Conozco a una persona que conoce a otra persona. Eso sirva de premisa.

Esta conocida de segundo grado es inmigrante, esto es, una persona de un país extracomunitario. Uno de los países del Este europeo que pronto se integrará a la más civilizada unión de naciones que la humanidad haya conocido jamás - por lo menos sobre el papel, claro. Esta mujer, que por razones de practicidad llamaré - en adelante - Katiusha, está en posesión de un título universitario en ciencias, del área biológica. Desconozco el nivel general de la enseñanza universitaria en los países del Este, pero no tengo motivos para poner en duda su calidad, más aún viendo cómo está el panorama en otros países de la UE. Durante un tiempo, la educación universitaria de la mujer fue un hito importante en los países del Pacto de Varsovia, y ahora vuelve a ser amenazado por el regreso de valores nacionales de dudosa calidad, especialmente en los Balcanes.

Pero estoy divagando. A lo que iba.

La amiga de primer grado me contó la situación de la de segundo. Lo típico: llegada a España, muchas ilusiones, trabajos de limpiadora - o lo que se tercie, cuando lo hay - sueños en el cajón, problemas de integración, etcétera. Más allá de la lástima que me produce saber que una mujer formada tenga que dedicarse a trabajos que no le permiten poner a prueba sus conocimientos - sino de una manera muy tangencial -, lo que me irritó fue la continuación del relato. La amiga de primer grado intentó ayudarla a seguir con sus estudios en un centro de investigación, apuntándola a un programa de doctorado en el que - a trancas y barrancas - consiguió superar una parte importante de créditos de docencia de primer año. Por motivos que no me son claros, Katiusha dejó el doctorado, y tras algunas vicisitudes se casó y tuvo un hijo con un típico especimen de su país, el macho balcánico con exceso de gomina y BMW trucado. Mal, pensé, muy mal. Pero pase: la gente hace con su vida lo que quiere (sí, es una frase hecha en la que no creo).

Total, que el otro día mi amiga de primer grado se interesa por su situación, ya que la chica en cuestión ha venido a verla de forma apresurada, con su pequeño bebé. Le pregunta por sus intereses de recherche, y la chica no parece convencida: tiene un gracioso retoño, y en su área se las ve canutas para pasar 12 horas en un laboratorio y criar a un hijo al mismo tiempo. Mi amiga de primer grado es persona testaruda: hace unas cuanta llamadas, y consigue comunicar casualmente con un personaje importante del mentado centro de investigación. La narración que me hará más tarde de esos mismos hechos no tiene desperdicio. El miserable en cuestión, haciendo alarde de una arrogancia desmesurada, tilda a Katiusha de "cognitivamente no apta", "inútil para la investigación". En resumidas cuentas, pinta una caricatura de Katiusha como retrasada mental, incapaz de hilar el más mínimo pensamiento científico por culpa de su intelecto limitado, diciendo que - menuda bondad - hicieron lo posible para cuidar de ella, dánndole nada menos que varias becas. Más tarde sabré que la beca sólo era una, y no cubría la totalidad de la matrícula.

He estado mirando por ahí: resulta que este cenutrio ha acumulado en los últimos años dos o tres publicaciones de escaso impacto. Lejos de sorprenderme, constato con tristeza que en este país la arrogancia abunda, y se sustenta a menudo en el vacío absoluto, en la oquedad del CV, en la solidez de sillas inamovibles y cómodas. Gentuza de esta calaña calienta a diario puestos que deberían pertenecer a investigadores de primera calidad, y el desastroso resultado para el país consiste en un nivel ínfimo del I+D. Y es que aún tolero que haya adoquines callados; lo que uno encuentra excesivo es el membrillo parlante y tunante, el redomado imbécil con birrete, el académico que no ha pegado un clavo en su puta vida. Es el efecto pernicioso de la acumulación de fallos en el sistema, la inercia del funcionario medio, el politiqueo con regalos, y una serie de etecés tan larga como manida.

Por lo que se refiere a lo que hay que tener como investigador: ser brillante no es más que una pequeña e insuficiente parte. Por lo que yo sé, para ser investigador - y no hablo de un título para poner en la placa del despacho - hace falta echarle tres litros de agallas frescas, una paciencia sobrehumana, contar con un fuerte apoyo social, tener una pizca de suerte, ser un mago del auto-control, y poseer un moderado masoquismo - ingredientes todos ellos que son también propios de los mejores mayordomos británicos. Está claro que generalizo: existen contadas excepciones (autistas, gente que ha nacido con un trébol de cuatro hojas en el culo, Jack Bauer, etcétera), pero en España - y otro países, hace falta tener de todo menos intelecto, que ayuda fundamentalmente a que te envidien, te maltraten o se aprovechen de tu trabajo. Si bien yo no pueda quejarme, y carezca de varias de esas cualidades que enumero más arriba, reconozco que el camino es de rosas tan sólo en la parte espinosa.

Los pétalos, amigos míos, hay que buscarlos donde el viento se los llevó.

# - Escrito por Fabrizio el 2006-10-06 a las 20:37


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://fbenedetti.blogalia.com//trackbacks/43545

Comentarios

1
De: johnymepeino Fecha: 2006-10-07 01:26

Los cirujanos dicen "¿Acá piensan que en Argentina no hemos pisado los quirófanos y por eso no nos convalidan la titulación?. ¿O es que dan por sentado que siempre se nos mueren en la mesa de operaciones?.
Algo semejante ocurre hasta con los transportistas. ¡Y falta lo peor!: A nivel administrativo es por planteamientos macroeconómicos, pero en la gente corriente, es sólo que han viajado poco. Bolivia (es sólo un ejemplo) es pobre sí, pero la gente viene con carreras de medicina como aquí la tienen de FP auxiliar administrativo.

