Qué día más interesante.

Subo a las 20:30 en el Cercanías, para volver a casa. Subo con mi habitual cara de seriedad, vestido de negro, con mi mochila negra y mis gafas negras. Y, en cierto modo, no me sorprende que la gente me mire o no se siente a mi lado. Confieso que en ello escondo cierta coquetería apocalíptica. El caso es que tomo asiento y me dispongo a cerrar los ojos y escuchar música, como siempre. Constato, nada más apoyar el trasero, la presencia de dos chavales al otro lado del vagón. Uno viste a la manera punki, sin saber que hace 30 años que esa moda lleva muerta, enterrada y descompuesta. Su amigo y él se pasan una litrona, la botella marrón y deforme que es el preludio a una borrachera barata. Beben y beben. Ni para drogarse tienen estilo. El punki alterna eructos a frases ininteligibles. El compañero, pasivo, asiente abobado.

Cuando el tipo sube sus pesadas botas en el asiento de enfrente, me quito un auricular. Dejo pasar un minuto, dos, titubeante. A veces tolero que alguien ponga los pies encima de un periódico, o en el espacio entre los asientos; a veces pido con cortesía que el personaje de turno baje sus pinreles, indicando el cartel de prohibición. Normalmente funciona. Supongo que lo hago por una mezcla de rabia, sentido cívico y mala leche. La de poner los pies en el asiento es la moda de los trenes Cercanías, y yo la odio. El sujeto no quita sus suelas del revestimiento gastado, se queda igual. Me acerco entonces con la cabeza y le pregunto si, por favor, podría quitar los pies. Se lo pregunto con cortesía, mirando por encima de las gafas. Un corderito no lo habría hecho mejor.

El imbécil deja colgando sus numerosos piercings y me mira con ojos vidriosos. Eructa. Y luego me pregunta que por qué. Le hago notar que no es higiénico, y él dice tener las botas limpias. Sonrío. Su compañero, más sensato, no dice nada; no bebe siquiera. El punki sigue en sus trece. Le hago notar que si pasara un controlador, éste le pediría retirar las piernas. Me lanza la pregunta retórica ("¿Eres un controlador?"), y yo respondo que está dañando propiedad pública. Con sus pocas luces, el otro replica que "el público le importa una mierda", y pone los pies de forma aún más descarada sobre el asiento. Le dedico una sonrisa torcida: "Uuuh, qué rebelde". Él se queda perplejo, pero no quita los pies. Un litro de cerveza y ya está borracho. Parlotean sobre liar un porro y les digo que hagan lo que quieran. No es la época adecuada para los duelos con espada y pistolas.

Como era de esperar, nadie en el vagón dice nada. No quieren problemas: algo humano y comprensible. Un yuppie junta los dedos de las manos y se pone a meditar - buen chico. Llega el controlador con su chaqueta y corbata, nervioso. Los chavales no encuentran el tiquet. Litrona a la vista. El controlador les ordena bajar los pies, y les advierte de la eventualidad de que llame a la Guardia Civil. Temeroso de la autoridad, cual corderito, el punkarra baja los pies. Ocurre a menudo: el cretino desafiante lo es en ausencia de la ley, pero ante ella obedece como un niñato acojonao. El controlador se va y él vuelve a poner los pies arriba. Acto seguido refunfuñan acerca de lo mierdoso que es viajar en tren, y no consiguen encontrar el servicio - a pesar de que se lo indique dos veces. Concierto de eructos. Su amigo parece haber recobrado un aliento de sobriedad y se hunde en el mutismo avergonzado de quien acompaña a un idiota.

Cambiemos ahora de situación.

Vuelvo a casa y mi madre me cuenta otro hecho sorprendente: esta mañana iba con una amiga en coche y, al parar en un cruce, ocupó algunos centímetros del paso de cebra. Pasan dos mujeres con sendos carritos de bebé y empiezan a gesticular hacia mi madre. Ella baja la ventanilla y las dos mamás empiezan a lanzar invectivas, a amenazar con llamar a la policía. El desconcierto se apodera de mi madre y su amiga. Al pasar el semáforo a verde, mi madre sigue su camino. Más tarde se cruzan con esas dos no-tan-jóvenes hembras de Homo Sapiens, por la acera. Éstas reanudan su ataque agresivo, insensato: no sólo llaman a la policía nacional, sino que instan a mi madre y su amiga italiana a no moverse. A la amiga le dicen que se calle o que hable en castellano. Llega la policía, alarmada. La sorpresa de los agentes va en un aumento conforme oyen el relato.

Obviamente no ocurre nada. Los agentes retienen las risas a duras penas. Les dicen a las dos portadoras de carrito de bebé que se calmen, que tendrían que haber llamado a la policía municipal (al ser un "problema" de tráfico). Luego una de ellas se inventa que mi madre ha intentado darle dinero para sobornarla, y el policía suelta una carcajada: "dar dinero no es un crimen". Mi madre se aleja, dejando a los perplejos agentes en compañía de las dos mujeres de histeria fácil.

