Durante muchos años navegué en un barco rápido.

No estaba mal, creedme. Surcaba las olas con bastante eficacia, y aunque no me llevase exactamente adonde yo quería, siempre llegaba a algún puerto. Navegaba solo, sin más tripulación que yo mismo. Atravesaba las tempestades con aparente indiferencia. Daba la impresión de ser indestructible, y la carena rompía las olas con determinación.

Un buen día, sin embargo, se encalló.

Ocurrió en una isla desierta. Pequeña, con una playa árida, sin luz. Una mierda de isla, para que os hagáis una idea. Cielo gris, gaviotas radioactivas. Y yo, que no tenía ni puta idea de qué significa ser un náufrago, me aferré a los restos de mi nave y seguí allí, intentando reconstruirla. Si veía de vez en cuando otro barco, a lo lejos, no me esforzaba en hacer señales de humo o gritar.

Le echaba una mirada distraída, como mucho.

El tiempo ha ido pasando y sigo en la maldita playa gris. De vez en cuando, con una patera fabricada a partir de trozos del mismo barco, o nadando, he intentado huir de la corriente para lanzarme otra vez hacia el horizonte marino. Generalmente no he recorrido más de dos millas. Volvía la mirada, sentía nostalgia de ese navío destruido, y regresaba a él. Hubiese lluvia monzónica o vientos huracanados, daba igual: entraba en el sórdido camarote podrido, y allí me sentaba a mirar los mapas enmohecidos y desgarrados.

Y es que no sé navegar con otra cosa.

Me doy cuenta, con todo, que no puedo quedarme mucho más tiempo en este lugar. Hace cada vez más frío, y hay cada vez menos recursos. Las mareas van engordando, las gaviotas agudizan su agresividad famélica. El miedo a abandonar lo poco que queda de mi pasado náutico es el tenue cable de acero que me ata al casco carcomido y hueco con el que crucé el océano. Me pregunto si realmente tendré el valor de quemarlo y empezar de nuevo. El temor a ahogarme me supera. Pero no tengo alternativa.

Supongo que hay personas que se quedarían en esta isla. Otras se habrían puesto a dar brazadas vigorosas hacia el infinito. Algunas ni siquiera habrían naufragado. Sinceramente, me la trae floja. Éste es mi naufragio. Es mi problema. Ojalá tuviera un jodido motor fueraborda, un Evinrude de quinientos caballos. Tampoco me serviría de gran cosa: no sé adonde ir. Y el gasoil tiene su precio.

Pero, como decía, ni tengo gasoil, ni tengo motor. Por tener, no tengo siquiera un bote de salvamento. Lo esencial, la brújula, se perdió hace años, en aquella noche tempestuosa que hizo de preludio a la versión wagneriana de Robinson Crusoe que es mi vida - siempre y cuando Crusoe sea un replicante Nexus. Y si no me entienden, tanto da. Lo bueno de ser un náufrago es que uno puede ser todo lo críptico que quiera.

Nos vemos en alta mar.

# - Escrito por Fabrizio el 2006-11-26 a las 01:33


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://fbenedetti.blogalia.com//trackbacks/44900

Comentarios

1
De: Algernon Fecha: 2006-11-26 01:52

Y ya que estamos, y para que la gente no tenga pensamientos extraños, aclararé yo mismo la metáfora: en esta historia la única persona que aparece - explícita o implícitamente, soy yo.

Nadie más. Que para algo la isla está desierta.



2
De: Ly Fecha: 2006-11-26 02:40

¡Qué triste! ¿Cómo coño te las apañas para hacernos llorar o reír tan fácilmente? :-P

Ahora en serio. Esa isla, ¿a qué latitud y longitud está? ¿Tienes un compás? Dilo e iremos al rescate!!

PD: o eso... o colleja ;-)



3
De: servidora Fecha: 2006-11-26 09:48

I used to be a sailor
who sailed across the seas
but now I'm just an island
sice they took my boat away from me
Oh no

I don't like being stationary
I like the rocky wavy motions of the sea
I sit and rot behind these padded walls
hoping one day they'll fall
and set me free

He wrote his epitaph
he wrote his eulogy
it said I think I can die now
for my true love won't come for me
Oh no


I don't like being stationary
I like the rocky wavy motions of the sea
I sit and rot behind these padded walls
hoping one day they'll fall
and set me free...

Tracy Chapman.

Y tírate al agua, coño...



