De Niro en Taxi Driver. Sí, es él. Mañana por la mañana es probable que haga lo mismo enfrente del espejo, pero con más michelines y sin pistola. Cielo santo, cómo odio los lunes.

No, quizá me equivoque. Quizá lo que odie son los domingos por la tarde. Esa inescapable progresión de horas, minutos y segundos hacia el lunes que se acerca. La angustia que trepa por la espalda como una araña alegre. El deseo de que no se acabe el fin de semana, el "descanso", el dolce far niente, la diversión forzada. Dormir hasta las dos de la tarde, respirar con tranquilidad la brisa de mayo, ver una película hasta las tantas, desayunar en casa y sin prisas.

Soy un cobarde. ¿O sólo es pereza? Quizá sean ambas cosas.

# - Escrito por Fabrizio el 2003-05-05 a las 03:09


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://fbenedetti.blogalia.com//trackbacks/7674

Comentarios

Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.166.186.79 (c09e4e06fa)
Comentario

Ver historias anteriores