La otra noche asistí a un concierto de La Mafia Blues Band, grupo en el que mi amigo Vicente toca la guitarra - y además muy bien. Disfruté bastante - no es frecuente que asista a este tipo de eventos sociales, y cuando voy intento pasarlo pipa.

Como suele ocurrir cada vez que voy a un concierto, me puse a marcar el ritmo con las piernas y las manos nada más sentarme, en una especie de trance instintivo, arcos no-tan-reflejos disparándose en mi médula espinal y quién sabe qué otros factores neurológicos. El caso es que, después del concierto, me puse a reflexionar sobre mi hipercinesia musical y saqué alguna que otra tentativa de conclusión. Desde siempre muevo las piernas y palmeo sobre ellas intentando seguir el ritmo de las canciones.

Es imposible que me quede quieto.

Creo que acabo de descubrir dos pasiones largo tiempo reprimidas en mi interior por los motivos más diversos. Encerradas en el búnker motivacional, siento que yacen mis afinidades hacia la rítmica, bajo el disfraz del baile y las percusiones (que, en el fondo, vienen a ser las formas de expresión más antiguas y relacionadas en el ámbito acústico-atlético). Supongo que también tiene algo que ver mi enorme agresividad, también domada y mantenida a raya. Bailar y percutir un tambor me llaman poderosamente la atención, pero siempre he evitado pensar en ello.

Con el baile lo llevo, tal vez, crudo. Lo admito. No digo que haya que ser una sílfide para danzar (sólo hay que ver las piruetas que hacía el bueno de John Belushi), pero me cuesta imaginarme a mí mismo, un tipo que pesa más de cien kilos y con la masa de un lanzador de martillo, librarse en altos vuelos coreográficos, desahogándose y dando rienda suelta a su deseo testosterónico de encender los 650 músculos del cuerpo en una sola llama oxhídrica. Paciencia, me digo; además, mi timidez no ayuda para nada (el miedo de hacer el ridículo me supera).

Ahora bien, existe la otra alternativa: las percusiones. Concretamente, aprender a tocar una batería. Puede que en este deseo influya mi padre, que llegó a tocar ese instrumento con bastante pericia en su juventud, y que ha ido enseñándome algunas maravillas que se pueden lograr con un par de palitos y unas cuantas cajas, desde los virtuosismos de Billy Cobham hasta la solidez y creatividad de John Bonham (y eso hace que tenga gustos musicales de abuelete, claro). Mi hermano, que toca sin problemas media docena de instrumentos, ha acogido con escepticismo mi interés por el tema, y me ha aconsejado coger un palo y ponerme a reventar sandías.

Aunque es muy posible que reventar cosas se me de genial y me permita liberar una nada despreciable cantidad de energía, no es lo que yo consideraría una "actividad socialmente valorada", y tampoco constructiva. A fin de cuentas, incluso Richard Feynman se deleitaba con los bongos; ¿qué puede haber de malo en dar la batuta con una batería? La figura del batería siempre me ha gustado: lleva, junto al bajo, el peso de la melodía. Desde la sombra construye el esqueleto acústico de la canción, aporreando con precisión aproximada sus platos y tambores, lanzándose en súbitas estampidas y explosiones sonoras que abren el camino para el baile.

Conforme voy entusiasmándome con la idea pienso en el mayor problema de todos: elegir un sitio donde practicar. El garaje podría ser una buena opción, ya que probar en otra habitación queda descartado. Lo ideal sería una cámara anecoica hecha con cartones de huevos y material aislante; pero a ver quien sacrifica una parte de la casa para semejante capricho. ¿O me pongo a bailar?

A ver si voy a tener que reventar sandías...

# - Escrito por Fabrizio el 2007-03-01 a las 12:41


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://fbenedetti.blogalia.com//trackbacks/47572

Comentarios

1
De: BioMaxi Fecha: 2007-03-01 13:53

Apuntate a kendo.
Opcionalmente puedes ponerte trash metal en el ipdo mientras revientas sandías.



2
De: El Tipo de la Brocha Fecha: 2007-03-01 19:55

El lugar adecuado para practicar con la batería es LEJOS.



3
De: Sansara Fecha: 2007-03-01 20:51

No te desanimes, Faber... yo, sinceramente, probaría con el baile. Si tienes sentido del ritmo el resto viene solo. Y piensa, eso sí, que aunque los demás te vean como a Eva Nasarre en medio de uno de sus programas de gimnasia, en lo que consiste el asunto es en dejarse llevar. Y cuando uno hace eso, lo demás -salvo que le dejen a uno sitio- importa un bledo.

Lo digo por experiencia ;)



4
De: Adirael Fecha: 2007-03-02 00:44

Yo siempre he querido tocar la bateria, pero por cuestiones de espacio he terminado con una guitarra.

La solución al espacio/ruido: batería electrónica. Pero a ver quien la paga...



5
De: ArchEnemy Fecha: 2007-03-02 09:34

¿Y tocar un bajo? no es tan sonoro como la percusión, pero puedes llegar a sacar sonidos lo suficientemente graves como para que te provoquen ese cosquilleo en la columna que induce a moverse. Permite gran variedad de estilos según el estado de animo (funk? metal? jazz?) y puedes moverte y dar vueltas mientras tocas :D.



6
De: La_RaK Fecha: 2007-03-02 17:23

Lo más importante, ya te lo han dicho, es dejarse lleva, como en todo... A partir de ahí, si quieres ir más lejos grábate y a ver qué t sugieres a ti mismo :))



7
De: Lola Fecha: 2007-03-03 20:33

Pero entonces... batería o percusión pequeña?



8
De: Algernon Fecha: 2007-03-03 20:40

Lo que surja :-D



9
De: Pikarah Fecha: 2007-03-05 11:26

Lo que realmente buscas es una experiencia liberadora. En mi caso pongo NewMetal (Linkin'Park) en el coche a todo volumen y canto hasta que siento que me van a explotar todas las venas de la cabeza. Terminas agotado, pero llegas al trabajo des-estresado :-D. Por todo lo demás, si lo que quieres es ocupar tu tiempo, te sugiero una guitarra como ya te han aconsejado. Es mucho más fácil de conseguir y además existen multitud de programas para afinar la guitarra y tocar las primeras notas. Lo demás viene de dentro.



10
De: jose Fecha: 2007-03-10 01:01

La guitarra es muy desagradecida y el bajo es un coñazo. No les hagas caso a los comentaristas anteriores y cómprate la batería, hombre.



11
De: Gvs Fecha: 2007-10-09 01:28

La verdad no hay nada com tocar la bateria, aparte que cuando ya empiezas a tocar en algun grupo, conoces mas y mas personas, viajas, te la pasas chido, como terapia, mientras tocas si se te borra el casette y solo piensas en el instrumento, puedes tocar el estilo que quieras dependiendo tu estado de animo, pero te advierto que se vuelve un vicio y una parte de la vida, para practicar, pues empesarias con un set sencillo de 5 piezas, me imagino que en tu cuarto cabe muy bien, busca alternativas en internet para hacer el cuarto a prueba de ruido, no necesariamente con cartones de huevo., un saludo y suerte



12
De: Gvs Fecha: 2007-10-09 01:40

checa estos modelos de bateria portatiles y pequeñas

http://shopwiki.com/wiki/Portable+Drum+Sets, una de estas cabe en donde sea



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 23.20.64.16 (f67d4650bd)
Comentario

Ver historias anteriores