No, no pienso hacerlo. No voy a repetirme, tarde tras tarde, noche tras noche, en la rutinaria, triste, pesada performance de siempre. No puedo permitirme este lujo. Quiero decir, todo tiene un límite. Uno no puede llevar a cabo infinitas variaciones sobre el mismo tema, y pretender no cansar a su público. Uno no puede, no debe cocinar el enésimo refrito de sentimientos e ideas, y echarlo tal cual, humeante, en el plato del lector. El lector es un ser humano. El lector tiene razón.

Sobretodo, uno no puede dar por sentado el interés, ni la empatía del mismo. El que escribe debe saber a lo que se enfrenta. El lector es un ser inteligente, exigente, cruel. Dale una oportunidad y te atacará en el punto más débil. Sonríele, y creerá que eres tonto. Llora, y dirá que finges. Grita, y pensará que lo haces para cambiar el aire del submarino oxidado que es tu mente. Hazlo: un movimiento en falso, un esbozo de pensamiento, una hipótesis de emoción; y no te lo perdonará.

El lector es a la vez esclavo y dueño de quien escribe. Me ha sentado mal el vino que bebí, la cabeza me duele, tengo un aspecto desaliñado, bla, bla y bla. Me duele ésto, me duele lo otro. Quejica. Cállate. Mírate al espejo. ¿Qué ves? Un hatajo de deseos, docenas de nudos irresolubles, y una hoja de afeitar, reluciente, en la mano. Úsala, no esperes más, consigue ese perfecto apurado mental que caracteriza al hombre eficiente...

...y luego, un poco de after-shave para rematar la faena...

# - Escrito por Fabrizio el 2003-06-13 a las 01:21


Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://fbenedetti.blogalia.com//trackbacks/8885

Comentarios

1
De: Kinra Fecha: 2003-06-13 03:32

Los lectores (cuando nos toca serlo, en vez de escritores) somos todo esto que dices y más. Pero piensa que al otro lado puede haber también un amigo... Que piensa constantemente en ti y le importa de verdad lo que piensas, hagas y sientas. Muchos besos, Fabrizio.



2
De: Jaio la espía Fecha: 2003-06-13 07:49

Claro... y haces un texto tan redondo que, a pesar de provocar mil ideas, no se atreve una a "manosear" las tuyas.
Dí que sí, Frabrizio, ¡que nos cunda a los que te leemos!



3
De: Oze (El Erizo Azul) Fecha: 2003-06-13 08:23

El lector dirige la obra, la ralentiza, la acelera, la subraya, la rompe, la cierra, la consume en un momento, la relee, la goza, la siente, la olvida, la guarda en un cajón cercano, la recomienda, la critica, la exige, la defiende, la ataca, la rememora, la detesta, la añora, la busca, la esconde, la usa para la pata de la mesa coja, la descubre, la aprende, la cita... el lector, ese dios generoso y despiadado que nos da su cariño y nos lo quita dependiendo del momento... y de las palabras que se le susurren.



4
De: Algernon Fecha: 2003-06-13 22:06

Grrr, siempre lográis refutar mis teorías, seguid así ;)



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.80.226.185 (425af2de1e)
Comentario

Ver historias anteriores