El día 11 de enero, el gobernador republicano de Illinois, George Ryan, ha conmutado las sentencias de casi 160 convictos del "Death Row" de Illinois a otras penas que no implicaran la eliminación física. Es un gesto sin precedentes en los EEUU. A cuatro de los convictos, se les arrancaron además confesiones mediante tortura. Pongo a continuación el texto de la noticia:


"El sistema judicial de Illinois es imperfecto y está teñido de prejuicios raciales y de clase", se justificó Ryan, mostrando esperanza de que la decisión evite nuevos "errores fatales".
El gobernador calificó el sistema de "arbitrario y caprichoso" para defender su decisión. "Rara vez la gente de prestigio o de dinero --declaró-- es condenada por delitos capitales, y mucho menos frecuente es que sea ejecutada". Las sentencias de la mayoría de los 157 condenados, entre ellos cuatro mujeres, serán conmutadas por prisión perpetua.

Ryan había suspendido las ejecuciones de los condenados a muerte en Illinois hace tres años, después de comprobar que 13 acusados habían sido condenados injustamente.

Amparado en las cifras de una investigación especial acerca de cómo se aplica la pena de muerte en ese estado del medio oeste, el político reveló que las estadísticas muestran que las probabilidades de recibir la pena capital eran 3,5 veces mayores si la víctima del crimen era blanca. Un estudio similar realizado en el estado de Maryland exhibió similares disparidades. En EEUU aún hay 3.500 condenados a muerte.

La decisión de Ryan provocó la reacción de la Casa Blanca que, a través de un portavoz, insistió en que el presidente Bush "sigue defendiendo la pena de muerte para los crímenes violentos". También mereció críticas de representantes de asociaciones defensoras de las víctimas y, especialmente, del fiscal del condado de Peoria, Kevin Lyons. "De esta manera, se está cometiendo una injusticia con las víctimas", dijo. También el sucesor electo de Ryan, Rod Blagojevich, criticó la medida: "Se trata de asesinos condenados, y creo que es un error".



Uno se pregunta qué puede haber detrás del gesto de George Ryan, que además no volverá a presentarse a elecciones. ¿Será cierto que existe algo de ética en este planeta? Otra observación interesante es la mentalidad imperante en los EEUU sobre la pena capital... Desde luego que es un tema delicado, pero ayer los derechos humanos avanzaron algo más en el "país de la libertad".

# - Escrito por Fabrizio el 2003-01-12 a las 18:35


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://fbenedetti.blogalia.com//trackbacks/4745

Comentarios

1
De: Ctugha Fecha: 2003-01-13 21:13

¿Por qué lo hizo? Porque pudo. Es un suicidio político eso de quitar la pena de muerte. Eso sí, los que vengan las pasarán putas para reponerla...



2
De: Algernon Fecha: 2003-01-14 12:59

En EEUU sin duda sería un suicidio político... se dice por ahí que tomó la decisión después de una llamada telefónica con Nelson Mandela...



3
De: javier Fecha: 2005-10-11 12:43

me alegro que todos los asesinos homicidas terroristas y violadores ect haya sido condenados a cadena perpetua asi estaran toda su vida en la carcel pagando sus crimenes hasta su final



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.224.86.148 (5e3c48777a)
Comentario

Ver historias anteriores