4
De: Estefanía Fecha: 2006-11-26 11:05

¿Robinson Crusoe wagneriano? Eso es casi, casi como si naufragara Der Fliegende Holländer... >:P

Perdona, es que no quiero ponerme trágica... ;)



5
De: Ana Fecha: 2006-11-26 11:38

¿Robinson? ¿No será Odiseo?

http://www.cica.es/aliens/gittcus/kavafis



6
De: Manu Fecha: 2006-11-26 13:08

Una vez alguien me dijo que no se puede huir de uno mismo,no le hice caso porque al mirar no ví a nadie,salvo que considere como persona a mi sombra.¿A que suena a Bucay? Escribo un "pest seller" y ahora vuelvo.

P.D:Es bueno soltar lastre de vez en cuando.Suerte ;-)



7
De: Gon Fecha: 2006-11-26 18:08

No importa que no sepas a dónde vas. Encontrarás una manera de seguir navegando allá hacia el infinito y salir de esa isla gris y aburrida.

Probablemente acabes encallado en alguna otra isla a los pocos meses de salir de allí, pero eso tampoco tiene mucha importancia.

Sea como sea, el barco es lo que importa, non la tua destinazione.



8
De: jose Fecha: 2006-11-26 19:16

No creo que estés solo del todo, ¿algún animalito debe haber no? No sé.. La caza la pesca el excursionismo, lo malo es el no tener nadie con quien dialogar a no ser con alguna palmera o el besugo que pesques en la playa.



9
De: Luis Muiño Fecha: 2006-11-27 13:27

Yo aprendí mucho sobre islas, soledades y naufragios en "La piel fría", de Sánchez Piñol. Lo mismo a ti también te da ideas...



10
De: ZaRiTa Fecha: 2006-11-28 17:37

Siempre me he considerado una reina naufragada, enfarrangada en un empantanamiento sentimental de larga duración.

Contigo, últimamente descubro que quizás soy una diosa mal empleada.

Sé cómo te sientes.

PD: Eres mejor que todo eso.



11
De: Nfer Fecha: 2006-11-28 20:33

Qué bueno que la isla esté desierta.
Lo peor que pudo haber sucedido es que estuviera habitada y estuvieras imposibilitado de lograr cualquier tipo de comunicación con los habitantes. Eso te hubiera convertido en un muerto en vida.
(no intento consolarte, ni siquiera decir que te comprendo. Es una pesadilla recurrente que tengo desde niña, y este relato me la ha recordado)
Un abrazo



12
De: Eulalia. Fecha: 2006-11-28 21:57

Pues, sí: tú eres el náufrago, es tu barco, es tu problema, pero, entonces, ¿por qué puñetas nos lo cuentas, eh? ¿por sadismo?



13
De: El Tipo de la Brocha Fecha: 2006-11-28 22:17

Y lo que Algernon no sabe es que la isla está en el Pacífico Sur y que pronto será el objetivo de una serie de ensayos nucleares.

Todo es suceptible de empeorar, así que veamos el presente con más optimismo, por favor. (Tiene huevos que yo diga esto.)



14
De: La palmera de la isla Fecha: 2006-11-28 23:11

Eres un capullo por decir que la isla está desierta, llevo varios meses observandote y no me has dirigido la palabra. He brotado, crecido y producido cocos... ¡Y tú sigues con tu maldito barco! ¿Acaso no sabes que las plantas somos seres vivos y nos gusta que nos hablen?



15
De: Algernon Fecha: 2006-11-28 23:12

Palmera: ejem, tienes razón :D

Tipo de la Brocha: pues qué bien se pone "Perdidos"...

Eulalia: ¿sadismo? Lo contrario más bien.



16
De: pandora Fecha: 2006-11-29 23:05

Sentirse solo es un momento, un instante, sentirse acompañado, es una ilusión que todos tenemos, que todos añoramos, sino porque escribimos? para no estar solos.



17
De: Marie Fecha: 2006-11-30 18:09

Pense alors dans "Quanto sarebbe stato insipido essere felice!!!



18
De: Inma Fecha: 2006-12-07 23:45

Joder tío, viviendo en la misma isla y ni siquiera me ves. No serás autista? OBJETIVO, OBJETIVO. Mira y aprende y no te lamentes. Ya te dije que la isla estaba llena de misterios y no me creiste.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.198.245.233 (9cb18a59bf)
Comentario

Ver historias anteriores