¿Investigación?: No hay gobierno que valga desde que Ramón y Cajal lo dijera.



2
De: Manu Fecha: 2006-10-07 12:47

Y es que como en todas partes,se erigen ídolos falsos a los que unos pocos acólitos sustentan y aplauden cual rémoras desquiciadas,risueñas hienas o,dado los tiempos que corren,groupies descarriadas que creen que el roce les acercará a la fama y al dinero en forma de becas o subvenciones.Mientras,los encargados de velar por la res pública se cocean unos a otros para que no les muevan la silla.
Sólo nos queda espacio para lamentarnos y mandar un afectuoso saludo a Katiusha.



3
De: Fernando* Fecha: 2006-10-07 16:45

Tambien conozco casos de gente de Europa del este muy bien preparada. Uno de ellos, un señor de unos 50ytantos años, se va quedar en España definitivamente. Tiene una plaza de profesor asociado a tiempo parcial, la categoría mas baja que hay, pero gana mas que siguiera con su plaza de catedrático en Bucarest.

Si es que está muy mal. Tambien he oido de becas de 60 euros al cambio (60 euros!!) al mes para la chica mas inteligente que conozco.. Desde luego va intentar quedarse en España.



4
De: Devil's Advocate Fecha: 2006-10-07 17:06

En fin, jefe, por lo que me cuentan, en el mundo de la ciencia en España pero también fuera, abundan las personificaciones antropomorficas de la prepotencia. Un catedrático me decía una vez que en nuestra profesión era necesario tener una inmensa fe en si misma, porque sino, no aguantas tanta espina (otra menera es definirlo como masoquismo como tu has hecho tanto da). FIjate, tener un núcleo de ego interno fuerte e inexpugnable da estabilidad y es necesario; lo malo es cuando te encuentras con esa gente a la que el ego le llega hasta la estratosfera, y más allá.



5
De: legalv Fecha: 2006-10-07 19:14

existe una relación perversa en este tema, los beneficios - costos socioeconómivos, (discriminación y marginalidad incluídas), que se ofrecen a inmigrantes son mucho mejores que lso que tenemos en nuestro país, pero muy por debajo de los conceptos de igualdad y dignidad comunitarias, esta brecha deja la puerta abierta para que se presenten este tipo de abusos.

Claramente el tema de la tna pregonada igualdad comuitaria es solo para los países de la estrella dorada con fondo azul.

Buen Post Fabrizio, un saludo desde Colombia



6
De: lightme Fecha: 2006-10-07 21:07

Muchas veces vale mas idiota amigo en un buen puesto que desconocido inteligente en el mismo...es asqueroso ver este tipo de conductas y pasa en todos los paises.

:P

Un saludo para las mina y su retoño.



7
De: Lola Fecha: 2006-10-08 11:16

me encanta la palabra "cenutrio" bien usada...



8
De: delnorte Fecha: 2006-10-08 22:14

No desfallezcas...Injusticias hay y habrá siempre, sobre todo en un pais en el que el sistema no premia el esfuerzo. Pero esto es una carrera de fondo..y solo estás a pocos metros de la linea de salida. Y tendrás cuestas arriba, pero también sitios donde podrás correr un poco más rápido. Lo importante es la constancia (los padrinos también) . Venga, ánimo. Un triabrazo. Carlos



9
De: delnorte Fecha: 2006-10-08 22:14

No desfallezcas...Injusticias hay y habrá siempre, sobre todo en un pais en el que el sistema no premia el esfuerzo. Pero esto es una carrera de fondo..y solo estás a pocos metros de la linea de salida. Y tendrás cuestas arriba, pero también sitios donde podrás correr un poco más rápido. Lo importante es la constancia (los padrinos también) . Venga, ánimo. Un triabrazo. Carlos



10
De: delnorte Fecha: 2006-10-08 22:17

Ah!! cuando hagas llegado a la meta que te hayas propuesto (y no me cabe la menor duda que lo harás) tendrás posibilidad de cambiar cosas, aunque será duro luchar contra la inercia...pero se puede hacer. Otro triabrazo (el año que viene va a ser el mío, deportivamente hablando, que este año ha sido un desastre, je,je,je). Carlos



11
De: servidora Fecha: 2006-10-09 17:51

Fab, esto... que mira lo que me ha hecho luen ;-)

Un besote y no me odies mucho :-D
También me puedes ignorar... pero no deja de ser un pedazo de reto ¿no? ejem...



12
De: Nfer Fecha: 2006-10-09 22:59

jhonymepeino, no te entendí...



13
De: Forastero en Tierra Extraña Fecha: 2006-10-24 16:35

Hola, Fabrizio.

Eso explica esa frase tan manida de que España es el país de la Envidia ...

Los males de los que hablas, como muy bien sabes, están con nosotros desde los tiempos de Felipe II ... los ricachones a despilfarrar el dinero en guerras y demas y el resto ( todo el pueblo, porque aquí no había entonces casi nada de clase media ) a buscarse la vida como pudiese ... resultado : La situación actual de nuestro país ...
Lamentable.

Pero .... aún hay esperanza, mientras haya gente que lo denuncie y luche contra ello. Hay mucha inercia, sí, pero la mala leche se está acumulando tambien y sigue funcionando la ley del péndulo.

Un saludo.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.162.136.26 (0935b18b09)
Comentario

Ver historias anteriores