El Amor es algo maravilloso, dicen. Estoy seguro. Pero si se quiere lograr algo en este sentido, hay que tener en cuenta algunas cosas que pueden ayudarnos en nuestro camino de "amantes-wannabes". Ésta es la primera entrega sobre el tema, a modo de introducción.

A la hora de pensar en el amor heterosexual, los hombres tenemos que dar cuenta de un primer hecho irrefutable:

1 - Todas las mujeres heterosexuales tienen novio

Sea éste un compañero sentimental, un "amigo", un esposo, un chulo, un santo, alguna divinidad que baja del cielo en forma de cisne o de toro. Las mujeres que no tienen novio son dificilisimas de encontrar, más aún teniendo en cuenta la validez del famoso Principio de Casanova - consecuencia del Principio de Incertidumbre de Heisenberg, que dice:

- No podemos saber con exactitud lo que piensa una mujer

Del cual se desprende un primer corolario:

- Es imposible determinar el estado civil de una mujer en un momento dado

Es evidente que una mujer jamás permanecerá soltera el tiempo suficiente como para que un hombre perciba el cambio fundamental. Si por casualidad encontráramos una mujer soltera, ésta negará su condición diciendo que está "enamorada". Es posible también que una mujer acabe de salir de una relación anterior, con lo que no quiere "saber nada" de otra relación. En estos casos, intentar la seducción es peligrosísimo. El hombre corre el riesgo de ser asimilado como "amigo", con lo que sus posibilidades de llegar a una relación son más bajas que las de que el Papa corra los 100 metros en 10 segundos.

Existen, eso sí, algunos casos de mujeres solteras en las siguentes especies: bibliotecarias, sacerdotisas, carniceras, conductoras de camión, campeonas de tiro al plato, etcétera.

Una observación más interesante, basada en datos empíricos, es la que afirma que hay más mujeres que hombres en el planeta. Obtenemos así una primera predicción:

Si todas las mujeres tienen novio y hay más mujeres que hombres, hay un pequeño grupo de hombres polígamos

Los así llamados "gigolós", o "hacedores de cuernos". Su característica más notable es el completo desinterés que manifiestan hacia las mujeres, junto a otras características desagradables, que, inexplicablemente, constituyen para la mujer heterosexual una fuente de atractivo inagotable. Los neurocientíficos siguen barajando aún algunas hipótesis acerca de esta conducta no-adaptativa, que lleva generalmente a una mujer joven a una desilusión perenne*.

* Los neurocientíficos son casi todos solteros.

[To be continued...]

# - Escrito por Fabrizio el 2003-04-05 a las 22:37


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://fbenedetti.blogalia.com//trackbacks/6900

Comentarios

1
De: haujobb Fecha: 2003-04-08 08:14

Como siempre alarde de mentalidad y capacidad profunda la de nuestro Algernon. Un texto impecable!



2
De: Algernon Fecha: 2003-04-08 19:16

Pues espera a que salga la segunda parte Haujobb, juas juas ;)



3
De: Angi Fecha: 2003-04-08 21:49

:)))



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.159.148.171 (b53a151e36)
Comentario

Ver historias anteriores