Ya es el 2007.

Siento que debería decir algo, pero no sé el qué. Me faltan las energías, o quizá el sentido de la ritualidad. No es que me haya convertido en un cenizo, ni tampoco en un deprimido - todavía no. Pero lo único que sentí ayer fue cierto asco familiar, conocido.

Ojo: no quiero caer en la estética depresiva y biliosa de quien condena las festividades - casi siempre sus motivos tienen que ver con tediosas disquisiciones posmodernas. En realidad el aspecto festivo viene muy bien: ahogarse en alcohol espumoso, comer hasta reventar, engordar el propio hígado como patos (como en la Grande Bouffe)... todo eso es aceptable, porque alivia la locura y el miedo a la soledad.

Por lo demás, resulta ya espeluznante, a estas alturas, el dejá vú, la repetición ad nauseam de las mismas imágenes. Irónicamente, ya me quejé de ello el año pasado. No me digáis que ver al Ramón García, ataviado cual vampiro de Móstoles, no cansa. Ramón y la rubia de rigor. Ramón y la esfera que se cae. Las uvas. Las campanadas, explicadas como si fueran un evento astronómico. Por suerte dicen que será la última vez.

Los programas en otras cadenas - sí, tenía la televisión encendida - no es que ofrezcan cosas mejores. Canales franceses, alemanes e italianos ofrecen actuaciones esperpénticas de viejas glorias de la música patria, decorados kitsch, fórmulas que saben a viejo, a podrido. Tan divertido como despertarse en Punxsutawney el Día de la Marmota.

Y luego están los petardos - que no la pirotecnia profesional - con esa ruidosa banalidad que no dice nada excepto "¡Bam! ¡Bum! ¡Estoy aquí! ¡Soy un idiota!". Más de lo mismo con las fiestas de fin de año, que siempre he preferido celebrar en casa. No sé si por mi momentánea aridez social, mi pereza o sencillamente por miedo a meterse en una triste bolgia de cotillones, tapones y mentiras chispeantes.

Había dicho que no tenía fuerzas para escribir. No es verdad. Tengo aceleración negativa. Con suerte, el nuevo año traiga nuevos impulsos hacia direcciones interesantes. Ahora dejad que haga un último esfuerzo...

¡Feliz 2007!

Lo he conseguido. Lo he dicho. Ahora voy a comerme un filete.

# - Escrito por Fabrizio el 2007-01-01 a las 15:29


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://fbenedetti.blogalia.com//trackbacks/45889

Comentarios

1
De: Cziffra Fecha: 2007-01-01 16:05

Que aproveche.

Y, aunque ya empiezo a estar hasta los cojones de la frasecita, por no ser maleducado...

Feliz 2007.



2
De: laceci Fecha: 2007-01-01 16:48

Te he imaginado en una fiesta de cotillón disfrazado de exponencial y los otros números: "chico, intégrate!!" y tú: es que me da lo mismo!!

Joder, ya no sé si era la exponencial o el logaritmo, pero da igual, espero que se entienda.

NOTA: Escribes con la "cansinidad" de alguien que tiene el doble de años de los que declaran tu DNI... COÑO!! a ver si sonries un poco!!!



3
De: Algernon Fecha: 2007-01-01 18:23

:-D



4
De: Al-Khwarizmi Fecha: 2007-01-01 18:48

Feliz 2007. Sea lo que sea eso. :D



5
De: stygyan Fecha: 2007-01-01 18:49

La verdad es que te entiendo, y me das incluso un poco de envidia. No soy de los que tienen cojones de decirle que NO a los amigos cuando preparan la fiesta de fin de año.

Ayer fui sólo a la mitad, la parte de hincharse de alcohol (vaya, soy abstemio). A la discoteca directamente no me entraron ganas de ir.

Y yo quería algo íntimo (véase peli, polvo y cariñitos, no necesariamente en esa orden)



6
De: delnorte Fecha: 2007-01-01 19:59

Pues eso..que tengas un año 2007 estupendo. Yo he salido esta mañana casi una hora a correr, a las once, y me he encontrado con una barbaridad de gente que todavia mantenia la juerga (etílica)...Y anoche, para despedir el año, salimos unos cuantos a las 11 de la noche, con las bicis a recorrer la ciudad..chulísimo. Iluminada, no había nadie. Llegué a casa justo para tomar las uvas. Abrazos fuertes. Carlos



7
De: cuchufletas Fecha: 2007-01-03 00:23

Pues yo me pasé los últimos 15 minutos antes de las campanadas buscando uvas desesperadamente por todas las casas vecinas. Finalmente, llegué a tiempo mientras sonaban los cuartos para darles un paquete de uvas a mis padres. ¡Feliz 2007!



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.162.132.134 (8ff28f79ea)
Comentario

Ver historias anteriores