticamente hice unos 30 km diarios. Unos 850 en total. En un mes perdi 10 kg, y lo que aprendi en el camino seguro pesa muchisimo mas que eso.

Porque quieres pasarlo? Que sentido tiene? Ya eres un caminante callejero aceptable, solo por el hecho de caminar. Estas mirando el lado malo, hay alguien mas rapido que tu, si. Siempre hay alguien mas rapido que tu. Siempre hay alguien que lleva mas kilometros. Pero tambien siempre hay alguien que lleva menos kilometros que tu. Mira a tu alrededor, ya no hay gente que vaya en autobus? Esos todavia tienen algo que aprender.



24
De: Benito Fecha: 2007-08-05 21:06

Hoy descubrí tu página en la web. Mucho gusto. Todavía no la he mirado en detalle, pero me resultó muy interesante. Me engancho con este tema porque yo también camino una hora diaria y cuando no lo hago por alguna razón, siento que me falta algo...Vivo en Rojas (Argentina) y te envío un fuerte abrazo.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.162.91.86 (067874a541)
Comentario

Ver historias anteriores