Ambos casos, el del punkie falsamente rebelde, y el de las dos mujeres-caniche, vienen a indicarme lo precario que es el equilibro social. El punki del episodio, en el fondo, es el menos grave: estaba borracho, y era relativamente inofensivo. Es fácil transgredir en las pequeñas cosas, y aún más fácil ser un cobarde. Lo difícil es ser un revolucionario. Tampoco se le pueden pedir peras al olmo, es cierto. Hay un montón de gente que se pasa por el forro los derechos más elementales, o que se cree con libertad, como dijo el tipo, de poder hacer lo que quiere por el mero hecho de pagar un billete de tren. En esos casos, poco se puede hacer. Buscar el diálogo fue inútil.

Como lo fue también en el segundo caso, en el que las dos mujeres con carrito de bebé creían estar en posesión de algún tipo de poder legislativo. Es una lástima que no hubiese podido presenciar ese acontecimiento: me hubiera relamido, las hubiese bombardeado con preguntas incómodas acerca de la pobreza y vacuidad de sus vidas de conejas consumistas, de empujadoras de carritos de bebé, de histéricas redomadas, desperate housewives víctimas de los clichés sociales, del "se me pasa el arroz" y de las publicidades de potitos. Será que me estoy volviendo sádico, pero no soporto ese espíritu del "usted no sabe quien soy", del "apártese de mi camino". Como si tener un carro o una pegatina de "niño a bordo" otorgara automáticamente prerrogativas superiores. Qué tristeza de mujeres, ahogadas entre juguetes Fisher-Price y colonias Nenuco, venenosos vientres andantes que criarán a sus monstruitos sin ningún atisbo de valores universales.

Es ignorar las reglas o inventárselas. Así estamos. Asco de mundo.

# - Escrito por Fabrizio el 2007-03-09 a las 23:12


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://fbenedetti.blogalia.com//trackbacks/47812

Comentarios

1
De: jose Fecha: 2007-03-10 00:53

¿Para qué molestarse? Ya ves lo que hicieron los guardias, seguirles un poco la corriente y reirse de las conejas. En cuanto al niñato, para eso está el guardia.



2
De: Víctor Fecha: 2007-03-10 14:59

Sólo decirte que me siento identificadísimo con lo que dices, "asco de mundo", de verdad. Además como bien dices, el primero digamos que no tiene remedio, pero es que las segundas van a criar! Esto me produce escalofríos. Estoy cansado de ver a la gente avasallar a los demás, como si todos los derechos fuesen suyos y los deberes del resto de la gente que les incordia.
Y esto no va a mejorar.



3
De: Mars Attacks Fecha: 2007-03-10 16:25

A tu madre le pasan cosas muy raras.



4
De: laceci Fecha: 2007-03-11 20:40

La gente en general está bastante crsipada.... Yo tengo que reconocer que de vez en cuando pongo las patas encima del asiento de enfrente, pero intento no mancharlo....
Odio los cercanías...



5
De: Herr Spock Fecha: 2007-03-11 21:39

El otro día conocí a un tipo al que le había dado un ataque al corazón en un ataque iracuando del tipo "asco de mundo".

Si la sociedad va a la debacle, o hacemos algo para evitarlo o no, escójase al gusto, pero cabrearse "is futile".



6
De: Algernon Fecha: 2007-03-11 22:54

No estoy particularmente cabreado; más bien disgustado.

Sobre todo pienso que expresar los propios sentimientos no sólo no es fútil, sino que resulta provechoso para instaurar diálogos y reflexiones que vienen a ser la base de desarrollos políticos potenciales. El tipo al que le dio el ataque al corazón debería comer menos fritanga, no cabrearse menos :-)

Por mi parte, y a ínfima escala, intento hacer lo que puedo para que el cacho de Cosmos a mi alcance no se vaya a la porra; dicho así parece el discurso de un megalómano, cuando en realidad hablo de cosas tan ridículas como no ensuciar las zonas verdes.

Sobre lo de evitar el finismundis, se admiten propuestas - utilitaristas o no.



