Esta mañana, al salir de casa, me sentí bien: llovía ligeramente, el sol estaba empezando a salir. Todo tenía un tono "soft", entre naranja, ocre y gris. Era como estar en un vaso de whisky aguado, inmersos por todos los lados en una luz amniótica. El aire era fresco, húmedo, limpio.

Mientras escribo ahora, se ha perdido en buena medida ese tono anaranjado, y la lluvia ha sido sustituida por una especie de capa nebulizada de agua que empapa la ropa imperceptiblemente. Sigue siendo agradable; en cierta manera, me recuerda la niebla húmeda de mi tierra.

Posiblemente, por vivir en una zona más bien seca, la lluvia constituya una grata sorpresa. El cambio climático me devuelve alegría, a través de la variedad. ¿Qué hay de más excitante que un temporal en julio, con truenos fuertes, nubarrones negros que cambian de repente ese aburrido cielo color vaqueros, y esas gotas que a veces se convierten en granizo ruidoso? ¿Y qué decir de las lluvias ligeras de la primavera, que parecen estar ahí para acompañar a los sentimientos tristes de los pobres
enamorados (como yo)?

Supongo que digo esto porque vivo aquí y no en Vietnam :D

Algernon

# - Escrito por Fabrizio el 2003-02-25 a las 23:25


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://fbenedetti.blogalia.com//trackbacks/5673

Comentarios

1
De: Algernon Fecha: 2003-04-08 01:00

Esta es una prueba de comentario hecha desde el navegador Lynx!!!



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.166.191.100 (320345365c)
Comentario

Ver historias anteriores