Estoy de mudanza.

Ocurre cada cuatro, cinco años (en italiano, ogni morto di Papa). Pues bien, en tales ocasiones siempre tengo la oportunidad de hablar con Scruffy, el grumo de polvo auto-consciente que ha crecido - más bien se ha depositado - detrás de una estantería, a salvo del mundanal ruido y de la aspiradora, aguardando en silencio la venida de algún elegido (un ácaro, por ejemplo).

Me siento en el suelo y Scruffy se queda allí, paciente, a mirarme con sus dos botones perdidos mientras juguetea con una uña cortada o un hilo de lana. De repente veo animarse a esa masa informe y grisácea de pelusa, virutas y otras cosas que es mejor no mentar, y me animo a darle un poco de conversación ligera.

- ¿Passa Scruffy? -, le pregunto.

- Eh.

- ¿Que cómo te va?

- Ecco, no sabría decirte -, contesta, lanzando un resoplido que por poco no lo descompone. No es que sea gris: es un tono grisáceo del gris. Un no-color.

- ¿Sabes? Voy a mudarme -, le confieso con tono dulce y comprensivo, bajando la mirada.

- Es curioso. Los pececillos de plata tenían una profecía al respecto. Me han dicho que me re-encarnaré.

- Re-empolvarás.

- Sí, bueno, en sentido figurado, ya sabes. Toda esa mierda hay tomarla con pinzas.

- Con la escoba. O con un paño anti-estático.

- Me refería a las profecías -, dice agitando una miga de pan petrificada.

- Ah.

- ...

- ...

- No somos sino polvo - suelta él, de improviso. El derrotero que está tomando la conversación no me gusta. Demasiado francés.

- Algunos más que otros - contesto nervioso. Mis uñas están dejando marcas en la bayeta, todavía húmeda. Scruffy la ve, pero no dice nada, estóico. Intuye su destino.

- Fabrizio, ¿puedo hacerte una pregunta?

- Claro, adelante -, contesto sonriendo. Me brillan los ojos por la emoción.

- Yo... ¿soñaré?

Bajo la mano con un gesto raudo, aplastando a Scruffy con la Vileda amarilla. El pequeño partisano de la suciedad cesa, por así decirlo, su sedimentaria y fluctuante existencia.

Pero se re-encarnará, y eso me tranquiliza. Polvo fue y polvo volverá a ser. La rueda del karma y la suciedad siempre hicieron buenas migas.

# - Escrito por Fabrizio el 2007-08-05 a las 00:54


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://fbenedetti.blogalia.com//trackbacks/51328

Comentarios

1
De: JJ Fecha: 2007-08-05 10:51

¿Y no será que fue a otro plano alternativo de la realidad llamado "vertedero"?



2
De: Algernon Fecha: 2007-08-05 10:54

Mmm, podría ser. Tengo que consultar el De Vermiis Mysteriis...



3
De: Anónima Fecha: 2007-08-05 13:14

Hecho de menos aquellas pelusas tan simpáticas que habitaban del lado de la cama del Anónimo en nuestra primera casa de recién casados. No siempre se reencarnan ... *suspiro*

PD: es lo que tiene vivir en una casa con niñas, que las niñas les pueden a las pelusas ;-)



4
De: Anónima Fecha: 2007-08-05 13:15

:'´´(

en momentos como este es cuando más ECHO de menos la edición de comentarios...



5
De: servidora Fecha: 2007-08-05 23:12

Lepismas. Los pececillos de plata, digo, son lepismas. Un día te dejaré un bonito libro en el que se cuenta la épica pelea de un libro pequeñito con una horda de lepismas para que no se comieran a un libro viejo y cansado...

Y... ya me has fastidiado mis planes de limpieza... ahora pensaré en mis propios scruffies...

¡Vaya!
¡¡¡Gracias!!!

:-D



6
De: Mars Attacks Fecha: 2007-08-05 23:43

Lepismas... esos increíbles seres, los únicos del reino animal capaces de digerir celulosa sin la necesidad de flora bacteriana especializada.

Lo de la pelusa autoconsciente... ¿un momento "User Friendly"? Tengo que retomar la saga donde la dejé, más o menos por el año 2002, con un simpatiquísimo Dust Puppy ;)



7
De: Javitxu Fecha: 2007-08-06 10:44

Scruffy es parte de tí: millones de fragmentos de epidermis que a lo largo de los años has ido soltando, pequeñas acumulaciones de adn muerto...




8
De: JJ Fecha: 2007-08-06 10:54

Dust Puppy... efectivamente....



9
De: Nfer Fecha: 2007-08-07 14:23

¡es Anónima, es Anónima! su marca de agua quedó impresa en el comentario, ¡sé reconocerla!

...Ejem.
Acá tenemos scruffies anónimos (perdón por el juego de palabras, quiero decir que no tienen nombre, no los que extraña Anónima :p), por lo cual me alegré al leer tu post: ya tienen nombre.

Ahora sé cómo dirigirme a ellos.

Porque ellos se dirigen hacia mí sin el menor escrúpulo (...miento, a veces traen escrúpulos escondidos entre su compleja estructura)
:)



10
De: Fla Fecha: 2007-08-12 01:18

Me parece que mis charlas sobre karma y reencarnación te han impresionado un poco...

Fla



11
De: ValaRaukar (Etreum.Tk) Fecha: 2007-10-03 20:34

Muy bueno. Me has sacado una sonrisa.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.162.132.134 (8ff28f79ea)
Comentario

Ver historias anteriores