7
De: Gala Fecha: 2007-03-11 23:25

Juas, juas, juas,...
Yo sin embargo me dedico a poner hojas de reclamaciones: el otro día en el Carrefour por poner en la solicitud de la targeta Pass que en caso de ser ama de casa tienes que rellenar los datos de tu cónyuge.... Una injusticia, vamos.
Eso sí, la cara de mala leche que se les pone cuando pides una hoja de reclamación oficial....
:-P



8
De: Pikarah Fecha: 2007-03-12 09:47

Hay tantas cosas que no están bien en el mundo que, realmente, tomarla con señoras dequiciadas con carritos de bebé, llamarlas vientres venenosos y despreciar de esa manera a otro ser humano, no me parece ninguna hazaña. Todos los días ocurren cosas que nos crispan, nos vuelven iracundos e insensibles a los demás. Pero, ¿de qué vale prestarles la más mínima atención? Ellos seguirán sus caminos y tú serás tan sólo una anécdota que contar en casa al igual que ellos lo son para ti. Hoy en día, cambiar las cosas es prácticamente imposible.



9
De: Algernon Fecha: 2007-03-12 10:35

No, cuidado: no eran señoras desquiciadas. Eran auténticas locas de armas tomar que intentaron retener a mi madre en plena calle, la insultaron y abusaron de los servicios de seguridad. No es un problema de prestarles atención: es que ellas ya la prestan, y demasiado, con chorradas. Y encima de forma agresiva.



10
De: El Tipo de la Brocha Fecha: 2007-03-12 15:26

Asco de mundo. Asco de gente. Siempre será igual. Hay enfermedades para las que no existe remedio.



11
De: Torcuato Fecha: 2007-03-13 15:21

Desgraciadamente nos estamos convirtiendo en lo que somos: seres egoístas.
El egoísmo lo llevamos escrito en nuestros genes. Gracias al egoísmo hemos sobrevivido durante millones de años y hemos llegado hasta aquí.
Con el fin de fomentar una sociedad unida, la Iglesia inculcó a nuestros antepasados el altruismo y el respeto hacia los demás. Es lo que nuestros abuelos han intentado inculcar a nuestros padres y éstos a nosotros. Por desgracia, nuestros padres no han podido educarnos en el altruismo y el respeto hacia los demás, quizás por la falta de una educación religiosa en nosotros.
Yo no creo en ningún dios, ni en la Iglesia como tal, pero sí creo en algunos de los valores que la Iglesia nos ha intentado inculcar: el altruismo y el respeto.



12
De: Anónimo Fecha: 2007-03-14 00:01

El punki probablemente tendria una madre parecida a alguna de esas mujeres con las que se encontró tu madre.



13
De: Luis Amezaga Fecha: 2007-03-14 12:24

Habrá días mejores, pero no por ello dejará el mundo de ser un asco ;)



14
De: jes Fecha: 2007-03-14 17:32

aca en méxico -y supongo que en todo el mundo- padeciendo lo mismo...dejo mi relat
o...

Seguia sumida en mi rutina automatizada hasta que una idea vaga paso por mi y decidi cambiar ligeramente mi direccion. Sali, camine hacia ese cuarto en espera de una hora tranquila de lectura, resguardada del frio y de mis inquietantes interrogantes, entre y me acomode en un silloncito, de pronto lllegaron tres adolescentes y se sentaron en el sillon de a lado comenzaron a decir groserias en voz alta a reir a carcajadas y lo mas exasperante llego cuando uno de ellas subio sus tremendas extremidades inferiores a la mesita....gente hablando animadamente por el celular -largo tiempo-, no pude soportarlo pero tampoco queria estallar -despues de todo me encontraba en la "empresa" en la que laboro- asi que sali lo mas pronto de ahi y me refugie en las heladas escaleras.

que es la calidad? que es una escuela de calidad...o peor aun, que es una vida de calidad? que es una persona de calidad de acuerdo a las certificaciones? debemos conformarnos con lo mesurable? se les condiciona para que reaccionen solo cuando estan siendo observados o regulados?

De sobra esta decir que no me refiero a esta situacion en particular ni siquiera a las escuelas, es simplemente que ya no quiero seguir en esta condicion de masa moldeable e inerte -aunque los actos parecen a primera vista demostrar lo contrario-



15
De: elcuidadordelzoo Fecha: 2007-03-15 13:36

tu relato me parece contradictorio, hablas de tu fuerte personalidad, y de que "sos un duro" y la gente te tiene miedo. Pero por otro lado decis que un pibe que es punk "esta pasado de moda". Osea que sos una moda? o mque vos seguis a la moda?. Ahh, y te aclaro, el punk no es una moda.
Saludos



16
De: Juan Lupión Fecha: 2007-03-15 13:43

"vienen a indicarme lo precario que es el equilibro social"

Pues sí. Y es que el equilibrio social se va al garete más deprisa de lo que parece, y nos convertimos en pequeños (o no tan pequeños) monstruitos. Luego sale la gente en la tele diciendo aquello de "si era un buen chaval, parecía buena persona".



17
De: Maite Fecha: 2007-03-16 15:11

A nosotros una vez una mujer empezó a gritar que uno de nuestros perros la había atacado en presencia de unas 50 personas, las cuáles lo negaron rotundamente frente a la policia. Empujó a mi amiga embarazada, nos insultó .. todo un espectáculo. Resultó ser Asistente Social y nos costó 25.000 pelas de las antiguas.



18
De: Ubertino Fecha: 2007-03-16 15:42

Tienes toda la razón, y ya no creo que sea sólo falta de educación sino auténtica sobrevaloración de uno mismo y mi situación en el mundo. A estas personas intentas explicarles que se propasan y ni siquiera sospechan de que les hablas. Como dicen los argentinos, no se ubican. Desde su punto de vista todo gira a su alrededor, así de simple. Es una lucha perdida, desde el no saber dirigirse a sus mayores hasta escribir en código sms en los comentarios de una bitácora pasando por todo lo que describis y más. Lo bonito que sería una sociedad educada, porque la educación trae belleza y seguridad, ¿o no?



19
De: Automatic Jack Fecha: 2007-03-17 21:23

Tres observaciones:
1) Te estas haciendo mayor.
2) Aqui lo que hace falta es una guerra nuclear, sobre todo para solucionar el problema del trafico.
3) Comprate un coche y aumenta el mal karma general o vente al campo. La vida es igual de frustrante pero podemos darnos la vuelta y mirar a la montaña de vez en cuando.



20
De: Lumons Fecha: 2007-03-18 21:02

Buenísima entrada. Está muy bien desarrollado todo. Yo también planteo estas cuestiones en mi blog.



21
De: bollyboom Fecha: 2007-03-19 14:28

Felicidades por vuestro trabajo. Quería presentaros mi iniciativa, posiblemente el primer blog en castellano que aporta las últimas noticias sobre el maravilloso cine de Bollywood. Realizado desde la India; pulsad aquí para verlo. Un saludo y seguid así.



22
De: Un rebelde güey (que no guey) Fecha: 2007-03-19 20:24

Al leer el post creí estar releyendo algun pasaje de La conjura de los necios, pero no, no eres Ignatius. A mí me pasa un poco como a tí, pero en un campo mucho más reducido: no soporto a la gente que no soporta tantas cosas de los demás y hacen doctrina de ello (en este caso, no me soporto yo).



23
De: Anónimo Fecha: 2007-03-19 21:13

Me da la impresión de que ya tenías otros posts sobre lo mal que se comporta la gente en el transporte público y lo mal que trata la gente a tu madre.



24
De: Algernon Fecha: 2007-03-19 21:21

¿Y?



25
De: Alguien Fecha: 2007-03-23 00:57

Vamos a ver me cago en la puta, y quien coño eres tu para decirle a alguien lo que debe hacer hay algo llamado LIBERTAD y si alguien le tiene que decir a esos chabales algo es su madre y su padre no tu ni tu vieja.

Y coño a las del carrito normal... ellas son el modelo a seguir mas bebes y menos conducir, que vale la culpa no es de tu vieja, ni de las señoras con bebes, si no del gilipollas que le dio el carnet de conducir a tu madre.

Y dedicaros a escribir algo que merezca la pena y no haga perder el tiempo a la gente al leer como por ejemplo escribir del cancer o de el aumento del 90% de alergicos en españa en los ultimos 10 años.



26
De: Algernon Fecha: 2007-03-23 01:37

Me parece, Don Alguien, que no tienes ni zorra idea ni de lo que es la libertad, ni tampoco de lo que es la ortografía.

Que te mejores, pollo.



27
De: chuache Fecha: 2007-03-23 03:18

En una cosa si tiene razón este "alguién".

Se le da uso de la libertad a gente que no ha hecho ni un miserable cursillo del INEM sobre como usarla, ni se han leído la posología y las contraindicaciones en el prospecto.

Pero nada... allá van conduciendo su libertad sin carnet ni nada.

Y así pasa lo que pasa, que te encuentras con accidentes libertarios (cuando no liberticidas) a cada momento.



28
De: lightme Fecha: 2007-03-25 03:47

LIBERTAD...eso es solo un concepto, no es algo que se pueda decir la libertad vale o pesa o tiene estos efectos...es un concepto que ademas en nuestra sociedad no cuadra mucho pues despues de todo tu libertad puede coartar la de los demas o el orden publico que se rige por la misma palabra libertad..asi que ale centrese primero don alguien y a trollear a otro lado.



29
De: akira Fecha: 2007-04-13 19:42

que raro es el proceso de percepción, cuando el que cruza las fronteras de los permitido socialmente es un "otro" desconocido y nosotros reclamamos nos parece hacer "justicia", pero cuando los papeles se invierten, y es uno quien las cruza o algún conocido, le damos matices atenuantes tales como "fue solo un poco" o "no fue para tanto", etc. y el que reclama, queda entonces como un "histérico"... que selectivo no?



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.225.3.207 (07fd407cc0)
Comentario

Ver historias anteriores